La artrosis en perros: cómo identificarla y paliarla

La artrosis en perros: cómo identificarla y paliarla

Es una enfermedad que nos resulta familiar porque también la sufrimos los humanos. La artrosis en perros no es una dolencia excepcional sino que, al igual que sucede en nosotros, es únicamente un síntoma de la edad. Es más: ni siquiera es una dolencia de todos los perros sino que suele darse en perros de raza grande. Algo lógico ya que su envergadura somete a sus articulaciones a un ejercicio extra. Uno que, a lo largo de los años, puede convertirse en un compañero de viaje más como la pérdida de visión o de oído. A pesar de todo, en su etapa madura los perros no son tan distintos de nosotros.

La artrosis en perros, al igual que sucede en el caso de los humanos, no tiene cura. Pero que nadie se alarme. No puede curarse pero sí es posible combatir sus síntomas. Y, sin duda, la mejor manera de hacerlo es comenzar a prevenirla desde la etapa más temprana de nuestro animal. Porque más vale prevenir que curar, nada como saber qué es exactamente la artrosis en perros para tratar de evitarla. Y, lo que es más importante, saber cómo identificarla para poder tomar cartas en el asunto.

Así que si tu peludo ya tiene sus años y te interesa conocer los cuidados de un perro mayor, hoy queremos ayudarte a que mejores su vida. Porque, aunque la medicina veterinaria tenga un límite, el cariño de un dueño responsable también le permitirá sentirse mejor. ¡No tenemos ninguna duda!

QUÉ ES LA ARTROSIS EN PERROS

Por definición veterinaria, la artrosis en perros es una enfermedad degenerativa y crónica que afecta a los huesos y articulaciones del animal. Habitualmente, se deja ver en algunas zonas determinadas del cuerpo. Así rodillas, muñecas, codos y caderas suelen ser las más habituales. Sin embargo, también puede afectar a la columna vertebral del animal. Algo con especial incidencia en los perros de raza grande, en los que esta estructura ósea es muy grande y compleja.

El problema de la artrosis en perros es que, cuando se da, deteriora el cartílago que rodea las articulaciones. Un hecho que provoca la liberación de unas células inflamatorias, que hacen que esa articulación se hinche. Es, precisamente, en este punto cuando podemos darnos cuenta de que algo le está sucediendo a nuestro perro. Básicamente porque esa inflamación provocará dolor. Y el animal, a falta de poder decírnoslo, nos lo hará saber de la única manera posible: mediante su cuerpo.

CÓMO DETECTAR LA ARTROSIS EN PERROS

Identificar la artrosis en perros pasa por observar el comportamiento del nuestro. Cuando todo el proceso físico que acabamos de describir se pone en marcha, nuestro perro sentirá dolor. Y su manera de demostrarlo será, básicamente, alterando muchos de los comportamientos a los que nos tiene acostumbrados. Por eso y más allá de conocerle a fondo, es importante seguir de cerca su conducta. Solo así podremos sospechar que estamos ante un caso de artrosis en perros, y llevarle al veterinario para un chequeo.

Cómo detectar la artrosis en perros

 

Algunos de los síntomas visibles de la artrosis en perros y que deben ser un signo de relativa alarma son:

  • Rigidez en las patas
  • Cojera
  • Dificultad para levantarse
  • No querer salir a la calle
  • Negarse a jugar, si el juego es físico o implica desplazamiento
  • Dificultad para subir escaleras que antes subía sin problema, o para acceder al coche
  • Predisposición a estar más tiempo tumbado del que, hasta entonces, era habitual

En caso de que nuestro perro cumpla con uno o varios de estos síntomas, o haya experimentado un cambio súbito de comportamiento relacionado con su movilidad nada como acudir a un experto.

CÓMO EVITAR LA ARTROSIS EN PERROS

Es, de hecho, la pregunta del millón: realmente ¿se puede evitar la artrosis en perros? Una duda recurrente que, sin embargo, no tiene una respuesta absoluta. Porque sí: hay determinadas pautas de la vida de nuestro perro que pueden retrasar o, incluso, evitar que esta dolencia haga acto de presencia en su vida. Pero no: hay un componente genético que es, simplemente, inevitable. De ahí que haya determinadas razas de perros grandes como el pastor alemán, el Golden Retriever o el San Bernardo; o, incluso, de razas pequeñas como los carlinos o el bulldog francés que tienen una predisposición natural a sufrirla.

