Cuidados de la ctenanthe lubbersiana

Cuidados de la ctenanthe lubbersiana

Su nombre impronunciable es lo único realmente complicado de esta planta. Y es que realmente es así. Los cuidados de la ctenanthe lubbersiana son sumamente sencillos. Tanto que se postula incluso como planta perfecta para quienes se estrenan en el mundo de las plantas. Lo cierto es que hablamos de una especie de bajo mantenimiento que demanda muy poco para lucir sus singulares hojas en dos tonalidades de verde. Unas con un diseño natural sumamente atractivo, y que cautivan a los amantes de las plantas verdes.

Pero vayamos poco a poco para descubrir los cuidados de la ctenanthe lubbersiana comenzando por una particularidad. En nuestras latitudes, forma parte de la lista de plantas de interior. Sin embargo, en regiones y países cálidos del mundo es una habitual verla en los jardines. Y no solo eso: siempre al amparo de un árbol de buenas dimensiones. Aunque pueda llamarnos la atención, no hay como conocer sus orígenes para comprender por qué se considera una de las aliadas del paisajismo. La ctenanthe lubbersiana procede de los bosques húmedos tropicales de Brasil. Unos espacios naturales en los que estas plantas crecen bajo los árboles, viviendo gracias a la humedad del terreno y la luz que penetra a través del follaje de las ramas.

Aunque tengamos que conformarnos con cultivarla dentro de casa, la renuncia será dulce. Porque solo así, dentro de casa, y conociendo los cuidados de la ctenanthe lubbersiana podremos disfrutar de ella. Y vaya si lo haremos, porque sus hojas atigradas y ovaladas tienen la increíble capacidad de cautivar a quien las mira.

7 CUIDADOS DE LA CTENANTHE LUBBERSIANA IMPRESCINDIBLES EN SU CULTIVO

Antes de ver en detalle los cuidados de la ctenanthe lubbersiana, es interesante saber algo. Estamos ante una de esas plantas que nos hablan. O, mejor dicho, que manifiestan cualquier problema en su cultivo en sus hojas. No solo son su arma de seducción: también funcionan como un auténtico espejo de su bienestar. Y, aunque pueda parecernos secundario, nada más lejos de la realidad. Observando su coloración, la intensidad de sus tonos e, incluso, cómo nacen sus nuevas hojas podremos saber si la estamos cultivando correctamente. Una gran ayuda para poder corregir a tiempo cualquier inconveniente que pueda comprometer la vida de esta belleza verde.

Ctenanthe lubbersiana
Cumpliendo con rigor los cuidados de la ctenanthe lubbersiana, podremos disfrutar mucho tiempo de esta preciosa planta. Consíguela aquí

 

Y merece la pena observarla. Porque, si cumplimos con los cuidados de la ctenanthe lubbersiana, tenemos planta para rato. No solo es longeva sino que, además y con las condiciones ideales, es una planta de crecimiento rápido. Y, aunque plantada en suelo puede llegar a alcanzar el metro, en maceta terminará su crecimiento en 50 centímetros. Un tamaño perfecto para decorar cualquier espacio del interior de nuestro hogar.

Veamos qué necesita para lucir en plenitud su hermoso follaje pero, también, para promover la floración. Porque uno de los regalos más hermosos de esta planta es, precisamente, esos pequeños ramilletes de flores en forma de espiga con los que nos regala. Unos que solo podremos disfrutar si cuidamos convenientemente a esta maravilla tropical, aunque verlas se complica si la cultivamos en maceta.

1. Iluminación abundante pero indirecta, clave en los cuidados de la ctenanthe lubbersiana

Uno de los cuidados de la ctenanthe lubbersiana más importantes. Y es que hablamos de una planta que demanda mucha luminosidad no solo para poder crecer. También para poder mantener el diseño natural de sus hojas. Por lo importante que es, lo ideal es que le busquemos un emplazamiento sumamente luminoso. Pero ojo: nada de sol directo. De recibirlo, sus hojas pueden quemarse o perder la intensidad de color tan característica.

