Cómo cultivar el acebo correctamente

Cómo cultivar el acebo

Es uno de los símbolos de la Navidad pero, además, es uno de esos arbustos perfectos para el jardín o la terraza. Poder disfrutarlo pasa por saber cómo cultivar el acebo. Algo mucho más sencillo de lo que parece, y que nos puede facilitar tener planta para rato. Porque esa es otra de sus virtudes. Con los cuidados adecuados, el acebo es una planta longeva que alcanza un buen tamaño. Tanto que, de plantarlo en el jardín, tendremos que prever con tiento su ubicación. Hablamos de que puede llegar a medir 10 metros de alto y dos de ancho. Un aspecto a contemplar seriamente cuando lo plantamos directamente en suelo.

Más allá de saber cómo cultivar el acebo, hay que considerar algo. Se trata de un arbusto de hoja perenne por lo que, ya sea en verano o en invierno, presentará sus características hojas dentadas y puntiagudas. Algo que no podemos dejar de mencionar ya que, por su increíble verde intenso, son las que hacen de esta planta una perfecta para cualquier entorno ajardinado. Sí, es cierto que será en Navidad cuando disfrutemos del colorido de sus frutos. Pero también podremos hacerlo de su color durante todo el resto del año.

Saber cómo cultivar el acebo no es, únicamente, una labor propia de la Navidad. En realidad y como cualquier otra planta, demandará una serie de tareas para crecer con bienestar. Y qué es, exactamente, lo que necesita es precisamente lo que queremos ver hoy.

5 ASPECTOS PARA SABER CÓMO CULTIVAR EL ACEBO

Incluso antes de ver en detalle cómo cultivar el acebo, sepamos algo. Hablamos de uno de los arbustos rústicos por excelencia, por lo que eso ya nos da una pista de su baja demanda de cuidados. No diremos que es una planta que se cuida sola, pero prácticamente. La mayor precaución que hemos de tener es elegir correctamente su lugar de plantado.

Y otra nota más que hemos de conocer. Aunque ya de por sí sus hojas no se prestan a ser ingeridas, las hojas son tóxicas. Algo que, realmente, no debería preocuparnos demasiado ya que es poco común que niños o mascotas sientan curiosidad por ellas. Y es lógico: al contar con bordes dentados, sus hojas pinchan ligeramente. Un arma disuasoria y natural que nos vendrá de fábula para disfrutar de él sin preocuparnos de nada más.

Acebo en maceta
Anímate a descubrir cómo cultivar el acebo en primera persona. Consíguelo aquí

 

Veamos en detalle cómo cultivar un acebo para disfrutar de este precioso arbusto.

1. Una ubicación fresca, fundamental

Un detalle que bien puede considerarse el más importante cuando hablamos de cómo cultivar el acebo. Y comprenderlo pasa por entender algunos aspectos de este arbusto. Hablamos de una planta que tolera a la perfección el frío, incluso si es riguroso. Una buena razón para que el acebo se postule como uno de esos arbustos resistentes al frío más populares. Sin embargo, no puede decirse lo mismo del calor. El acebo no es nada amigo del sol, por lo que tendremos que huir de plantarlo en un lugar cálido.

Por este motivo, lo ideal es buscarle una ubicación de semisombra o, incluso, sombra. Y, a diferencia de otras plantas, no tengas miedo por plantarlo en un sitio ventilado. No solo no le hará mal sino que, incluso, lo agradecerá.

2. Un suelo adecuado, clave para saber cómo cultivar el acebo

En muchas ocasiones, el motivo por el que un acebo no prospera no es otro que su suelo. Para que lo haga correctamente, lo ideal es que cuente con un terreno ligeramente ácido. Si no podemos garantizarlo, basta con que nos cercioremos de que el lugar de plantado no es un suelo calcáreo. Este punto es sumamente importante ya que, si plantamos nuestro acebo en un suelo con esas características, es probable que no crezca e, incluso, muera.

Sustrato para plantas ácidas
Utilizar un sustrato para plantas ácidas a la hora de plantar puede ayudar a la aclimatación del acebo. Hazte con este sustrato aquí

 

También es importante crear un buen drenaje, algo importantísimo a la hora de cómo cultivar un acebo.

3. Un riego generoso, sobre todo en meses de calor

El acebo es amante de la humedad. Un aspecto que está íntimamente relacionado con la necesidad de un buen drenaje. Mientras en invierno espaciaremos los riegos, en verano deben ser abundantes y en profundidad.

Tampoco está de más humedecer las hojas si detectamos que el calor está afectándolas.

4. Una poda rigurosa según la especie

Curiosamente, el acebo es un arbusto al que no le gustan los trasplantes pero que no tiene problema alguno con la poda. Es más: es beneficiosa para la planta. Hacerlo permite no solo dar forma a la planta si es lo que buscamos. Además, estaremos fomentando una mayor concentración de hojas.

Tijera de podar
Saber cómo cultivar el acebo pasa, forzosamente, por llevar a cabo una poda anual. Echa un vistazo a nuestras herramientas de poda

 

El momento ideal para podar es justo en la transición entre invierno y primavera. Si detectamos que nuestro acebo está enfermo o tiene ramas secas, lo ideal es realizar una poda severa. Y no solo eso. Tan importante como elegir correctamente las herramientas de poda es desinfectarlas a conciencia.

5. Un acolchado para afrontar el invierno

Dejamos para el final un último consejo importante a la hora de saber cómo cultivar el acebo. A pesar de su resistencia al frío, no está de más protegerlo mínimamente de las inclemencias del invierno. Y no hablamos de cubrirlo con una manta térmica de jardín. Hablamos de algo tan sencillo como crearle un acolchado.

Sustrato de corteza de pino
Valiéndonos de corteza de pino, podremos crear una capa de protección de nuestro arbusto. Conoce aquí las características

 

Gracias a él, podremos mantener las raíces de nuestro acebo protegidas de las heladas. Algo que no es imprescindible a la hora de saber cómo cultivar el acebo, pero sí es altamente recomendable.

¡Anímate a disfrutar al máximo de este símbolo de la Navidad durante todo el año!