Plantar a raíz desnuda: cómo hacerlo correctamente

Plantar a raíz desnuda: qué es y cómo hacerlo

Plantar a raíz desnuda es una maravillosa opción para quienes, en meses de frío, quieren continuar con la jardinería. Una manera de poder disfrutar de arbustos y árboles que, con la llegada del buen tiempo, estarán enraizados para crecer correctamente. Pero cuidado: plantar a raíz desnuda tiene sus singularidades. Y, lejos de poder dejarlas a un lado, marcan la diferencia entre que nuestra planta prospere o no lo haga. Esto no significa que optar por este tipo de plantación sea complicado. En realidad, solo demanda más cuidados que una planta con las raíces envueltas.

Antes de más, entendamos a qué hace referencia el término raíz desnuda. Como su nombre indica, este tipo de plantas no cuentan con un cepellón de tierra. Las raíces se presentan al aire y, por tanto, son mucho más delicadas de lo que puede ser una planta que las tenga protegidas. Y no solo eso. Plantar a raíz desnuda conlleva tener en cuenta ciertas pautas. Unas que buscan, fundamentalmente, fomentar el agarre del arbusto o árbol que hayamos elegido; y que carece de tierra a su alrededor sobre la que crecer.

Por lo sensible que es plantar a raíz desnuda, veamos los pasos imprescindibles para hacerlo con éxito. Unos asumibles para cualquier nivel de jardinería y que tan solo demandan algo: cariño.

CÓMO ESCOGER Y PREPARAR UN EJEMPLAR PARA PLANTAR A RAÍZ DESNUDA

Tan importante como saber cómo plantar a raíz desnuda es elegir correctamente la planta. Tengamos en cuenta que, al carecer de tierra, el futuro de nuestra plantación reside en el estado inicial de la planta. Por eso, lejos de precipitarnos, es importante tomarse cierto tiempo para elegirla y prepararla correctamente. Solo cuidando mucho de estas raíces podremos garantizar que nuestra planta, sea la que sea, salga adelante.

Consejos antes de plantar a raíz desnuda

 

Si ya en una planta con cepellón la salud de las raíces es importante, en una a raíz desnuda se convierte en crucial. Un buen motivo para chequear algunos aspectos antes de plantar.

1. Revisar la dirección de las raíces, un detalle importante para plantar a raíz desnuda

Aunque pueda parecer un detalle sin importancia, nada más lejos de la realidad. Cuando una planta dispone sus raíces en distintas direcciones, es más propensa a enraizar correctamente. La mayor parte de la especies vegetales tienen un enraizado radial. De ahí que, si estamos ante un ejemplar con todas las raíces hacia un mismo lado, es mejor que optemos por otro. Hacerlo estará optimizando las posibilidades de asentar y crecer correctamente.

2. Podar las raíces que no estén en perfecto estado

Al igual que sucede con plantas con cepellón, las raíces no siempre están en perfecto estado. En este caso, no es tan grave ya que al contar con tierra alrededor la planta está protegida y puede prescindir de alguna de ellas. Sin embargo, esto cambia sustancialmente en lo que respecta a plantar a raíz desnuda. Para estas plantas, es fundamental que todas las raíces que se incluyan en la tierra estén perfectas. De ahí que sea crucial podar las que estén secas o podridas antes de plantar.

3. Humedecerlas antes de plantar a raíz desnuda

Las plantas a raíz desnuda suelen presentarse con éstas rodeadas de plástico. Un material que las protege de impactos y cortes pero que, a la vez, puede deshidratarlas. Por ello, antes de plantar a raíz desnuda, es importante volver a aportarles el agua que necesitan.

Humus de lombriz Verdecora
El humus de lombriz es un auténtico aliado para plantar a raíz desnuda. Conoce sus características aquí

 

Está claro que podemos hacerlo, simplemente, metiéndolas en agua durante un rato para que vuelvan a tener el agua que demandan. Pero, si queremos ir un paso más allá, lo ideal es crear un emplasto de agua y humus de lombriz. Tanto los momentos de plantación como de trasplante son un estrés para las plantas. Algo que hace descender su capacidad de defensa ante plagas, hongos y otros enemigos. En este tipo de momentos, es fundamental saber cómo usar el humus de lombriz correctamente. Porque uno de sus múltiples beneficios es, precisamente, la capacidad de proteger la planta de cualquier agresión externa. Y, añadido, favorece el enraizado. ¡Un dos en uno en toda regla!

