Trucos para tener un cactus precioso

Los cactus son mucho más que esas plantas tristes que aparecen en los desiertos de las películas del oeste. ¡Todo lo contrario! Si te animas a descubrir este tipo de plantas te darás cuenta de su gran variedad y sorprendente belleza, además de disfrutar de una planta cuyas necesidades de agua son mucho menores que las de la mayoría. ¿Quieres saber cómo cuidar un cactus?

Usa un abono adecuado: les van bien los que tienen una mayor proporción de potasio, como este ejemplo. Le permitirá retener mejor el agua.

Da importancia al sustrato: los cactus tienen unas necesidades nutricionales especiales. Aunque no haya que regarlos a menudo hay que remover la tierra con frecuencia.

Dedica tiempo a escoger la maceta adecuada: no todas las macetas les afectan igual y, además de valorar que tengan un diseño que te gusta, siempre hay unas macetas más adecuadas que otras en función de la planta que van a contener. Dedica tiempo a seleccionarla.

Ojo con las heladas! el frío no le sienta nada bien a los cactus. Del mismo modo que deberás ponerlos al sol cuando sea verano, en invierno (sobre todo si son especialmente duros en tu ciudad de residencia) deberás protegerlos en lugares más resguardados, sobre todo por la noche para evitar las heladas.

Riega la tierra, no el cactus: deberás regar cuando notes que la tierra está seca, pero no sobre el cactus, sino en la propia tierra. Un exceso de agua en el cactus le provocaría daños y, aunque puedes pulverizar un poco de agua sobre él, es mejor que el agua lo deposites en la tierra. Tal vez no lo sepas pero una de las principales causas de muerte de los cactus es… ¡el exceso de agua!

Usa fungicida: al menos dos veces al año, para protegerlos de los hongos.

Para resumir: los cactus son unas plantas muy fáciles de cuidar. Debido a ello, son ideales para todas las personas que quieran iniciarse en el cuidado de las plantas, ya que los cactus requieren cuidados poco exigentes.