Cómo elegir el sustrato adecuado de las plantas

Cómo elegir el sustrato adecuado de las plantas

Aunque a priori pueda parecernos un aspecto poco importante, lo cierto es que cómo elegir el sustrato adecuado para las plantas es fundamental para su crecimiento y bienestar. Tengamos en cuenta que es precisamente ese sustrato el encargado de alimentar y proveerlas de lo que necesitan, y no solo hablamos de nutrientes: incluso en el tipo de textura de un sustrato reside parte de la salud de una planta, por lo que es fundamental elegir el sustrato adecuado según cada especie vegetal.

No todas las plantas presentan las mismas necesidades ni todos los suelos son aptos para cualquiera de ellas. Mientras algunas (como los rosales) demandan suelos más pesados e impermeables que retengan el agua de riego, para otras especies (como las suculentas) es fundamental que la tierra sea porosa.

Pero, además de este aspecto, hay otro casi tan vital: el pH. Un índice de acidez o alcalinidad fundamental para que cada determinada especie vegetal prospere, y que marca de manera vital su crecimiento.

Por estos motivos, es importante conocer cómo escoger el sustrato adecuado para cada planta comenzando por lo básico: saber diferenciar los tipos de tierras.

TIPOS DE SUSTRATOS PARA PLANTAS

El abanico de sustratos para plantas es tan amplio como especies vegetales con necesidades específicas hay. Una apuesta por garantizarle a cada planta los niveles de fertilidad, drenaje e, incluso, cuál es el efecto que ese suelo tendrá sobre una determinada especie vegetal.

como-elegir-sustrato-adecuado-plantas

Para conocer este último aspecto, es importante prestarle atención a unas iniciales que encontraremos en cada bolsa de sustrato: NPK. Un indicativo de los porcentajes de Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K) que hay en una determinada composición. Gracias a él, podremos saber exactamente cuáles son los nutrientes que estaremos aportando a una planta para lograr ya sea la floración (para esto, el sustrato tendrá un índice elevado de Fósforo y Potasio), o solamente el crecimiento y el mantenimiento del color verde de las plantas de interior (en este caso, el porcentaje que prima será el de Nitrógeno).

Descubramos, pues, los tipos de sustratos que se pueden encontrar y cuáles son sus aplicaciones para cada especie vegetal.

Sustrato universal: apta para la mayoría de plantas. Se caracteriza por ser una tierra esponjosa, porosa (gracias a la presencia de perlita en su composición), con un pH equilibrado (de entre 6,5 y 7) y de fácil hidratación. Además, mantiene bien el agua de riego. Es un sustrato ideal tanto para plantas de interior como para plantas de exterior, e, incluso, para el jardín.

Drenaje, aireación y enraizado: fundamentales en un sustrato universal. Descubre nuestra composición Verdecora aquí
Drenaje, aireación y enraizado: fundamentales en un sustrato universal.
Descubre nuestra composición Verdecora aquí

Sustrato de plantación o trasplante: específico para estos casos en los que las plantas necesitarán un aporte importante de nutrientes e, incluso, de hormonas para enraizar correctamente. La mayor parte de las fórmulas incluyen compost (para favorecer la proliferación de humus en el suelo) y, además, por su fórmula son buenas tierras para retener el agua.

Sustrato para plantas de flor y geranios: tierra con una alta concentración de guano (abono completamente orgánico) que estimula la floración pero, también, potencia el colorido de la misma. Además, este tipo de sustrato es rico en perlita para favorecer la aireación. Tierra ideal tanto para flores de interior como de exterior.

Guano y perlita son vitales para apoyar la floración, tanto de plantas de interior como de exterior. Descubre este sustrato aquí
Guano y perlita son vitales para apoyar la floración, tanto de plantas de interior como de exterior.
Descubre este sustrato aquí

Plantas verdes de interior: este tipo de sustrato ayudará a mantener el característico colorido de este tipo de plantas gracias a una correcta aportación de nutrientes (NPK). Además, apoyan la retención de agua de riego (cuentan con perlita en su composición) y cuentan con estimuladores para las raíces. En este grupo de plantas estarían las palmeras y helechos también.

