Cómo regar suculentas correctamente

Cómo regar las suculentas correctamente

Es uno de los aspectos de cultivo más delicados de este tipo de plantas. Saber cómo regar suculentas correctamente no es una tarea menor. En realidad, podemos considerar que es la labor más importante de su cultivo ya que es, en realidad, la única que puede comprometer su bienestar. Comprenderlo pasa por recordar un aspecto importante de todas estas plantas. El aspecto carnoso de sus hojas o tallos no es más que la muestra visible de que son auténticas reservas de agua. Por sus orígenes, son plantas acostumbradas a la sequía. Y, por lo mismo, han desarrollado un mecanismo natural de almacenaje de agua para poder sobrevivir.

En líneas generales, hablamos de unas plantas sumamente rústicas y resistentes. No solo no suelen tener ataques de plagas sino que, además, su cultivo no entraña ninguna dificultad. Solo hay una excepción: lo referente al riego. Un aspecto, su exceso, que suele ser la principal causa de muerte de estas plantas. Así que, solo por eso, bien merece la pena tomarse cierto tiempo para saber cómo regar suculentas.

Por eso y para disfrutar de ellas durante mucho tiempo, cómo regar suculentas merece tomarse su tiempo. Y, por su importancia, queremos ayudarte a que sepas cómo hacerlo correctamente.

ACCESORIOS IMPRESCINDIBLES PARA EL CORRECTO REGADO DE LAS SUCULENTAS

Empecemos por romper algunos de los mitos del cultivo de estas plantas que afectan directamente a cómo regar suculentas. Y es que, habitualmente, confundimos la rusticidad de estas plantas con poder tenerlas de cualquier forma. Como decíamos antes, el riego es el aspecto más delicado de los cuidados de las plantas suculentas. Pero no solamente la cantidad de agua o la asiduidad con la que reguemos. También es igual de importante el cómo lo hagamos o, incluso, el cómo esté plantada nuestra planta.

Consideraciones para saber cómo regar suculentas

 

Es importante comprender un aspecto. Las suculentas, sobre todo las plantas jóvenes, tienen raíces de poca profundidad. Éstas, al contacto con el agua, tienden a absorber la máxima cantidad posible. Un comportamiento lógico, dado que proceden de zonas desérticas. Sin embargo, esta capacidad de retención de agua es un arma de doble filo. Si se encuentran expuestas a demasiada agua, su mecanismo de absorción tratará de almacenarla igualmente. Y el exceso de agua sobrante lo único que hará será pudrir sus raíces.

Teniendo en cuenta todo esto, veamos algunos puntos importantes a la hora de cultivar nuestras suculentas. Unos que afectan, directamente, a la eficiencia de nuestro riego.

1. Un buen drenaje, el gran aliado de la salud de las suculentas

Hay una tendencia a cultivar suculentas en macetas o contenedores sin drenaje. Algo que, a pesar de que a nivel decorativo pueda funcionar, puede repercutir en negativo en el bienestar de estas plantas. Tenerlas en este tipo de recipientes es posible, sin duda. Pero hacerlo supone varias cosas, y un trabajo extra. Por un lado, crearles una buena capa inferior con marmolina o un árido ligero y decorativo que ayude a mantener el agua sobrante de riego alejado de las raíces. Por otro, regar con ¡todavía! más cautela.

Marmolina blanca
Una capa inferior de marmolina nos permitirá cultivar suculentas en contenedores sin drenaje. Consíguela aquí

 

Así que, dejando a un lado estas macetas decorativas, lo ideal es proveer a nuestras suculentas de un buen drenaje. Es más: perdámosle el miedo a que nuestra maceta tenga agujeros. En realidad, cuantos más tenga mejor.

2. Un sustrato específico, fundamental a la hora de cómo regar suculentas

Aunque podamos creer que los sustratos son solo tierra ¡nada más lejos de la realidad! Los distintos tipos de sustratos están diseñados para cubrir las necesidades nutricionales y de humedad de los distintos tipos de plantas. Y, a la hora de saber cómo regar suculentas correctamente, hay un punto de partida básico: el sustrato.

Sustrato para suculentas y cactus Verdecora
Tan importante como saber cómo regar suculentas es elegir el sustrato adecuado. Descubre las características del nuestro

 

Usar un sustrato de cactus y suculentas es aportar por su bienestar. No hablamos de una tierra sin más. Hablamos de una tierra mezclada con arena que facilita la evacuación del agua sobrante de riego.

3. Una maceta de barro, vital para ellas

Hemos hablado mucho de los tipos de macetas y cuáles son más recomendables para cada tipo de planta. En el caso de las suculentas, no cabe duda: el barro es la mejor opción. Y la razón sencilla: permite que las suculentas respiren e, incluso, favorecen la evaporación del agua sobrante de riego.

Maceta de barro rojo
Para cultivar tus suculentas, opta por macetas de barro. Échale un ojo a nuestros modelos y formatos

 

Es más: si eres de esas personas que riega indiscriminadamente y sin atender mucho a las pautas de cada planta, el barro es tu mejor amigo. En este caso y aunque no cumplas las pautas de cómo regar suculentas, estas macetas te ayudarán a no matar a tus plantas.

4. Un riego en forma de lluvia

Si crees que tirar de pulverizador es cómo regar suculentas correctamente, te equivocas. Ni es útil para humedecer hojas y tallos, ni mucho menos para empapar el sustrato. El mejor modo de regar suculentas es con una regadera o, en su defecto, con una manguera que tenga la opción de simular el agua de lluvia.

El único uso que haremos de un pulverizador será con suculentas que estemos propagando. Unos proyectos de plantas a los que, incluso, podemos rociar cada día.

CÓMO REGAR SUCULENTAS: 2 IDEAS BÁSICAS

Cumplir estas cuatro consideraciones que acabamos de ver es, ¡sin duda!, estar en el buen camino. Así que ya es momento de saber cómo regar suculentas correctamente. Algo mucho más sencillo de lo que parece, y para lo que solo debemos contemplar dos puntos: cómo regarlas correctamente y, lo más importante, cuándo hacerlo.

1. Cómo regar suculentas para hacerlo bien

Vayamos a la parte práctica. Cómo regar suculentas pasa por empapar en condiciones el sustrato en el que estén plantadas. Nada de andarnos con medias tintas: has leído bien, empapar. Solo así las raíces de la planta podrán hidratarse y rellenar sus reservas.

Añadido y como decíamos, lo ideal es que nuestro riego simule la lluvia. Así que no tengas miedo de mojar las hojas ni los tallos. Es más: en los meses de calor, incluso lo agradecerán.

Cuánto y cómo regar suculentas

2. Cada cuánto regar suculentas

Otra pregunta habitual, que tiene una respuesta sencilla: cuando el sustrato esté completamente seco. E insistimos: completamente seco. Hay que entender que esa sequía es positiva para estas plantas. Solo durante ella, las suculentas comienzan a formar raíces nuevas y de buena envergadura. ¿Cuál es el motivo? Que, cuando vuelva a haber agua disponible, la planta pueda absorber más cantidad. Por eso, no tengas miedo de espaciar los riegos. Hacerlo permitirá a la planta crecer bajo tierra.

Dado que la sequía del sustrato depende de muchas cosas, no existe una pauta exacta de riego. Pero, por si sirve de orientación, lo habitual es un riego a la semana en verano y uno cada tres en los meses sin calor.

¡Y listo! Con estos pequeños consejos, cómo regar suculentas se convierte en algo sencillo. La mejor manera de poder disfrutar de estas maravillosas plantas durante mucho, mucho tiempo.