7 consejos para cultivar plantas aromáticas en macetas

7 consejos para cultivar plantas aromáticas en macetas

Son las grandes imprescindibles para los amantes de los aromas y de la cocina. Y, muchas veces, renunciamos a tenerlas por no disponer de un jardín. Para quienes no dispongan de uno, cultivar plantas aromáticas en macetas es la solución perfecta. Una alternativa que nos permitirá, incluso si solo podemos disponer de un par de plantas, de disfrutar de sus auténticos sabores en nuestros platos. Para ello, no es necesario ni una gran extensión ni una terraza de grandes dimensiones. Basta con contar con un espacio en el que poder colocar algunos tiestos. Y, eso sí, elegir muy bien las plantas según las características de sol y temperatura del espacio.

La intención de hoy no es ver consejos para cultivar plantas aromáticas en casa. Está claro que hacerlo en interior conlleva sus particularidades, y que es fundamental conocerlas. Y, aunque podemos tenerlas en la cocina o cualquier otra estancia, es infinitamente mejor cultivarlas en exterior. Nuevamente y acotando todavía más el tema, el cultivo de plantas aromáticas en macetas sigue sus propias normas. Algo lógico ya que, al tratarse de un espacio reducido, hemos de contemplar ciertos aspectos que no tendríamos en cuenta en un huerto.

¡Pero que nadie se asuste! Cultivar plantas aromáticas en macetas no conlleva ninguna dificultad añadida. Tan solo implica conocer algunas pautas importantes que nos permitirán disfrutar plenamente de ellas.

PAUTAS PARA CULTIVAR PLANTAS AROMÁTICAS EN MACETAS

Como decíamos, cultivar plantas aromáticas en macetas no es complicado. Pero hay que contemplar que sacar adelante este tipo de plantas sí cuenta con ciertas necesidades que hemos de cumplir a rajatabla. Y es que, a pesar de no ser especialmente complicadas, las plantas aromáticas tienen su propio código de cuidados. Unos que inciden no solo en el bienestar de la planta sino, sobre todo, en que puedan desplegar su abanico de aromas y perfumes característicos.

Por eso, antes de plantearnos el cultivo de plantas aromáticas en macetas, es importante tener en cuenta algunos factores claves para su éxito.

1. La elección del contenedor, fundamental

En muchas ocasiones, cometemos el error de juzgar una planta cuando nos la llevamos a casa. Dado que suelen ser plantones, creemos que no es necesario que cuenten con una gran maceta. Y sí, sin duda es un error. En líneas generales, las plantas aromáticas se caracterizan por contar con un buen crecimiento cuando están en las condiciones idóneas. Y algunas de ellas, como la lavanda, demandan además un buen espacio para poder crecer en condiciones.

Jardinera de barro para cultivar plantas aromáticas en macetas
Una jardinera puede ser la opción perfecta para cultivar plantas aromáticas en macetas. Conoce sus características en nuestra tienda online Verdecora

 

La elección del tamaño de la maceta tampoco debe hacerse a la ligera. Es decir: en esto no sirve eso de “burro grande, ande o no ande”. El mayor inconveniente de elegir una maceta demasiado pequeña es que suelen impedir la correcta evacuación del agua. Y, en el caso de optar por una demasiado grande y según el tipo de planta aromática, puede frustrarnos el hecho de no verla crecer a buen ritmo.

Entonces ¿cómo elegir el tamaño ideal? De forma sencilla. Si se trata de plantas aromáticas de una sola estación, podemos optar por una maceta de entre 10 y 15 centímetros de profundidad. Para el caso de hierbas perennes, siempre es preferible optar por macetas con una capacidad a partir de los tres litros.

Y eso sí: siempre e independientemente del tamaño, que cuenten con un buen drenaje. Un aspecto clave para el correcto cultivo de las plantas aromáticas en macetas o en cualquier otro espacio.

2. El sustrato, importantísimo para cultivar correctamente plantas aromáticas en macetas

Cultivar plantas aromáticas en macetas pasa por ofrecerles un buen suelo. Y no nos referimos únicamente a su calidad sino, sobre todo, a los nutrientes que lo compongan. Para poder crecer correctamente y contar con sus aromas, estas plantas demandan un sustrato ligero, rico en nutrientes y que, además, facilite el drenaje. Por eso, lo ideal es hacer nuestra propia mezcla para ellas.

