Easy Care: plantas fáciles de cuidar ¡y hermosas!

Easy Care: plantas fáciles de cuidar ¡y hermosas!

Las plantas fáciles de cuidar son el recurso natural perfecto para quienes dicen tener mala mano con las plantas. Una afirmación que, en ocasiones, suena casi a predisposición genética o a magia oculta. Sin embargo, no lograr tener plantas en condiciones no depende de ninguno de estos dos aspectos. A veces, se debe únicamente a una falta de tiempo o a estar poco en casa. En otras ocasiones, al desconocimiento de las necesidades de la planta. Y, en muchos casos, a elegir plantas exigentes en sus cuidados. Unos que, por determinados motivos, no podemos cumplir.

Sea como fuere, tener plantas fáciles de cuidar es posible. Y rompamos otro mito: tenerlas no supone renunciar a su belleza natural o espectacularidad. Otra de las leyendas urbanas que se asocian a este tipo de plantas. En realidad, apostar por plantas fáciles de cuidar es, para muchos, hacerlo por atractivo y comodidad. Una manera de no frustrarnos con su cultivo ni de renunciar a su presencia en nuestra casa u oficina.

Así que si eres de los que mata incluso las plantas de plástico o si buscas plantas fáciles de cuidar que no te compliquen la vida, estás en el lugar adecuado. Porque queremos demostrarte, con cuatro plantas, que es posible decorar con naturaleza y sin preocupaciones.

NUESTRA PROPUESTA DE PLANTAS FÁCILES DE CUIDAR

Antes de ver en detalle esta selección de plantas fáciles de cuidar, un inciso. Está claro que su belleza verde natural es ya, de por sí, su principal atractivo. Pero también lo es que las plantas verdes abren la puerta a jugar con ellas para convertirlas en protagonistas de una manera sencilla. Nos referimos a uno de los recursos más vistosos cuando queremos decorar con plantas que no es otro que jugar con sus cubremacetas. Una forma genial de complementar la presencia de la planta, y de dotarla de un atractivo mayor.

Por esta razón, en nuestra propuesta de plantas fáciles de cuidar, proponemos el pack completo. Una forma no solo de encontrar la planta que más te puede encajar sino, también, de mostrártela de una manera diferente y original.

Pero no nos despistemos. Porque, más allá de la apariencia, esta selección de plantas fáciles de cuidar cumple con lo fundamental. O, dicho de otra manera, se caracterizan por ser súper adaptables a casi cualquier entorno y ser poco exigentes en sus necesidades de agua y luz. Un trío de ases perfectos para quienes buscan plantas con un mantenimiento sencillo y cómodo.

1. Sanseviera, una de las plantas fáciles de cuidar por excelencia

Sanseviera

 

¡Una de las plantas fáciles de cuidar perfecta para quienes están poco en casa o son olvidadizos! Los cuidados de la sanseviera son tan asumibles que bien podríamos catalogarla, incluso, como planta rústica. También llamada lengua de tigre, se caracteriza por sus jugosas hojas afiladas y terminadas en punta. Su principal característica es que las hojas son intensamente verdes con filos amarillos en los costados. Pero no la juzguemos solo por esa apariencia, porque hay más de 140 tipos distintos de sanseviera. Así que también es posible encontrarla en tonos grisáceos. Una tipología que suele presentarse con las hojas trenzadas.

La sanseviera, una de las plantas fáciles de cuidar
Es una de las plantas fáciles de cuidar por excelencia. Descubre esta propuesta con un cubremaceta vintage

 

Originaria de Sudáfrica, otro de sus motes definen su increíble resistencia: se la llama “la indestructible”. Y es que, por más que te olvides de tus plantas, ella perdurará. A pesar de que le encantan los ambientes con mucha luminosidad, también puede vivir en un espacio pobre de luz. La única consecuencia es que su crecimiento será todavía más lento. Planta por excelencia de interior, también admite estar en exterior. Su único requisito vital es un buen drenaje. Y por el riego no hay que preocuparse: basta con uno ligero de vez en cuando. Eso sí: imprescindible vigilar que el sustrato esté completamente seco antes de regar.

