Cuidados del cactus alfileres de Eva

Cuidados del cactus alfileres de Eva o Austrocylindropuntia subulata

Es, probablemente, uno de los cactus menos cultivados en nuestras latitudes y, sin embargo, uno de los más llamativos. El cactus alfileres de Eva es un candidato ideal para cualquier amante de las denominadas plantas suculentas. Y no solo porque tenga una floración sencillamente hermosa que, añadido, no es difícil conseguir. Es que, además, los alfileres de Eva o Austrocylindropuntia subulata es uno de los cactus más resistentes que existen. Un auténtico aliado para jardineros con mala memoria o, incluso, con poca práctica.

Además de estas dos virtudes, los alfileres de Eva cuentan con otro atractivo más. Hablamos de una planta que, con los cuidados adecuados, alcanza un tamaño más que interesante. Tanto que puede llegar a medir entre dos y tres metros, aunque si lo cultivamos en una maceta no superará nunca el metro y poco. Un tamaño más que interesante para colocar en una zona de rocalla o, incluso, para llevar a cabo un cierre vegetal en un determinado espacio del jardín.

Sea cual sea la razón que nos motive, lo cierto es que tener un cactus alfileres de Eva no implicará mucho trabajo. Es más: se la considera la planta indestructible. Un mote de la cultura popular que, sin embargo, se ajusta bastante bien al comportamiento de un cactus increíblemente robusto.

5 CUIDADOS BÁSICOS DEL CACTUS ALFILERES DE EVA

Antes de conocer en detalle cómo cultivar el cactus alfileres de Eva, no está de más saber sus orígenes. Porque, precisamente así, podemos hacernos una idea de hasta qué punto es resistente. Y es que hablamos de un cactus procedente de Ecuador y Perú. Pero no, precisamente, de sus zonas selváticas. Los alfileres de Eva son originarios de zonas desérticas de estos dos países. Unas áreas marcadas por condiciones climatológicas extremas. Así que sí: a pesar de estar muy lejos de su tierra de origen, podrá crecer en condiciones en nuestro clima.

Pero para hacerlo hemos de tener en cuenta algunos cuidados. Unos que no suponen dificultad pero que, eso sí, pueden determinar de manera directa su crecimiento.

1. La luz, imprescindible en el desarrollo del cactus alfileres de Eva

Teniendo en cuenta de dónde procede este cactus, es lógico. El cactus alfileres de Eva demanda una buena exposición solar. Un factor que es absolutamente fundamental para que tenga ese crecimiento tan espectacular que hemos comentado antes. Pero no solo eso: solo con una buena luz, podrá florecer en condiciones a final de primavera.

Maceta de cactus alfileres de Eva

 

 

Pero cuidado, tengamos en cuenta un par de aspectos. Empecemos diciendo que el cactus alfileres de Eva es tan adaptable que también puede estar en semi sombra con una buena luz. Si bien puede sobrevivir, no nos equivoquemos: no lo veremos crecer a ese ritmo que mencionábamos. Y no solo eso: tampoco la veremos florecer.

2. El riego, más bien escaso

Un punto determinante para el bienestar de esta planta. Y es que, a pesar de todo, cómo regar suculentas correctamente suele generar muchas dudas. Por eso, en el caso de los cuidados de los alfileres de Eva, tendremos que ser especialmente cuidadosos.

Sus orígenes desérticos marcan de manera directa este punto. Y, si bien en el tema de la luz se puede ser más laxo, no sucede lo mismo con el agua. No olvidemos que es un cactus y, como tal, no tolera de ninguna manera un exceso de riego. La pauta es difícil de marcar y depende, en gran medida, de las condiciones climatológicas de cada lugar. Sin embargo, en líneas generales, podemos guiarnos por una regla: dos riegos semanales en los meses de más calor, un riego cada 15 días el resto del año.

En cualquier caso y más allá de contar los días, hay algo a tener en cuenta. Antes de regar, siempre tendremos que tocar el sustrato para saber en qué estado está. Si está completamente seco, es momento de volver a regar.

Pero ojo con no querer encharcarlo y hacer que pase sed. El cactus alfileres de Eva se manifestará de una manera muy concreta: arrugando sus hojas. Y, por desgracia, para cuando adopten este estado es más que probable que sea demasiado tarde para solucionar la falta de agua.

3. El suelo, otro fundamental en el cultivo del cactus alfileres de Eva

No nos referimos a que el cactus alfileres de Eva sea especialmente exigente con el suelo. Realmente no lo es, hasta el punto de que puede desarrollarse incluso en un suelo calizo. Sin embargo y como buen cactus que es, demanda un drenaje eficiente que evite la acumulación de agua.

Sustrato para cactus Verdecora
Contar con un sustrato específico para cactus es crucial para el cactus alfileres de Eva. Conoce sus características aquí

 

Pero no solo eso. Más allá de crearlo correctamente, ya sea plantado en suelo o en maceta, es fundamental usar un sustrato para cactus. La única forma de garantizarle a este cactus los nutrientes y la eliminación de exceso de riego que demanda.

4. La temperatura, incluso bajo cero

Pensando que viene de un desierto podríamos creer que solo admite temperaturas cálidas. Y no, no es así. De hecho, esas zonas originarias del cactus alfileres de Eva cuentan con importantes oscilaciones de temperatura entre el día y la noche. Por lo que, incluso teniéndola en exterior, no se verá especialmente dañada por los rigores del invierno.

Cuidado con esto, no nos relajemos más de la cuenta. El cactus alfileres de Eva tolera hasta cuatro grados bajo cero, y siempre que sean heladas puntuales. En caso de sufrir una época continuada de frío, es mejor protegerla.

5. El abonado, solo en los meses de calor

Los meses de altas temperaturas y sol son los de mayor crecimiento del cactus alfileres de Eva. Por eso, no solo hemos de ser vigilantes en lo que respecta al riego. También es importante ayudar a nuestra planta a crecer y estar convenientemente nutrida.

Abono para cactus Verdecora
Una dosis regular de abono ayudará al cactus alfileres de Eva crecer en condiciones. Hazte con él aquí

 

Para ello, lo ideal es aplicar un abono para cactus desde el comienzo de la primavera hasta el final del verano.

No hacemos un capítulo aparte sobre plagas porque el cactus alfileres de Eva es tan sumamente robusto que no suele verse aquejada por ninguna. Eso sí: ojo a las babosas y caracoles porque la Austrocylindropuntia subulata es uno de sus oscuros objetos de deseo.

Y, sabiendo cómo se cultiva el cactus alfileres de Eva, solo queda pendiente una cosa más: hacerle un hueco en nuestro jardín o nuestras macetas.

No nos arrepentiremos de disfrutar de esta belleza desértica que, curiosamente, es intensamente verde.