CÓMO PLANTAR A RAÍZ DESNUDA PASO A PASO

Saber cómo plantar a raíz desnuda no solo evitará la frustración de ver cómo nuestra planta no prospera. Además nos permitirá plantar en los meses de frío, ya que es uno de los estilos de plantación propios del invierno. Y, lejos de estar relegado a unos pocos tipos de plantas, se aplica a numerosas especies vegetales. Es más: es altamente probable que, si decidimos aprovechar los meses de enero y febrero para plantar rosales, éstos presenten este tipo de raíz. En este caso, además de saber los detalles de cómo plantar a raíz desnuda, no está de más saber cómo plantar correctamente un rosal. La suma de ambos conocimientos hará que nuestra planta prospere.

Como decíamos antes, plantar a raíz desnuda no es complicado. Únicamente implica conocer algunos detalles importantes que permitirán que nuestra plantación salga adelante. Así que nada como ver el paso a paso en detalle antes de decidirnos a plantar aprovechando el frío.

1. Preparar el terreno, el punto de partida para plantar a raíz desnuda

Un paso fundamental. Está claro que al plantar cualquier planta, hemos de cuidar mucho el espacio en el que lo haremos. Sin embargo, cuando se trata de plantar a raíz desnuda hemos de extremar todavía más las precauciones. Para empezar, hemos de eliminar todo lo que sea un impedimento para su crecimiento. Y no nos referimos únicamente a raíces antiguas que pueda haber en el espacio o piedras. También tendremos que plantearnos erradicar las malas hierbas ya que serán un enemigo del progreso de nuestra planta.

Preparar el terreno, fundamental para plantar a raíz desnuda

 

Además de esto, es importante hacer un pozo en condiciones. Una planta a raíz desnuda carece de esa fijación extra que facilita el cepellón. Por eso y a falta de él, tendremos que sostener la planta mediante el sustrato. De ahí que lo ideal es que hagamos un pozo de algo más de medio metro de profundidad, y cerca de esas dimensiones de diámetro. Solo así el peso y la presión de la tierra podrán mantener nuestra planta erguida.

Por último, un apunte más antes de plantar a raíz desnuda: es vital que el suelo no esté ni encharcado ni helado. Si tiene exceso de agua, las raíces pueden pudrirse. Si está helado, la compactación del terreno impedirá que puedan desarrollarse correctamente.

2. Enriquecer el suelo

Plantar a raíz desnuda exige que cuidemos mucho el suelo en el que se asienta la planta. Por eso, es importante optar por un sustrato que cuente con los nutrientes que necesita la nueva planta. Algo que nos obliga a elegir un sustrato de plantación que, además de nutrientes, cuenta con algo fundamental: enraizante. Un detalle que promoverá la creación de nuevas raíces y el crecimiento de las ya existentes. Y no solo eso: este tipo de sustratos también ofrecen la textura esponjosa y aireada que demandan unas nuevas raíces para crecer.

Sustrato para semilleros Verdecora
El sustrato para semilleros tiene los nutrientes y texturas necesarios para plantar a raíz desnuda. Consíguelo aquí

 

Por último no está de más mezclar el sustrato con abono. Uno que, como comentábamos antes, puede ser humus de lombriz. Una enmienda muy completa, tanto por su poder nutritivo como por su capacidad enraizante.

3. Colocar y entutorar nuestra planta

Llegamos a la parte más delicada de plantar a raíz desnuda. Además de centrar bien nuestra planta en el pozo de plantación, tendremos que extender bien las raíces para promover que agarren. Si solo hemos hidratado las raíces sin utilizar humus de lombriz, no está de más aplicar una dosis de microrrizas: un compuesto que favorece la creación de hongos protectores de las raíces. Una vez estén las raíces dispuestas, tendremos que rellenar el hueco con sustrato. Ojo: nada de apelmazar la tierra alrededor de las raíces.

Por último, no está de más entutorar la planta. Al carecer de cepellón y aunque rellenemos convenientemente el suelo, lo más fácil es que no se mantenga erguida por sí misma.

4. Apisonar y regar ligeramente el terreno

Al igual que haríamos con cualquier otra planta, apisonar el suelo ayuda a fijar el sustrato y, por ende, a nuestra planta. Después de hacerlo, nada como un riego ligero y abundante.

5. Acolchar, último detalle para plantar a raíz desnuda

Un último detalle para acabar. Dado que las raíces están ligeramente desprotegidas, no está de más hacer un mulching sobre el suelo. Gracias a él, estaremos restándoles frío y, de paso, haciendo que la humedad no se escape. Basta con aplicar corteza de pino, que además evitará la formación de malas hierbas; u hojas secas.

Y si estás pensando en plantar a raíz desnuda ¡no lo dudes! Es una maravillosa manera de preparar, desde el invierno, la próxima primavera.