2. Beaucarnea, pata de elefante rima con elegante

Beaucarnea

 

Y sí. El nombre popular de estas plantas fáciles de cuidar es, precisamente, pata de elefante. Un mote que se debe a la singular disposición de la base de su tronco, que se ensancha simulando la extremidad de este animal. Un detalle que no es un capricho de la naturaleza sino, más bien, una forma de supervivencia. Dado que es originaria del desierto mexicano, este engrosamiento actúa como reserva de agua. Un precioso aspecto que hace de esta planta una de las favoritas de los amantes de las plantas de interior.

Pata de elefante, una de las plantas fáciles de cuidar
Nuestra propuesta para esta maravillosa planta es un cubre elevado que le dé todavía más protagonismo. Consíguela aquí

 

De porte mediano, es ideal para poner una nota exótica a cualquier interior. Como buena planta fácil de cuidar, no es demasiado exigente en sus cuidados. Por sus orígenes, es amante de los espacios sumamente luminosos pero no puede recibir sol directo. Los riegos no serán una de nuestras preocupaciones, ya que por tener ese espacio de almacenamiento sobrevive sin problemas a la sequía. Tan solo hay que contemplar tres necesidades. Por un lado, estar plantada en una maceta baja y ancha. Algo que permitirá crecer a la base del tronco y, por tanto, a la planta. Por otro, fundamental hacer un buen drenaje con bolas de arcilla. Y, por último, recordar aplicarle un abono para plantas verdes en época de crecimiento.

3. Pachira, otra de las plantas fáciles de cuidar cuyo atractivo está en el tronco

Pachira

 

A veces nos fijamos en las hojas pero, muchas otras veces, lo llamativo de una planta está en su tronco. Un ejemplo de ello es la pachira. Una preciosa planta de interior que tiene una característica increíble. No solo tiene un tronco sino varios. Según el tipo de pachira, algunos se trenzan y otros crecen levantando la planta del sustrato. Un atractivo único que le da a esta planta verde un aspecto súper llamativo. Y por si el aspecto estético no fuera suficiente argumento para incluirla en la decoración de nuestra casa, sabiendo que es una de las plantas fáciles de cuidar ¡con más razón!

Beaucarnea, una de las plantas fáciles de cuidar
Una de las plantas fáciles de cuidar más elegantes. Anímate a disfrutarla con este look

 

Los cuidados de la pachira son sencillos. Tan solo necesita estar en un espacio muy luminoso, pero evitando siempre la exposición solar directa. En lo que respecta al riego, bastará con uno al mes. Tolera mejor la sequía que el encharcamiento. Lo único que sí nos pedirá será un abono para plantas verdes cuando comience la primavera. Poca demanda para disfrutar de mucha belleza.

4. Zamioculca, una planta original y resistente

Zamioculca

 

Es, probablemente, la más original de las plantas fáciles de cuidar. Se la suele denominar planta moderna, porque rompe de cierta manera con los esquemas típicos de las plantas de interior. Algo que se debe a lo singular de su porte, ya que desde la base crecen unos tallos un tanto desordenados. Procedente de África, es sumamente resistente y cero exigente. Dos factores que, junto con su belleza, la convierten en ideal para cualquier espacio.

Zamioculca, una de las plantas fáciles de cuidar
Una planta ideal para poner una nota natural original en cualquier espacio. Consíguela en nuestra tienda online Verdecora

 

Pero veamos sus cuidados para acabar de enamorarnos de ella. Porque son tan sencillos y asumibles que no hacen más que sumarle atractivo a la planta. No son exigentes en cuanto a la luz, pero sí prefieren un espacio luminoso. Un aspecto que es clave para que crezcan, y que no podemos confundir con recibir sol directo. Algo que puede quemar sus hojas. Admite ambientes secos, y demanda riegos esporádicos solo cuando el sustrato se haya secado. Su única exigencia: la temperatura. No tolera estar por debajo de los 15 grados.

Cuatro plantas fáciles de cuidar que se convierten en más atractivas todavía jugando con su presentación. ¿Cuál de todas ellas te gusta más? ¡Cuéntanoslo!