Jazmín  

De una increíble belleza y con un perfume característico, el jazmín es una planta trepadora con flor perfecta para cualquier espacio. Una manera de vestir con naturaleza cualquier espacio vertical de tu jardín, balcón o terraza.

3 5

Boletín

Política de Privacidad

Inscríbete y te mantendremos informado de novedades, ofertas…

Nosotros

Originario de India, el jazmín es una de las plantas más arraigadas en la cultura europea. Valorada por su belleza y fragancia, es una familia vegetal con más de 200 especies diferentes. A pesar de sus particularidades, la gran parte de ellas cuentan con flores blancas que se abren cuando cae el sol. Sin embargo, también es posible disfrutarlo en coloraciones azules y amarillas.


Comprar jazmín no es únicamente para quienes disponen de un jardín. Esta planta permite ser cultivada con éxito en maceta. De carácter trepador, puede ser perfecta también para un balcón o una terraza siempre que la guiemos correctamente y le apliquemos una poda de control anual. Por ser una planta procedente de climas cálidos, su mayor exigencia es la luminosidad. Situarla en semisombra es clave para evitar que, en los meses de verano, el exceso de sol pueda estropearla.


Si bien el jazmín no es una planta exigente con los recursos nutricionales del suelo, sí lo es en lo que a humedad respecta. Ya esté plantado directamente en suelo o en maceta, exige un buen drenaje. Tanto que, además de proveérselo, lo ideal es que mezclemos el sustrato en el que esté plantado con un porcentaje de arena. En lo que respecta al riego, bastará con uno cada dos o tres días en los meses de verano. Durante los meses de otoño, con uno semanal es suficiente.


Durante los meses de invierno, lo ideal es que cubramos sus raíces con mantillo o una malla protectora de jardinería. Las raíces del jazmín son sensibles al frío, por lo que lo ideal es protegerlas.


Si nos animamos a comprar jazmín, la única gran exigencia de esta planta será ayudarla a crecer en condiciones con un suplemento de abono orgánico. Administrárselo tanto al comienzo de la primavera como cuando empiece el otoño es clave para la salud de la planta.