Cuidados de la alocasia polly, la oreja de elefante mini

Cuidados de la alocasia polly

Hay pocas planta de interior que llamen tanto la atención como esta representante de las alocasias. Una que conjuga dos atractivos que hacen de ella una de las favoritas. Por un lado, la increíble belleza de sus hojas intensamente verdes en las que resaltan nervios intensamente blancos. Por otro lado, no cabe duda de que los cuidados de la alocasia polly también ponen su granito de arena para que sea tan popular. Y es que, a diferencia de otras de su misma familia, su cultivo es mucho menos exigente. Un detalle que permite que sea una planta asumible tanto para novatos de la jardinería como para quienes ya tienen experiencia.

Los cuidados de la alocasia polly responden, en gran medida, a sus orígenes tropicales. Hablamos de una especie vegetal oriunda del centro y sur de América. Algo que ya nos da una pista de cuáles pueden ser sus necesidades. Y no solo eso. Conocer este detalle descarta por completo tratar de cultivar esta oreja de elefante mini en exterior. En climas muy cálidos, sí es viable. Sin embargo, en la gran mayoría de nuestro país no prosperará ya que es sensible al frío. Y este término, frío, es sumamente relativo cuando hablamos de plantas tropicales.

Antes de continuar con los cuidados de la alocasia polly, hemos de saber algo. Lo de llamarla oreja de elefante mini no es casual sino que responde, en realidad, a su tamaño. Si bien la planta oreja de elefante llega a medir más de metro y medio, no podemos esperar lo mismo de esta variedad. Su porte máximo no suele superar los 50 centímetros y, realmente, es parte de su atractivo. Porque, lejos de ser un inconveniente, puede ser aliado de casas de pequeño tamaño que busquen plantas de gran impacto.

7  SENCILLOS CUIDADOS DE LA ALOCASIA POLLY

Como decíamos, los cuidados de la alocasia polly no entrañan una gran dificultad. En realidad, que esta planta prospere pasa por comprender que procede de climas cálidos y con una humedad determinada. Dos factores que incidirán directamente no solo en su bienestar y en su crecimiento. También serán decisivos para que mantenga el espectacular colorido de sus hojas aflechadas. Un buen motivo para cumplir con los cuidados de la alocasia polly y disfrutar durante mucho tiempo de su belleza. Y decimos mucho tiempo porque, bien cultivada, es una planta perenne muy longeva.

Así que y con vistas a que nos acompañe mucho tiempo, veamos en detalle los cuidados de la alocasia polly. Una de esas plantas de interior capaces de hacer que no puedas dejar de mirarla.

1. Mucha luz, un imprescindible en los cuidados de la alocasia polly

Es, probablemente, la mayor exigencia y uno de los cuidados de la alocasia polly que no podemos dejar de lado. Para poder mantener su porte, demanda mucha luminosidad. Pero no confundamos esto con sol directo ya que éste es, precisamente, nocivo para sus hojas.

Si la exponemos a la luz solar, sus hojas se quemarán. Y si no recibe la cantidad de luminosidad que demanda, nos lo hará saber haciendo caer sus tallos.

Consejos y cuidados de la alocasia polly
Los cuidados de la alocasia polly son tan sencillos que es imposible no disfrutar de esta preciosa planta. Consíguela aquí en nuestra tienda online

2. Riego abundante en los meses de calor

Dado que es una planta tropical, la alocasia polly demanda una buena pauta de riego en los meses de sol. Lo ideal es que, durante la primavera y el verano, mantengamos húmedo el sustrato. Pero ojo: húmedo, no empapado. No es amiga de los encharcamientos. Esta pauta de riego abundante cambia radicalmente con la llegada del invierno. Una época en la que lo ideal es espaciar los riegos, ya que la planta estará en un periodo latente.

Y tan importante como regar acertadamente en cantidad es hacerlo con el agua ideal. La alocasia polly no tolera las aguas duras. De hecho, nos hará saber que la nuestra lo es haciendo que aparezcan manchas marrones en sus hojas.

