Macetas  

3 5

Boletín

Política de Privacidad

Inscríbete y te mantendremos informado de novedades, ofertas…

Nosotros

Comprar una maceta no es sólo comprar un recipiente para plantas. Las macetas son un auténtico hábitat para que puedan crecer, nutrirse y mantenerse en perfecto estado. Un buen motivo para que, a la hora de comprar macetas, lo hagamos conociendo las características que demanda cada planta.

Elegir correctamente macetas
es algo que debemos hacer con cierta calma ya que son precisamente ellas las que garantizar el bienestar de nuestras plantas. Lo que a simple vista es solo un contenedor, es el espacio en el que crecerán. Una razón de peso para que, antes de comprar macetas, dediquemos algo de tiempo a lo fundamental: saber qué tipos de macetas tenemos que plantearnos según las características de cada tipo de plantas de interior o exterior.

 Hacemos esta diferenciación porque elegir macetas para plantas de interior no puede hacerse de la misma manera que elegir macetas para plantas de exterior. Y ya no solo por las necesidades de cada una de ellas, sino sobre todo por otro aspecto fundamental: la temperatura. Mientras el frío puede resquebrajar el material de determinada maceta, el calor tampoco es un aliado. Y es que, sobre todo en macetas de plástico, hemos de ser cuidadosos ya que en los meses más cálidos pueden provocar la deshidratación de la planta o un exceso de calor en las raíces. Un buen motivo para que la elección del material en el que estén realizadas sea importante.

 Además de evaluar la ubicación antes de comprar macetas, también es vital elegir correctamente la forma. Mientras algunas plantas necesitan profundidad para hacer crecer sus raíces con salud, otras exigen macetas de perfil ancho pero poco profundo o incluso macetas transparentes para que las raíces puedan tener una buena exposición a la luz solar. Este aspecto es fundamental, por ejemplo, cuando se trata de comprar macetas para orquídeas. Una familia de plantas que, en su gran mayoría, demanda este aspecto para poder crecer con salud y florecer.

 Y, por último, otro aspecto a contemplar: el drenaje. Dado que cada planta cuenta con sus propias exigencias, es vital que tengamos esto en cuenta a la hora de comprar macetas.

 Una suma de factores que, en suma, nos permitirán disfrutar de nuestras plantas como merecen: con salud.