Cómo enseñar a los niños a cuidar de una mascota

Cómo enseñar a los niños a cuidar de una mascota

Los animales son unos maravillosos compañeros para los peques. Sin embargo, enseñar a los niños a cuidar de su mascota es fundamental. Una forma de hacer que su convivencia sea buena, y que esto redunde en positivo en nuestro hogar. Pero no es solo por eso por lo que es importante educarles. Hacerlo es la mejor manera de velar por el bienestar de ambos. Porque, solo cuando nos tomamos tiempo para enseñar a los niños a cuidar de una mascota, los peques sabrán los límites que no pueden rebasar.

Y si estas ya son de por sí razones de peso para enseñar a los niños a cuidar de su mascota, hay un motivo más para ello. Educar desde la infancia en el respeto de los animales es clave. Solo así estaremos creando una generación de adultos en la que el maltrato animal y el abandono no existan. Una forma de invertir, desde la infancia, en el respeto animal como parte de nuestra sociedad.

Así y si queremos valernos de los beneficios de que nuestros hijos crezcan con un animal, veamos algunos consejos para enseñar a los niños a cuidar de una mascota. Unos que, si bien se plantean muchas veces como un juego, son cruciales.

5 TIPS PARA ENSEÑAR A LOS NIÑOS A CUIDAR DE SU MASCOTA

Aunque para los peques un animal es un compañero de juegos, lo cierto es que la cosa va mucho más allá. Un animal es un auténtico ejercicio de disciplina. Algo que forma parte de enseñar a los niños a cuidar de una mascota. Sin embargo, no podemos hacer esto mediante órdenes porque será contraproducente. En realidad y por la naturaleza de los niños, es fundamental enfocarlo como un juego. Uno no exento de responsabilidad con el que aprenderán, de manera divertida, a cuidar de ellos.

No solo eso. Al final, tener un animal en casa es un trabajo de equipo. O, lo que es lo mismo, de toda la familia. Por eso es fundamental que, además de enseñar a los niños a cuidar de su mascota, supervisemos sus cuidados sobre todo en niños de corta edad. No es solo cuestión de estar seguros de que las cosas se hacen como se deben hacer. También es una forma de implicarnos en una actividad, y de servirles de modelo.

Consejos para enseñar a los niños a cuidar de su mascota

 

Y, antes de entrar en detalles, dos consejos: paciencia y refuerzo positivo. Si bien lo primero está implícito, lo segundo es fundamental. Animar a los peques, decirles que lo hacen muy bien y crear cualquier emoción positiva relacionada con las distintas tareas son fundamentales. Solo así lograremos involucrarlos y hacerles disfrutar de estas pequeñas obligaciones.

Partiendo de esta base, veamos cómo enseñar a los niños a cuidar de una mascota. La mejor manera de que, desde pequeños, tomen conciencia de lo que implica un animal y aprendan a respetar la vida.

1. Alimentarla, una de las tareas claves para enseñar a los niños a cuidar de su mascota

Aunque dar de comer a nuestro animal es un básico en la mente de un adulto, no funciona igual en el caso de los niños. De hecho, es una tarea que se les suele olvidar. Por eso, es importante buscar una dinámica para que recuerden que deben cumplir con esta labor. Un truco puede ser sincronizar los horarios de los peques con los de alimentar a nuestra mascota. De esta forma, identificarán sus momentos de alimentarse con los de nuestro animal.

Cómo enseñar a los niños a cuidar de las mascotas involucrándoles en la elección de los accesorios
Involucrar a los peques en la elección de los accesorios de nuestro animal puede ayudarnos a enseñar a los niños a cuidar de una mascota. Descubre nuestra selección de comederos y bebederos aquí

 

Es recomendable que esta tarea la realicen con supervisión si queremos que la cantidad de comida sea la adecuada. Aunque siempre podemos utilizar algún recipiente con una marca que les sirva de guía, no está de más que revisemos que la cantidad de alimento sea la adecuada.

También hay que encontrar algún mecanismo para que los peques de la casa recuerden vigilar el agua. Y no nos referimos únicamente a que nuestra mascota tenga en su bebedero, sino que es igual de importante que esté limpia. Una labor que podemos organizar de una manera sencilla: mediante una tabla de tareas compartida expuesta en un lugar visible de la casa. En ella, podemos dividir las tareas entre los distintos miembros de la familia, y anotar en ella lo que cada uno haga y cuándo lo hace. Una forma de llevar el control pero, también, de premiar a los peques semanalmente cuando lo hagan correctamente.

2. Convertir el ejercicio con la mascota en un juego familiar

Ya sea el paseo diario o una jornada de deporte. Hacer de esas actividades una familiar nos permitirán enseñar a los niños a cuidar de una mascota y algo más. Nos referimos a inculcarles desde pequeños la necesidad de hacer ejercicio.

En lo que respecta al paseo, involucrar a los peques también es una forma genial de enseñarles a ser cívicos. Aprender a esperar en los pasos de cebra, ser prudentes al cruzar las calles o descubrir el funcionamiento de los semáforos son algunas de las cosas que podemos enseñarles de manera divertida durante los paseos.

Niño jugando con perro a la pelota

 

También podemos transformar la sesión de ejercicio con nuestro perro en una comunitaria. Una forma de descubrir los beneficios de hacer deporte con tu perro. Si les proponemos echar carreras, ver quién es más rápido recogiendo una pelota o, incluso, una especie de partido de fútbol con nuestro perro disfrutarán muchísimo de la actividad. ¡Y de forma activa!

3. Poner límites para evitar los accidentes

Enseñar a los niños a cuidar de una mascota pasa también por decirles qué no deben hacer. Una forma de que entiendan que un animal es un ser vivo que tiene sus peculiaridades, y al que pueden hacer daño. Por eso, es importante marcarle límites a los niños para que entiendan qué pueden y no pueden hacer.

No tratar de quitarles comida o premios cuando están comiendo, tener cuidado con sus ojos o no tirarles del pelo facilitarán increíblemente la convivencia.

4. Involucrarlos en el aseo

¡Peinar a nuestro animal puede ser divertido! Para ello, bastará con que les dejemos hacer después de tener una serie de pautas. Qué zonas no debemos cepillar o cuáles son las más sensibles para nuestro animal es algo que tendremos que enseñarles primero mostrándoles el cómo y, después, supervisando cuando sean ellos quienes lo hagan.

Guante para el cepillado del perro
Elegir un cepillo de guante como este es una manera sencilla de enseñar a los niños a cuidar de su mascota, ya que el aseo será como una sesión de caricias. Encuentra este cepillo aquí

 

Para este momento, es fundamental que contemos con una mascota que haya sido cepillada desde cachorro. Una forma de acostumbrarlas pero, también, de hacer que el momento del cepillado sea seguro para nuestros peques.

5. Ayudar en la limpieza, la tarea más tediosa de enseñar a los niños a cuidar de su mascota

No es plato de buen gusto para nadie, pero es una tarea necesaria. Está claro que no es una tarea apta para un niño de corta edad, pero sí para niños más mayores. Limpiar las bandejas higiénicas de gatos, conejos y ratones o recoger los excrementos de nuestro perro en el paseo son, quizás, las tareas más difíciles de enseñar.

Sin embargo, si ellos entienden la importancia de esta labor se involucrarán más. Y la mejor manera de hacerlo es estableciendo un paralelismo. Si a ellos les gusta un baño limpio, ¿por qué no dárselo también a nuestra mascota?

Y tú ¿qué has hecho para enseñar a los niños a cuidar de una mascota? ¡Compártelo con nosotros!