3. Humedad ambiental, un aspecto clave para ella

Es tropical y, con eso, ya lo hemos dicho todo. Por eso, entre los cuidados de la alocasia polly no puede faltar proporcionarle una humedad ambiental alta. Podemos lograrlo utilizando el método más antiguo del mundo: pulverizar sus hojas. Pero, para olvidadizos, hay uno todavía más efectivo y sencillo. Nos referimos a crearle un ambiente húmedo constante a su alrededor. Algo que podemos conseguir colocando un plato con agua ligeramente mayor a la maceta debajo de ésta que esté ¡siempre! separado de su base. De esta forma, nuestra planta tendrá ese ambiente húmedo que demanda pero el agua no entrará en contacto con las raíces.

Abono hidratante para plantas verdes Verdecora
El uso de un abono hidratante para plantas verdes nos permitirá dar humedad y nutrientes a nuestra planta. Descubre sus características

 

Al hilo de esto, otro aspecto fundamental que tenemos que contemplar: un buen drenaje. A pesar de proceder de zonas pantanosas, no le sientan nada bien ni el exceso de agua en las raíces ni el agua estancada.

4. Trasplante solo en primavera

Si cumplimos con los cuidados de la alocasia polly, ella nos recompensará con un buen crecimiento. Podremos detectarlo porque las raíces comenzarán a asomar por los agujeros de drenaje. De ser así, tendremos que esperar a la llegada de la primavera para trasplantarla. Un momento en el que la planta despierta de su letargo vegetativo, y estará preparada para el cambio de maceta.

Sustrato para plantas verdes Verdecora
Debemos contemplar el sustrato como parte de los cuidados de la alocasia polly. Conoce las características de éste para plantas verdes

 

Tan importante como cambiarla a macetas ligeramente mayores es que usemos el sustrato adecuado. Lo ideal es que, en esta renovación, utilicemos un sustrato para plantas verdes. Y este apunte no es casual. Los distintos tipos de sustratos para plantas están pensados para darle a cada planta lo que necesita. Y, en el caso de las plantas verdes, demandan minerales y otros componentes que las ayudarán a mantener su increíble coloración.

5. Temperatura cálida, otro punto vital en los cuidados de la alocasia polly

Ya lo decíamos antes: es una planta friolera. Tanto que, por debajo de 10 grados, su capacidad de supervivencia es prácticamente nula. Una razón de peso para que tratemos de tenerla siempre entre los 20 y 25 grados. Y, como mucho, no permitir que esté expuesta por debajo de los 15 grados.

6. Abonado regular en época de crecimiento

Y, a pesar de que cumplir los cuidados de la alocasia polly nos permitirá verla crecer, está claro que necesitará una ayuda extra. Nos referimos a una dosis regular de fertilizante que permita a la planta tomar impulso para desarrollarse.

Abono líquido para plantas verdes Verdecora
Una dosis regular de abono para plantas verdes ayudará a nuestra planta a crecer en primavera. Échale un vistazo a este marca Verdecora

 

Esta tarea tendremos que dejarla únicamente para los meses de crecimiento de la planta. O, dicho de otro modo, para la primavera y parte del verano. Una época en la que lo recomendable es aplicar una dosis de fertilizante líquido para plantas verdes cada 15 días. Es más: si nuestra planta ha perdido las hojas durante el invierno, la aplicación de abono le permitirá repoblarse de una manera saludable y mucho más rápida.

 

7. Hojas limpias, planta sana

Por increíble que nos parezca, sí: es uno de los cuidados de la alocasia polly que influyen en su bienestar. Mantener sus hojas limpias permite a la planta hacer correctamente la fotosíntesis. Y, por tanto, mantener su salud. Así que nada como limpiarlas con un paño seco de manera regular o, en su defecto, con un limpiador específico para hojas.

Y ahora que conoces los cuidados de la alocasia polly ¿te vas a resistir a tenerla entre tus plantas?