Sustrato para huerto: nuestras plantas hortícolas, aromáticas y frutales demandan un alto porcentaje de nutrientes de los que poder crecer y dar sus frutos. Por eso es importante elegir el sustrato adecuado (tanto cuando se trate de semilleros, que tendrán unas necesidades específicas y necesitan apoyo para arraigar, como cuando se trate de cultivos más adelantados del huerto). Este tipo de sustrato fomenta el crecimiento de nuestras plantas de huerto durante las primeras semanas gracias a su composición, y cuenta con una elevada concentración e guano.

Trasplantar es una de las labores del huerto en agosto
La demanda de nutrientes no será la misma para un semillero que para el huerto. Motivo fundamental para elegir el sustrato adecuado para cada uno

Sustrato para bonsáis: tierra de estructura blanda y permeable gracias a la mezcla óptima de arena de cuarzo (idónea para que su correcto drenaje y evitar cualquier encharcamiento) y minerales de arcilla (para permiten que el bonsái retenga los nutrientes que necesita).

Sustrato para plantas ácidas: en este club vegetal estaríamos contemplando Azaleas, Hortensias, Brezos, Camelias (que están ahora a punto de florecer, pero que tendremos que trasplantar con estos consejos en breve si queremos que crezcan)… y una larga lista de especies que demandan suelos con un pH inferior a 6,5 (de hecho, se sitúan en el 4,5). Gracias a este nivel de pH, estaremos garantizando la correcta absorción de nutrientes pero, también, de hierro (para evitar su empalidecimiento).

Mantener el pH y aportar nutrientes específicos es clave para las plantas ácidas. Échale un ojo a este sustrato aquí
Mantener el pH y aportar nutrientes específicos es clave para las plantas ácidas.
Échale un ojo a este sustrato aquí

Sustrato para orquídeas: dado que en su medio natural suelen estar colgando de árboles o, incluso, de sus troncos las orquídeas necesitan un sustrato que recree (de alguna manera) esas condiciones. Algo que lograremos con una buena proporción de corteza de pino (que permite crecer a las raíces de manera radicular) y arraigar sin ese tan dañino exceso de humedad del que hablamos en este otro post.

Sustrato para rosales: rico en arcillas, contundente e ideal para mantener tanto la frescura que logramos con el riego como los nutrientes. Este tipo de sustratos ayudan a que el suelo en el que crece el rosal sea un suelo fértil (una de sus necesidades básicas para crecer y florecer, por lo que es una tierra rica en nutrientes) y cuentan con un pH ligeramente alcalino.

Por su capacidad de retener el agua, las suculentas requieren suelos porosos y con buen drenaje
Por su capacidad de retener el agua, las suculentas requieren suelos porosos y con buen drenaje

Sustrato para crasas (suculentas y cactus): se caracteriza por ser una tierra muy suelta, aireada y porosa para permitirle a esta familia de plantas el correcto drenaje. Además y por su pobreza (cuentan con un bajo índice de materia orgánica), este tipo de sustratos suelen estar enriquecidos con un enraizador específico y con magnesio (para paliar la pobreza en nutrientes del sustrato, alimentando correctamente a la planta).

Sustrato para estanques: tierra específica para estos pequeños ecosistemas que basa su formulación en una mezcla de arcillas (que favorecen la liberación lenta de nutrientes y evitan la formación de algas) y arena de cuarzo (que evita que se enturbie el agua del estanque).

 

Un mundo, el de las tierras, ideado para que le saques todo el provecho a tus plantas y las disfrutes como se ha de hacer: cuidando de ellas para que regalen su belleza natural.

Mira aquí todos los tipos de sustratos que puedes encontrar en nuestros centros y tienda online> Tipos de sustratos