¿Cuál es la luz más adecuada para las orquídeas?

Cuál es la luz más adecuada para orquídeas

Son una de las plantas que más pasiones despierta pero, simultáneamente, una de las que más dudas plantea. De entre todos ellos, hay un tema estrella: cuál es la luz más adecuada para las orquídeas. Una consulta recurrente entre quienes se inician en el cultivo de esta planta o, incluso, para quienes de pronto descubren alguno de los muchos tipos de orquídeas que existen más allá de las más populares. Y es que la luz es, precisamente, el cuidado más importante para que nuestras orquídeas florezcan. Un oscuro objeto de deseo que persigue cualquier persona que se esmere en cultivarlas, y tenga paciencia para verlas florecer.

A pesar de lo que puede parecer a priori, no hay una respuesta universal a la hora de hablar de la luz más adecuada para las orquídeas. Y es lógico, por otro lado. Tengamos en cuenta que hablamos de 35.000 especies englobadas en más de 750 familias. Y por si el número no fuera ya de por sí impactante, se incrementa si tenemos en cuenta los muchos híbridos utilizados en jardinería.

Semejante variedad nos da una pista sobre la luz más adecuada para las orquídeas. No hay solo una, sino una para cada especie de orquídea. Pero es una afirmación que tiene matices, y hoy estamos dispuestos a verlos en detalle.

CONOCER LA PLANTA PARA SABER CUÁL ES LA LUZ ADECUADA PARA LAS ORQUÍDEAS QUE TENEMOS

Antes de ver detalles sobre la luz más adecuada para las orquídeas, es vital que comprendamos algo. Y nos referimos a cómo viven en sus orígenes naturales. Por el increíble número de especies, podemos encontrar orquídeas en latitudes sumamente distintas entre sí. Es más: la orquídea está presente en todos los climas del mundo, salvo los polares y los desérticos. Y, si bien es cierto que hay ejemplares increíbles en distintos rincones de nuestro Planeta, también lo es que las procedentes de climas tropicales son las más espectaculares.

Pero incluso compartiendo orígenes, la luz más adecuada para las orquídeas varía. Recordemos que una de las increíbles virtudes de esta familia de plantas es su capacidad de adaptación al medio. Por eso, tan pronto encontramos especies que viven en casi penumbra en bosques tropicales como otras capaces de instalarse en los troncos de los árboles buscando la luz solar. O, dejando a un lado las epífitas, orquídeas que crecen en nuestros campos a pleno sol.

Saber cuál es la luz más adecuada para las orquídeas pasa por conocer los detalles de nuestras plantas. Está claro que todas las plantas de orquídea que encontramos en centros como Verdecora tienen altas necesidades de luz. Todas ellas son de carácter tropical y, por ese motivo, demandan una buena luminosidad. Pero incluso siendo así, hay diferentes niveles de exigencia para que una orquídea crezca y florezca correctamente.

Veamos, pues, algunos detalles sobre la luz adecuada para las orquídeas según su especie:

Orquídea Phalaenopsis

La luz más adecuada para las orquídeas phalaenopsis
La luz más adecuada para este tipo de orquídeas no es de las más exigentes. Consigue tu orquídea Phalaenopsis aquí

 

Uno de los tipos de orquídeas más habituales en los hogares. Es, quizás, la más común por lo sencillo de su cultivo. Necesitan un buen grado de luminosidad pero se adaptan también a ambientes más pobres. Nunca pueden recibir sol directo.

Orquídea Cambria

Luz adecuada para las orquídeas Cambria
Una preciosa flor que no requiere demasiados cuidados. Compra online tu orquídea Cambria

 

Otra de las más populares por sus flores, ligeramente más ovaladas. También necesitan un buen grado de luminosidad pero, nuevamente, nunca puede ser directo. Pero ojo: un exceso de luz puede retrasar la floración. Otro aspecto que nos da una idea de cómo son: lejos de otras congéneres, prefiere ambientes más bien frescos.

