El papel de la zamioculca en el feng shui

El papel de la zamioculca en el feng shui

La presencia de las plantas y su correcta ubicación son fundamentales para esta filosofía oriental. Una que se vale de elementos naturales para crear corrientes energéticas benignas para el equilibrio de nuestro hogar. Y, de entre todas las plantas que podemos elegir, resulta sorprender conocer el peso que la zamioculca tiene en el feng shui. Una planta que, más allá de su atractivo, podría ser clave para lograr un espacio más positivo y más sano emocionalmente hablando. Una manera de valernos de ella, disfrutar de su belleza y servirnos de su utilidad sin darnos cuenta. ¡No se le puede pedir más a una planta!

Antes de ver en detalle por qué la zamioculca está ligada al feng shui, entendamos algo. Para esta corriente oriental, la presencia de las plantas en el hogar es fundamental. Son consideradas auténticos almacenes de energía positiva. Pero cuidado con esto: no todas cumplen con esa función. De hecho hay algunas muy populares, como la hortensia o el bonsái, que están completamente desaconsejadas a nivel energético. Y no solo eso: incluso la ubicación de las plantas positivas influye en su comportamiento energético.

Veamos, pues, por qué la zamioculca es clave en el feng shui. Y, también, cómo cuidarla correctamente. Porque tener plantas vigorosas y sanas también influye en la energía que desprenden.

POR QUÉ LA ZAMIOCULCA ES IMPORTANTE EN EL FENG SHUI

Para regirnos por esta filosofía oriental, podemos optar por muchas plantas. Sin embargo, la vinculación de la zamioculca al feng shui la convierte en una de las plantas estrellas. Una que, además de ser hermosa y original, presenta otra particularidad: la increíble facilidad de sus cuidados.

Pero empecemos por comprender el peso que las plantas tienen en espacios energéticos de este tipo. O, dicho de otro modo, cuál es su función. Como naturaleza que son, las plantas simbolizan la vida y la abundancia. Pero no solo por eso son importantes.  También lo son porque se asocian con la madera. Uno de los elementos fundamental de la energía y que equilibra el denominado “chi” del ambiente. La presencia de madera en un espacio supone buena salud, energía familiar y un motor para la creatividad. Y es precisamente, en este aspecto, donde radica la primera identificación de la zamioculca con el feng shui. Sus singulares y gruesos troncos, que nacen en parejas y de manera descolocada, serían esa presencia de madera necesaria.

Importancia de la zamioculca en el feng shui

 

Más allá de esto, hay más motivos para identificar la zamioculca con el feng shui. Otro aspecto fundamental para esta filosofía es la colocación de las plantas. Algo que no debe hacerse a la ligera, ya que de su ubicación depende que cumplan su función energética. Para el feng shui, las plantas de nuestro hogar deben estar situadas en el Este y el Noreste de nuestra casa. Una orientación marcada por una luz más tenue y menos intensa. Y ahí, nuevamente, la zamioculca da motivos al feng shui para tener el peso que tiene. Hablamos de una planta que, a pesar de sus orígenes africanos, es poco exigente con la luz. Es cierto que es una gran amante de la luminosidad. Pero, a pesar de ello, puede vivir en espacios que carezcan de ella. La única repercusión sobre su salud: que la planta no crecerá con tanta alegría.

Plantas sanas, plantas con energía positiva en el feng shui

Y vayamos al último motivo por el que zamioculca y feng shui van de la mano. Otro aspecto clave para esta filosofía es que las plantas que tengamos, mejor pocas que muchas, estén en perfecto estado. Su salud es clave para esa energía positiva que se presupone a las plantas. Y no hacerlo, tener plantas en mal estado, puede revertir su efecto. Lejos de lo positivo, pueden generar una energía nociva. Pues bien: si algo tiene la zamioculca es que es tan poco exigente en sus cuidados que resulta francamente complicado que se nos estropee.

CUIDADOS DE LA ZAMIOCULCA

Independientemente de si crees en los poderes de la zamioculca en el feng shui o no, lo cierto es que hablamos de una de las plantas de interior más apetecibles de tener. Y no lo decimos solo porque tiene un porte singular, caracterizado por un crecimiento desordenado. Además, sus hojas son un auténtico espectáculo. A su color verde oscuro intenso se le suma otro atractivo: su increíble brillo. Es tal que, a diferencia de otras plantas suculentas y verdes, no necesita ningún tipo de abrillantador. Basta con pasar un paño húmedo para retirar el polvo, y favorecer así la fotosíntesis.

