Formas de reproducir el aloe vera con éxito

Formas de reproducir el aloe vera con éxito

Es una de las plantas suculentas con mayor presencia en los hogares por la facilidad de su cultivo y sus muchas propiedades. Precisamente por sus muchas aplicaciones medicinales, saber cómo reproducir el aloe vera se convierte en fundamental. De hacerlo correctamente dependerá que podamos disfrutar más de una planta sumamente generosa. Y no decimos esto, únicamente, por sus múltiples usos. Lo decimos también porque, con los cuidados adecuados, es sumamente sencillo poder multiplicar nuestra planta. Basta con saber exactamente cómo debe hacerse para lograrlo.

Reproducir el aloe vera no se hace de una sola forma. En realidad, podemos optar por tres distintas según las circunstancias en las que nos encontremos. Y, a pesar de lo que podamos creer, no hay una mejor que otra. El aloe vera es una planta rústica sumamente resistente. Y basta con comprender sus orígenes naturales para comprender este punto. Hablamos de una planta capaz de desarrollarse en los ambientes más hostiles. Una capacidad de supervivencia que se extrapola no solo a sus cuidados sino, también, a cómo multiplicarlo.

Descubramos cuáles son las formas de reproducir el aloe vera. O, mejor dicho, cuáles son las opciones que esta maravillosa planta nos ofrece para poder disfrutar de ella todo lo que deseemos.

3 MANERAS DE REPRODUCIR EL ALOE VERA

Antes de conocer los pasos a seguir, no está de más conocer un poco más a fondo los cuidados del aloe vera. Y no: no es algo que podamos pasar por alto. Solo si le damos lo que necesita podremos reproducir el aloe vera con éxito. Porque, incluso para esas plantas incipientes, es necesario que tengamos en cuenta algunos factores vitales en su cultivo. Por un lado, es imprescindible que nuestros proyectos de nuevas plantas cuenten con buena luz. Y, añadido a esto, solo podrán prosperar si las tenemos en un rango de temperatura bien definido: entre 17 y 27 grados.

Sustrato para cactus y suculentas Verdecora
Usar un sustrato específico es vital para reproducir el aloe vera con éxito. Conoce sus características aquí

 

Además de esto, no perdamos algo más de vista. Independientemente del método para reproducir el aloe vera que elijamos, es fundamental preparar a conciencia el lugar de plantado de las futuras plantas. No solo es clave utilizar un sustrato para cactus y suculentas: también tendremos que emplearnos a fondo en crear un buen drenaje. En una planta madura, estos dos aspectos son cruciales para su supervivencia. No es difícil imaginar que para una planta incipiente lo sean todavía más. Solo si dispone de un sustrato adecuado que, además, drene correctamente podrá prosperar. Para ello, nada como poner una buena base de arlita.

Teniendo en cuenta estos aspectos, veamos tres formas distintas de reproducir el aloe vera con éxito.

1. A través de hijuelos, la manera más habitual de reproducir el aloe vera

Cómo reproducir el aloe vera por hijuelos

 

Una manera de reproducir el aloe vera que esta íntimamente ligado con el trasplante. Y es que, con los cuidados adecuados, nuestra planta no será la única que habite en la maceta. Un aloe vera sano comienza a crear hijuelos: pequeñas plantas semejantes a la madre que suelen nacer alrededor del tallo de ésta. Si es nuestro caso, estamos de enhorabuena. No solo porque es una manera perfecta de multiplicar nuestra planta. También porque ella misma nos está demostrando que la estamos cultivando correctamente.

Hijuelos para reproducir el aloe vera

 

Esta técnica para reproducir el aloe vera es la más habitual. Pero ojo: no puede hacerse de cualquier manera. Para empezar, tenemos que esperar a que los hijuelos estén maduros. O, dicho de otra forma, a que tengan un tamaño lo suficientemente grande como para poder soportar un trasplante. Por otro lado, convertirlos en plantas individuales pasa por trasplantar también a la planta madre. Y es que, para poder separarlos con sumo cuidado de ella y sin dañarlos, tendremos que desenmarañar las raíces de unos y otros antes de plantarlos por separado. Lo ideal para que estos hijuelos prosperen: que tengan, además de la raíz principal, al menos tres más accesorias.

Con los hijuelos separados de la madre, es momento de plantarlos y trasplantar la planta original. Sigue los consejos de Paula para saber cómo acomodar tus nuevas plantas en sus nuevos espacios de cultivo.

 

Por cierto: aunque no queramos reproducir el aloe vera, retirar los hijuelos de la planta madre es importante cuando éstos son muchos o han alcanzado un buen tamaño. Es importante entender que no dejan de ser plantas que compiten entre sí por nutrientes y espacio, por lo que trasplantarlos a nueva maceta no solo nos permite multiplicar la planta. También facilita su supervivencia.

2. Reproducir el aloe vera por hojas

Las hojas, otra forma de reproducir el aloe vera

 

Como ya vimos al hablar de cómo propagar suculentas, hacerlo a través de sus hojas es uno de los métodos más sencillos. Y, sin duda, puede facilitarnos mucho la vida. No solo porque podemos aprovechar una hoja rota para obtener una nueva planta. También porque, en un momento dado, podemos conseguir una de una hoja que nos regalen o que consigamos.

Conseguir que nuestra hoja prospere con éxito pasa por tener en cuenta algunas cosas. Si retiramos la hoja voluntariamente de la planta, lo ideal es que la cojamos de las inferiores de la planta. Además, es importante tratar de extraerla completa. Y no: no podremos plantar automáticamente. La base de la hoja, ya sea cortada o extraída, deja salir ese líquido gelatinoso propio del aloe. Pues bien: para evitar que se pudra, tendremos que esperar a que la planta cree una costra en esta zona. Si nos precipitamos, la hoja se pudrirá. Saber cuándo es el momento es sencillo: cuando ya no tenga gelatina, es momento de plantar.

¿Y cómo? Sencillo: introduciendo la parte inferior de la hoja en un sustrato específico y esperando a que eche raíces.

3. Con esquejes de tallo, otra manera sencilla de reproducir el aloe vera

Reproducir el aloe vera por tallos

 

Es la última de las maneras de reproducir el aloe vera, y sumamente similar a hacerlo por hojas. Solo es aplicable para plantas maduras, que han ido dando forma a la planta a través de distintos tallos. Y tampoco puede hacerse a la ligera: es importante esperar a que éstos tengan unas buenas dimensiones para que su multiplicación sea más sencilla. Un tallo fuerte tendrá muchas más posibilidades de prosperar como planta nueva que uno todavía incipiente.

Para esta opción de reproducir el aloe vera, tendremos que hacer una incisión en el tallo que elijamos lo más cerca posible de la base de las raíces. Y con cuidado: que nuestro corte no pueda, en ningún caso, dañar las raíces de la planta original. Una vez la costra vegetal esté creada, se introduce el tallo en una maceta con sustrato específico ¡y a esperar que prospere!

Tres formas de reproducir el aloe vera con éxito con un único objetivo: hacer que disfrutes todavía más de una de las plantas suculentas más completas del mundo vegetal.