Cuidados del hámster para mantenerlo sano

Cuidados del hámster

Es una de los animales favoritos de los más pequeños, y un compañero perfecto para los hogares. Disfrutar de él pasa por conocer a fondo los cuidados del hámster. Unos que no revisten una gran complicación, pero que hay que conocer en detalle para velar por su bienestar. Lejos de cualquier idea, estos pequeños ratones no son demasiado exigentes. Algo interesante, sobre todo si nos planteamos cómo enseñar a los niños a cuidar de una mascota. Si es el caso, el hámster será un magnífico primer animal para iniciarse en el mundo animal.

A pesar de su aparente fragilidad, hablamos de un roedor sumamente robusto y fuerte. Algo que redunda en positivo en su salud y longevidad que es mayor de lo que se suele creer. Si seguimos al pie de la letra los cuidados del hámster, podremos disfrutar de su compañía hasta cinco años. Un tiempo que, si bien puede parecernos escaso, puede verse reducido considerablemente si no atendemos a sus necesidades.

Como decíamos, cumplir con los cuidados del hámster es más que sencillo. Basta con entender qué necesitan y, sobre todo, respetar dos características de su personalidad: que son seres nocturnos, y que necesitan sus ratos de tranquilidad. Dos aspectos que, por insignificantes que puedan parecer, son fundamentales en su vida.

3 CUIDADOS DEL HÁMSTER BÁSICOS PARA SU BIENESTAR

Antes de ver en detalle los cuidados del hámster, es importante tener en cuenta algunos aspectos. Para empezar, es importante conocer un poco más a fondo su carácter. Si bien son animales simpáticos que interactúan bien con el ser humano, que lo hagan supone tomarse cierto tiempo y, sobre todo, no atosigarlos. Por naturaleza, el hámster es un animal solitario y territorial. Y verse sometido a demasiado ruido o nerviosismo puede desencadenar algunas de las enfermedades comunes en el hámster. Por eso, es importante hacerles partícipes de nuestra vida familiar con calma y desde que llegue a casa. Una manera de que se familiarice con nosotros y, también, de que forme parte de nuestras dinámicas sin perjuicio para su salud.

Además de esto, hemos de contemplar otro aspecto. El hámster es un roedor de pequeñas dimensiones. Algo que lo hace poco compatible con otros animales, como perros o gatos; y, también, con la vida en libertad por nuestra casa. Para evitar disgustos, pérdidas y problemas lo ideal es sacarlo siempre bajo nuestra supervisión. Una manera de poder controlar su actividad y, también, velar por su bienestar.

Comprendidos estos dos aspectos, veamos los cuidados del hámster. Unos que se basan en tres aspectos fundamentales para que viva mucho y en perfecto estado.

1. Su casa, un aspecto imprescindible

La jaula no es un aspecto secundario para estos roedores. Es su territorio, su espacio y su hogar. Un reducto en el que están completamente a salvo y en el que, además de comer, duermen o juegan. Por su importancia, debemos elegir siempre una jaula para roedor que sea específicamente para hámster. Y no nos referimos, únicamente, a la importancia de sus dimensiones. Nos referimos, también, a que debe contar con una buena ventilación y, sobre todo, con barrotes horizontales. Les encanta trepar por ellos y, más allá de la diversión, les viene estupendamente hacerlo.

Jaula para hámster Verdecora
La jaula debe contemplarse como parte de los cuidados del hámster. Conoce las características de esta aquí

 

En lo que se refiere al tamaño de la jaula, lo ideal es optar por una jaula de un buen tamaño. Solo así podrá integrar todas las actividades que el hámster desarrolla en la jaula. Lo ideal es que tenga entre 37 y 40 centímetros tanto de ancho como de largo, y que cuente con dos niveles. Un extra de diversión y ejercicio para ellos. Y si, además la parte inferior cuenta con una bandeja higiénica ligeramente alta, mejor. Esto nos evitará que el lecho para roedores se disperse por la estancia en la que lo tengamos.

Y por último, algo que no debe faltar en ninguna jaula: juguetes y accesorio para roedor que les permitan mantenerse activos. No solo les permitirán mantener su salud emocional sino, además, hacer ese ejercicio tan necesario que esquive el sobrepeso.

2. La alimentación, uno de los cuidados del hámster que más hay que cuidar

Como sucede en buena parte de los animales domésticos, la alimentación es fundamental. Sin embargo, en el caso de los hámsters bien podemos decir que es vital. Hablamos de una especie con tendencia a la obesidad. Algo que acorta sustancialmente su vida, y empeora su bienestar. Por este motivo, cuidar porque tenga una alimentación equilibrada es fundamental. Solo así nuestro hámster estará sano.

Alimento para hámster Verdecora
Entre los cuidados del hámster, su correcta alimentación es el más importante. Descubre la composición de nuestro alimento para ellos

 

El hámster es un animal omnívoro. Sin embargo, la base de su alimentación son los vegetales y la fibra. Por eso, es crucial elegir siempre un pienso específico para hámster que respete este equilibrio de porcentajes entre la parte vegetariana y la proteica. Además, es importante suministrarles heno para roedores. Su función no es, únicamente, aportarles fibra. También ayuda a proteger tanto su sistema inmunitario como su dentadura.

Por último y con vistas a acabar de completar su dieta, es importante ofrecerles frutas y verduras. Ojo con esto, porque es crucial que se las demos en su justa medida. Si bien la verdura debe formar parte de su dieta diaria, hemos de relegar la fruta a un segundo plano y que sea únicamente un mimo que le demos máximo tres veces a la semana. La razón: el alto contenido en azúcares de la fruta. También es importante ver a fondo qué frutas y verduras toleran, y cuáles no. Resumiéndolo mucho: desterraremos de su dieta patata, berenjenas, cebollas y frutas cítricas.

Y fundamental: agua fresca, cambiada diariamente.

3. La limpieza, otro aspecto crucial en los cuidados del hámster

Tan importante como cuidar bien de su alimentación. En líneas generales, el hámster es un animal sumamente limpio. Es más: está completamente desaconsejado bañarlos ya que hablamos de una especie para la que un resfriado puede ser mortal.

En realidad, la clave de su aseo pasa porque le ayudemos en el mantenimiento de su habitáculo. Y no es únicamente una cuestión de higiene. Mantener en perfecto estado su jaula y accesorios es importante para mantener nuestro animal sano. Solo así estará ajeno a bacterias que puedan proceder de la fermentación del heno, las frutas o verduras que coma. Además de ofrecerle un lecho higiénico específico para hámster, lo ideal es limpiar la jaula una vez a la semana. Y, una vez al mes, hacer una desinfección con productos aptos para animales.

Lecho higiénico para roedores
Elegir un lecho específico ayudará a nuestro hámster a mantener su higiene y su salud. Échale un ojo a sus características aquí

 

Importante: cuando hagamos esa limpieza a fondo, es fundamental dejar secar completamente la jaula. Si no, el lecho se humedecerá y no cumplirá con su papel.

Tres cuidados del hámster asumieres y sencillos con un único fin: hacer que nuestro animal disfrute de una vida plena y sana.