Y, por si todo lo anterior no fuera suficiente argumento, tengamos algo más en cuenta: es una de las plantas fáciles de cuidar por excelencia.

Maceta de zamioculca
Ya sea por su belleza o por el feng shui, la zamioculca es una elección perfecta. Consigue esta preciosa planta en nuestra tienda online

 

Veamos en algunos tips cuáles son los cuidados de esta planta. Unos que harán de la zamioculca, con feng shui o sin él, una ideal para tener en casa. Y más todavía si somos jardineros olvidadizos o que pasamos poco tiempo en casa.

1. La luz: con poca vive, con mucha crece

Una de las razones por las que zamioculca y feng shui van de la mano. Como decíamos antes, puede vivir en un espacio pobre en luz solar. Es más: es capaz de sustituirla por luz artificial para realizar sus funciones vegetales. Sin embargo, no nos engañemos. Nada como estar en un espacio muy luminoso para verla crecer con brío. De la luz solar depende que la zamioculca cree el verde oscuro característico de sus hojas. Eso sí: nunca puede recibir el sol directo.

2. Poco exigente con el suelo pero sí con el trasplante

La zamioculca no demanda un suelo específico. Aunque es habitual cultivarla en un sustrato universal, también se puede cultivar con un sustrato para plantas verdes. En cualquiera de los dos casos, prosperará sin problema. Lo que sí es fundamental: que tenga un buen drenaje.

Sustrato universal Verdecora
Poco exigente con el suelo, la zamioculca crece a la perfección con un sustrato universal. Descubre las características del nuestro

 

Sí tenemos que ser rigurosos en lo que respecta al trasplante. Si la tenemos en la ubicación correcta, la zamioculca creará un sistema de raíces voluminosas. Y, dado que hablamos de que son leñosas, es habitual que ocupen rápidamente todo el tiesto. Por este motivo, lo ideal es que la trasplantemos cada dos años a un tiesto de mayor tamaño. Gracias a ello, conseguiremos que la planta continúe con su desarrollo. Importante hacerlo en primavera.

3. Una temperatura cálida

Por sus orígenes africanos, la zamioculca es amante de los ambientes cálidos. Tanto que no tendremos que temer por su vida en los meses de verano. Vive a la perfección con temperaturas superiores, incluso, a los 30 grados. No podemos decir lo mismo en lo que respecta al frío. Es muy friolera y, por debajo de 15 grados, su bienestar puede comprometerse.

Jamás podremos exponerla a temperaturas inferiores a 5 grados.

4. El riego, escaso y espaciado

La zamioculca es una planta suculenta. Esto significa que acumula agua, tanto en sus hojas como en sus troncos. Por este motivo, vive mejor sometida a una sequía que a un exceso de agua. Por este motivo, los riegos deben ser moderados. Lo ideal, dejar secar el sustrato entre riego y riego. Ojo con excedernos con el agua porque puede comprometer la salud de la zamioculca. No tolera los encharcamientos y, de estar expuesta a ellos, nos lo hará saber cambiando el color de sus hojas. Se tornarán amarillas.

Abono para plantas verdes Verdecora
Con una dosis mensual desde que comience la primavera será suficiente para fortaleces la zamioculca. Compra nuestro abono para plantas verdes aquí

 

También es recomendable que, en los meses de primavera, agreguemos una dosis de abono líquido para plantas verdes. Bastará con una dosis mensual para ayudarla a crecer, incluso si la tenemos en un espacio con poca luz.

Tampoco tenemos que preocuparnos si vivimos en un clima seco. La zamioculca no demanda que pulvericemos agua en sus hojas.

5. Los ataques de plagas, prácticamente inexistentes

Si cuidamos de la salud de nuestra zamioculca, es altamente improbable que sufra alguna plaga. La única que puede aparecer, si la planta no está fuerte, es la cochinilla algodonosa. Una que conviene atajar en el mismo momento que la detectemos, con un insecticida específico.

Y ahora que conoces sus atractivos, ¿te animas a tener la zamioculca por feng shui o por placer?