Que nuestro perro forme parte de los que pueden tenerla no significa que no esté en nuestra mano evitar que la sufra. Y es que podemos ayudarle a vivir mejor e, incluso, a retrasar o minimizar el impacto de esta dolencia en su vida. Basta con ser rigurosos en algunos aspectos que, además de evitar la artrosis en perros, redundarán en positivo en su vida.

1. Evitar el sobrepeso, clave para prevenir la artrosis en perros

Prevenir la obesidad canina es fundamental, y no solo por sus articulaciones. Evitar que nuestro perro tenga kilos de más es sano para todos los aspectos de su vida. Y, sin lugar a dudas, les asegura una mejor vejez.

Pienso para perros grain free Verdecora
Elegir una correcta alimentación es clave para evitar la artrosis en perros. Conoce nuestra propuesta sin cereales y con ingredientes 100% naturales

 

Específicamente en el caso de la artrosis en perros, el exceso de kilos es un añadido más para su dolor y malestar. Pero no nos confundamos: esto no consiste en solucionarlo cuando ya sea mayor. Lo ideal es que, desde temprana edad, le acostumbremos a comer en las cantidades recomendadas y equilibradas.

2. Mantener una pauta regular de ejercicio

Hacer deporte con tu perro es fundamental para su bienestar físico y emocional. Y sucede lo mismo que con su alimentación. Si, desde pequeño, acostumbramos a nuestro perro a una pauta regular de ejercicio le estaremos ayudando a tener unas articulaciones sanas. Unas que, a pesar de sus antecedentes genéticos, le permitan afrontar mejor esta dolencia crónica.

CÓMO PALIAR LA ARTROSIS EN PERROS

Dado que no tiene cura, lo único que podemos hacer es tratar de minimizar el dolor que provoca la artrosis en perros. Algo que pasa forzosamente por un tratamiento veterinario pero que, también, podemos apoyar en nuestro día a día.

Y hacerlo es más sencillo de lo que parece:

1. Cuida de su alimentación

Si saber cómo elegir la mejor comida para perros es una preocupación a lo largo de su vida, debe serlo todavía más si tiene artrosis. No solo es importante optar por recetas ricas en nutrientes pero bajas en carbohidratos. También lo es ser estrictos con las cantidades, tanto para evitar como para corregir esos kilos de más tan negativos.

Masajes para paliar la artrosis en perros

2. Dale masajes

Igual que nosotros vamos al fisioterapeuta ¡ellos también agradecen los masajes musculares! Fórmate con la ayuda de tu veterinario para saber cómo paliar esa tensión articular que siente tu perro.

3. Adecúa el ejercicio a su estado físico

La artrosis en perros no se corrige con sesiones de ejercicio físico de alta intensidad. Al contrario: someterle a ello puede provocar tanto una tensión excesiva en sus cartílagos como, incluso, la rotura o torsión de alguno de ellos. Por eso, si el veterinario detecta artrosis, lo ideal es optar por ejercicio físico suave. Uno, como los paseos tranquilos o la natación, con un bajo impacto en sus articulaciones.

4. Ofrécele un lugar cómodo en el que tumbarse

Como decíamos, la artrosis en perros se manifiesta muchas veces porque los canes pasan más tiempo tumbados. Y, aunque no podemos evitarlo, sí podemos procurarles que ese descanso sea más placentero.

Camas para perros
Tener un lugar en el que descansar ayuda a paliar los dolores propios de la artrosis en perros. Conoce nuestra selección de camas y cunas para perros

 

Para ello, nada como buscarles una cama o colchón de buenas dimensiones y, también, con un grosor acorde a su peso. De esa manera, haremos que durante el tiempo en que estén tumbados sus articulaciones sufran lo menos posible.

Y dejamos para el final un consejo para paliar la artrosis en perros: los mimos. Un remedio sin prescripción facultativa que hará de la vida de nuestro perro una más plena.