Cuidados del philodendron variegado

Cuidados del philodendron variegado

Muchos amantes de las plantas de interior buscan tener en casa una nota de naturaleza tropical. Algo posible, fundamentalmente, con la presencia de plantas verdes que cuenten con estos orígenes. Sin embargo, suele echarnos para atrás el prejuicio de pensar que son plantas de difícil cultivo que no se adaptarán a nuestra casa. Algo que hoy estamos dispuestos a desmentir hablando de los cuidados del philodendron variegado. Una de las múltiples especies botánicas que existen en esta enorme familia verde.

A pesar de las apariencias, hablamos de un grupo de plantas increíblemente resistentes. Algo que garantiza que, de conocer los pormenores de los cuidados del philodendron variegado, tendremos planta para rato. Y no, no hablamos de cualquier planta. Nos referimos a una que cuenta con una extraordinaria ventaja para los impacientes: es de crecimiento rápido. Pero no solo ahí radica su atractivo. En realidad, lo hace en la belleza de su porte trepador e intensamente verde. Dos factores que, sumados a la gran profusión de hojas propia de esta planta de origen tropical, la convierten en imprescindible de cualquier espacio.

Conquistados por sus virtudes, es momento de conocer los cuidados del philodendron variegado. Una planta que nos da una pista de su rudeza si nos paramos a conocerla en estado salvaje. Y es que su crecimiento suele darse apoyado en los árboles e, incluso, de forma epífita.

5 CUIDADOS DEL PHILODENDRON VARIEGADO FUNDAMENTALES

Como decíamos, los cuidados del philodendron variegado no son especialmente difíciles. Es más: si tenemos otras plantas de la misma familia, es curioso descubrir que comparten la mayoría de detalles de su cultivo. No hay más que echarle un vistazo a los cuidados de la Monstera para entender esto un poco mejor. Y es que, a pesar de que las apariencias engañen, ambas forman parte de esa familia de las Aráceas que es difícil cuantificar con un número exacto. Algo peculiar si tenemos en cuenta que, salvo sus cuidados o la intensidad de color de sus hojas, no comparten aparentemente ningún otro rasgo.

Más allá de esto, empecemos por el principio. El philodendron variegado es una planta que se adapta perfectamente a cualquier interior. Además, y gracias a su rusticidad, no nos demandará demasiado trabajo. Pero eso sí: los cuidados del philodendron variegado son tan específicos que hay que seguirlos al pie de la letra. Y es que, si nos animamos a tenerla en casa, hemos de ser conscientes de que necesitará lo más parecido a un ambiente tropical para poder crecer y lucir su colorido.

Algo que ya nos da una pista de cuáles son las necesidades de esta maravilla vegetal englobada en las plantas verdes.

1. Temperatura, clave en los cuidados del philodendron variegado

Uno de los cuidados del philodendron variegado fundamentales para su buen curso. Si bien otros congéneres de esta familia botánica soportan temperaturas próximas a la congelación, no es el caso de esta planta. Esta variedad necesita un ambiente cálido que debe oscilar entre los 14 y los 24 grados. Si bien podemos tenerla sin problemas en la denominada temperatura confort, 21 grados; hemos de ser cuidadosos de no exponerla nunca a temperaturas inferiores a 14 grados. De ser así, la planta no solo detendrá su crecimiento. También corre el riesgo de morir de frío.

Si el lugar en el que vivimos alcanza altas temperaturas en verano, no hay que perderla de vista. Es cierto que puede soportarlas, pero para  ello tendremos que vigilar más de cerca el riego.

Cultivo del philodendron variegado

 

2. Luz, abundante pero nunca directa

Para promover ese crecimiento rápido que mencionábamos, entre los cuidados del philodendron variegado tenemos que cuidar el tema de la luz. Y entender su importancia pasa por conocer las condiciones de su lugar de origen. Como decíamos antes, esta planta está acostumbrada a crecer en un entorno selvático. Esto significa que su hábitat natural cuenta con un alto grado de luminosidad, pero nunca de sol directo.

Por ello, lo ideal es colocar esta planta en un espacio con buena iluminación. Es más: de no tener la cantidad suficiente o sufrir un exceso, el philodendron variegado nos lo hará saber. Si recibe luz directa, sus hojas se quemarán presentando manchas marrones. Si no tiene la luz suficiente, no tendrá tanta alegría a la hora de crecer y sus hojas perderán intensidad.

3. Riego, regular pero comedido

Las necesidades de agua del philodendron variegado son bajas. Es más: es una planta súper sensible al exceso de riego. Razón de peso para que seamos cuidadosos en este aspecto. La mejor manera de saber cuándo es el momento idóneo de volver a regar es guiarnos por el sustrato. Si comienza a secarse, la planta nos estará demandando agua. Por su carácter tropical, es importante mantener siempre el sustrato húmedo. Algo que no es sinónimo de encharcado.

Uno de los motivos más habituales de muerte en estas plantas es, precisamente, el exceso de riego. Por eso, entre los cuidados del philodendron variegado, hemos de anotarnos un aspecto importante: vigilar la coloración de sus hojas. Si su moteado característico se ve alterado por hojas en tonos dorados, nos estará indicando una falta de agua. Por el contrario, si las hojas cobran una coloración amarilla, estaremos ante un exceso de riego.

 

Abono para plantas verdes Verdecora
Los cuidados del philodendron variegado incluyen una dosis mensual de abono líquido. Descubre las características de este para plantas verdes

4. Abonado, constante pero nunca excesivo

Entre los cuidados del philodendron variegado hemos de contemplar una dosis mensual de abono líquido para plantas verdes. Es cierto que hablamos de una planta con bajas necesidades nutricionales. Algo lógico si, volviendo a sus orígenes, tenemos en cuenta que vive incluso de forma epífita. Sin embargo y a pesar de esto, el fertilizante es fundamental. Por un lado, para ayudar al crecimiento vertical de la planta. Por otro, para promover el nacimiento de nuevas hojas.

5. Humedad ambiental, otro aspecto fundamental en los cuidados del philodendron variegado

Por todo lo anterior, cabe deducir que la humedad del ambiente es fundamental entre los cuidados del philodendron variegado. Algo que podemos proveerle mediante cuencos de agua sobre algún radiador. Una técnica tan antigua como útil que nos permitirá humedecer ligeramente el ambiente. Pero, además de este aspecto, tampoco está de más pulverizar agua sobre sus hojas. Gracias a este gesto, las estaremos hidratando sobre todo en los meses de calefacción o de mucho calor. Dos aspectos que repercuten directamente en ellas.

Conocidos los cuidados del philodendron variegado, ¿te animas a incluirlo entre tus plantas de interior? ¡Disfruta de su increíble belleza en tu hogar!