Y ¿cómo saber si nuestra ctenanthe lubbersiana tiene la cantidad de luz que demanda? Sencillo. Si no recibe la luminosidad que demanda, las hojas nuevas nacerán en un único tono y sin presentar su dibujo.

Flor de la ctenanthe lubbersiana
Floración de la ctenanthe lubbersiana

2. Riego regular en meses de crecimiento

Es lógico que uno de los cuidados de la ctenanthe lubbersiana más importantes sea el riego. Y, aunque sus orígenes son tropicales, que esto no nos confunda. Hablamos de una planta que necesita buena humedad pero que es sumamente sensible a encharcamientos. Por eso, además de demandar un buen drenaje, hemos de tener cautela a la hora de regar. Porque, aunque creamos que un poquito más no le hará daño, el exceso de riego es precisamente uno de los errores al cuidar plantas que pueden estropearlas.

Así que nada como conocer su pauta de riego ideal. Una que varía en los meses de buen tiempo con respecto a los de invierno. Mientras en primavera y verano tendremos que mantener el sustrato húmedo, no sucede lo mismo con los meses de frío. En ellos, lo ideal es que dejemos secar la capa superficial de nuestra planta entre riego y riego.

Y un apunte más: imprescindible regar con agua no caliza. Esta planta no la tolera.

3. Temperatura cálida, un factor a mimar

¡Es tropical! Puede ser un buen resumen, pero mejor conocer su abanico ideal de temperatura. El rango perfecto para esta planta está entre los 18 y los 24 grados durante todo el año. Lo ideal es que no descienda de 16 grados y bajo ningún concepto esté expuesta a temperaturas por debajo de 10. De hacerlo, puede morir de frío.

4. Abonado regular en meses de sol

Como muchas otras plantas tropicales, la ctenanthe lubbersiana entra en letargo vegetativo en los meses de frío. Por eso, es conveniente promover su crecimiento con la llegada de la primavera. La manera más sencilla y necesaria para esta planta: mediante el abonado.

Abono para plantas verdes Verdecora
El abonado regular es clave en los cuidados de la ctenanthe lubbersiana. Consigue éste marca Verdecora aquí

 

Con la llegada de la estación cálida, lo ideal es comenzar a fertilizar nuestra planta cada tres semanas con abonos específicos para plantas verdes. Fuera de primavera e invierno, una dosis cada dos meses será suficiente para mantener nutrida la planta.

5. Humedad ambiental, otro de los cuidados de la ctenanthe lubbersiana más importantes

Hablábamos del riego, pero casi tan importante es contemplar entre los cuidados de la ctenanthe lubbersiana que tenga un ambiente húmedo. Un aspecto marcado por sus orígenes, y que determinará también el bienestar de sus hojas.

Lograrlo pasa por pulverizar sus hojas o crearle un ambiente húmedo alrededor de la base. Para ello, basta con colocar un plato inferior con agua que esté separado de las raíces de la planta. Gracias a este pequeño truco, tendrá la humedad necesaria para mantener en perfecto estado sus hojas.

6. Trasplante anual, importante para fomentar el crecimiento

Otro de los cuidados de la ctenanthe lubbersiana que no debemos desatender. Como decíamos, es una planta de crecimiento rápido. Pero, para ello, necesita contar con espacio en el que poder tender sus raíces. Por eso, lo más recomendable es trasplantarla cada año en primavera.

Sustrato para cactus y crasas
Gracias a la presencia de arena, este sustrato es perfecto para trasplantar la ctenanthe lubbersiana. Descubre sus características

 

Tan importante como esto es tener en cuenta dos aspectos. Por un lado, que tenga un buen drenaje para procurar que no se acumule el agua de riego. Por otro, utilizar un sustrato rico y con un buen porcentaje de arena.

7. Limpieza regular de las hojas, el último de los cuidados de la ctenanthe lubbersiana

No es cuestión de higiene o estética: es absolutamente vital para ella. Solo si mantenemos sus hojas limpias de polvo, esta planta podrá hacer correctamente la fotosíntesis y mantener la coloración de sus hojas.

Y, después de descubrir los cuidados de la ctenanthe lubbersiana, ¿te resistes a disfrutar de ella? ¡Es imposible!