Ventajas de los jardines verticales artificiales

Ventajas de los jardines verticales artificiales

Cuando pensamos en este tipo de instalaciones, solemos hacerlo únicamente con planta natural. Sin embargo, los jardines verticales artificiales son una maravillosa alternativa a contemplar. Una forma de poder disponer de este toque de naturaleza tan único que aportan a un espacio con sustanciales ventajas versus los de planta natural. No se puede negar que los jardines verticales artificiales son tendencia. Y, más allá de modas, tiene su razón de ser.

De un tiempo a esta parte, es más que común ver instalaciones de jardines verticales artificiales o naturales. Y no pensemos únicamente en los más espectaculares, esos que podemos ver tapizando una fachada. Hablamos, también, de otros de menor formato que pueden embellecer el interior de un hogar, de una oficina o de un local comercial. Su simple presencia cambia por completo la atmósfera de un espacio. Y, ya sea con plantas naturales o plantas artificiales, no puede negarse su increíble belleza.

Por su increíble atractivo y popularidad, queremos ver los beneficios de los jardines verticales artificiales. Una manera de romper una lanza a favor de ellos y desterrar, para siempre, la idea de que solo pueden lucir con planta natural.

7 VENTAJAS DE LOS JARDINES VERTICALES ARTIFICIALES

Aunque seas fan incondicional de la planta natural, este tipo de jardines pueden ser perfectos para ti. Y, antes de entrar en detalle sobre sus ventajas, es importante saber algo. Optar por lo artificial no implica renunciar al carácter acogedor de este tipo de instalaciones. Está claro que contar con ellos implica ciertas renuncias, como que no podremos plantearnos cómo atraer insectos polinizadores a nuestro jardín. Aspectos menores si consideramos todas sus ventajas.

Oficinas con jardines verticales artificiales

 

Veamos cuáles son los beneficios de los jardines verticales artificiales, y por qué hemos de contemplarnos elegirlos.

1. Bajo mantenimiento, la principal ventaja de los jardines verticales artificiales

Los jardines verticales naturales implican una alta exigencia en cuanto a su mantenimiento. No hablamos únicamente de podar o sanear las plantas. Hablamos, también, de tener que trasplantar cada cierto tiempo según cómo estén plantadas.

Lógicamente, en el caso de los jardines verticales artificiales el mantenimiento es infinitamente menor. Basta con conocer los cuidados de las flores artificiales para poder alargar su vida sin que pierdan un ápice de su belleza. Unas tareas menores y más que llevaderas, para las que no hace falta tener buena mano con las plantas.

Plancha para jardines verticales artificiales de hojas verdes
Este tipo de planchas para jardines verticales artificiales solo demandan limpieza para estar en perfecto estado. Échales un vistazo aquí

2. Ahorro de agua

Una de sus ventajas lógicas. Al tratarse de naturaleza artificial, no demandan riego. Algo que, si bien puede parecernos menor, no lo es. Dada su orientación, los jardines verticales suelen demandar una compleja instalación de riego hidropónico. Uno que, si bien está pensado para economizar el agua, no deja de suponer un gasto de ella.

Así que sí: a pesar de tratarse de materiales artificiales, bien podemos decir que son jardines más ecológicos que los de planta natural.

3. Tan versátiles como tú quieras

Los amantes de la planta natural suelen achacar a este tipo de instalaciones la falta de variedad en planta. Y no, nada más lejos de la realidad. La principal ventaja de las plantas de jardín vertical es que podemos encontrar la que se ajuste a nuestros gustos. Desde variedad de hoja en verde a otras propuestas con flores, pasando por otros tipos de hojas que no podríamos disfrutar de ninguna manera en un jardín de estas características.

Basta con conocer su variedad para encontrar justo lo que estamos buscando.

4. Baja exigencia de instalación

Dado que no necesitan ni una toma de agua cercana ni un enchufe, la instalación de los jardines verticales artificiales es más que sencilla. Basta con elegir el espacio que más nos guste, y colocar nuestra instalación en ella.

Planchas de jardín vertical artificial de hojas de arce
Las hojas de arce pueden ser una maravillosa manera de embellecer un jardín vertical. Consíguelas aquí

5. No demandan un espacio luminoso

Otro aspecto obvio y que marca la diferencia con respecto a las plantas naturales. Y, aunque podamos considerarlo menor, no lo es. En muchas ocasiones, las plantas no prosperan en interiores por la falta de luz solar. Una preocupación que podemos eliminar de la ecuación en el caso de las plantas artificiales.

6. Ejercen de aislante, una ventaja poco conocida

Los jardines verticales artificiales son perfectos para aislar un espacio. Y no solo del frío: también de la contaminación acústica.

7. Menor coste a medio plazo, otro atractivo de los jardines verticales artificiales

Y dejamos para el final una de las ventajas más prácticas. Los jardines verticales con planta natural implican estar renovando constantemente planta. Algo que, a la larga, puede ser más gravoso que las instalaciones de planta artificial.

¿Se te ocurre alguna ventaja más de los jardines verticales artificiales? ¡Cuéntanosla!