Orquídea Dendrobium

La luz más adecuada para las orquídeas dendrobium
Una orquídea resistente y fácil de cuidar. Conoce más de ella

 

Hablamos de una planta con una alta demanda de luz. Si bien en verano tenemos que evitarle sol directo, en invierno es recomendable que lo reciba. Los meses de frío y menor incidencia solar no son positivos para esta especie de orquídea amante de la mucha luz. Y no tengamos miedo de acercarla a una ventana en invierno: es una orquídea que tolera el frío.

Orquídea Cattleya

La luz más adecuada para las orquídeas Cattleya
La luz más adecuada para las orquídeas Cattleya es abundante. Descubre más de esta preciosa planta

 

Muy exigente con la luz solar. Puede recibirlo de manera directa en los meses de frío y en primavera, siempre y cuando no sea el sol de mediodía o de un clima muy cálido. Si la exponemos a pleno sol, importante vigilar su humedad ambiental. Puede deshidratarse.

Orquídea Cymbidium

La luz más adecuada para las orquídeas cymbidium

 

Alta demanda de luz pero nunca sol directo. Por su rusticidad, es una orquídea que incluso se cultiva en exterior. Tolera el frío e, incluso, las heladas ligeras y suaves. Sin llegar a someterla a esos contrastes, no está de más que experimente cambios de temperatura. Será sano para ella.

Orquídea Vanda

La luz más adecuada para las orquídeas Vanda

 

Quizás la orquídea que podemos encontrar en nuestro entorno con mayor exigencia de luz. En climas templados, tolera el sol directo y vivir en exterior en los meses cálidos. De tenerla así, lo ideal es un porche o una galería. Estas ubicaciones le proporcionan la sombra relativa que necesita.

CÓMO SABER SI UNA UBICACIÓN CUENTA CON LA LUZ MÁS ADECUADA PARA LAS ORQUÍDEAS

Pero, aunque conozcamos sobre el papel las necesidades de nuestra planta, ¿cómo saber si tenemos la luz más adecuada para las orquídeas? Por increíble que parezca, resulta sencillo saberlo. Por un lado, porque la luz es clave para que la orquídea nos regale sus preciosas flores. Si ya hemos seguido los consejos sobre cómo lograr la floración de las orquídeas rápidamente sin éxito,  podemos plantearnos que nuestra orquídea no recibe la luz necesaria. Pero cuidado: si florece o no no es, en realidad, determinante. Las orquídeas son sumamente caprichosas para florecer, y no podemos creer que hacerlo o no depende de un único factor.

Lo que sí puede ser un auténtico indicativo de si estamos ante la luz más adecuada para las orquídeas es el estado de sus hojas. Ellas son, en realidad, el auténtico termómetro de salud de la planta. De ahí que nada como interpretar las señales que nos muestran para saber si hay que plantearse un cambio de ubicación.

Veamos, a priori, cuáles pueden ser sin perder algo de vista: cada especie puede manifestarse de una manera en particular. Por eso, si detectamos cualquier anomalía en las hojas, es momento de informarse en detalle de qué está sucediendo.

Hojas amarillentas, un indicador de que la luz más adecuada para las orquídeas no es tal

Habitualmente, una coloración amarillenta en las hojas indica un exceso de luz solar. En ocasiones, este “de más” también se manifiesta mediante quemaduras en las hojas que toman una coloración oscura. De ser este nuestro caso, importante reubicar la planta en un espacio luminoso pero en el que no reciba sol.

Hojas verde-grisáceo, un indicador de falta de luz

Nuestra orquídea nos está pidiendo a gritos un lugar más luminoso. No perdamos algo de vista. La falta de luz aparentemente solo incide en la floración. Sin embargo, sus efectos son mucho más profundos. También detiene el crecimiento de las raíces. Un motivo si cabe más importante para buscarle un lugar más amable para ella.

¿Y tú, le estás dando la luz más adecuada para las orquídeas que tienes?