Perlita Verdecora
Una parte de perlita en el sustrato es fundamental para cultivar plantas aromáticas en macetas. Conoce sus beneficios aquí

 

¿Cómo? Con sustrato universal, compost y perlita. Un trío de ases para favorecer la nutrición y la evacuación del agua sobrante sin perder la humedad de la tierra.

3. La ubicación, vital para el desarrollo de las plantas

Una de las necesidades imperiosas de estas plantas es la luz. Por eso, incluso antes de plantearnos los cuidados de las plantas aromáticas, hemos de ver si podemos darles lo que necesitan. Para cultivarlas correctamente, demandan al menos seis horas diarias de luz. No decimos sol porque, según el tipo de planta, pueden demandar semisombra o plena exposición. Pero, sea como sea aquella que queramos tener, este factor no nos lo podemos saltar. Si nuestra terraza o balcón no dispone de esa intensidad lumínica, no podremos sacarlas adelante.

4. ¿Semilla, plantón o planta? El eterno dilema

¡Y tanto que lo es! Pero no solo en lo que respecta a cultivar plantas aromáticas en macetas sino en todo tipo de plantas. Está claro que un plantón o una planta adulta nos aportarán algo muy necesario para impacientes: inmediatez. Pero si queremos cultivar la paciencia o ponerla a prueba, nada como apostar por las semillas de aromáticas. Una oportunidad de ver crecer, desde cero, nuestra planta y poder cuidarla durante su crecimiento.

Tomillo ecológico
Optar por una planta crecida es disfrutar de forma inmediata de nuestras plantas aromáticas en macetas. Consigue este tomillo ecológico aquí

 

Eso sí: si optamos por esta opción, hay que tener en cuenta que muchas de las plantas aromáticas se plantan siguiendo la misma pauta del semillero. O, dicho de otra forma: que tendremos que trasplantarlas cuando alcancen un tamaño de entre dos y tres centímetros.

5. El riego de las plantas aromáticas en macetas, constante y comedido

Uno de los cuidados imprescindibles de las plantas aromáticas en macetas pero, también, en cualquier otro lugar de plantado. En líneas generales, estas plantas demandan un riego periódico. Pero no confundamos esto con pasarnos de la raya. Un exceso de agua puede pudrir sus raíces y estropear la planta. Y tan malo como eso es que, por no estar pendientes del riego, veamos nuestra planta estropearse en un tiempo récord.

Por eso hay que conocer más a fondo el tipo de planta aromática que plantamos. Porque de la misma manera que algunas cuentan con una demanda alta de agua y una tolerancia baja a la sequía, como la albahaca; hay otras que funcionan a la inversa, como el orégano.

Además de esto, un consejo. Si nos preguntamos cuándo volver a regar, guiémonos por el sustrato. Siempre es importante que la superficie esté seca antes de volver a hacerlo. Una auténtica guía de si nuestras plantas necesitan o no agua.

6. El abonado, una tarea para tener mucho tiento

Tendemos a creer que cultivar plantas aromáticas en macetas con éxito pasa por utilizar fertilizantes. Y la verdad es que no podemos estar más equivocados. Hablamos de unas plantas que, en líneas generales, no solo no los necesitan sino que, además, pueden ser perjudiciales para su bienestar. Por eso es aconsejable, cada seis meses, una dosis pequeña de humus de lombriz. Gracias a él, podremos aportarle nutrientes al suelo sin comprometer la salud de nuestra planta.

Humus de lombriz Verdecora
Dos dosis al año de humus de lombriz serán suficientes para disfrutar de nuestras plantas aromáticas en macetas. Descubre aquí su composición

7. La poda de las plantas aromáticas en macetas, una forma de ayudarlas a crecer ¡y a oler!

Una de las principales razones para tener plantas aromáticas en macetas es su increíble perfume. Y lograrlo no solo pasa por seguir al pie de la letra los cuidados que acabamos de ver. No: hay una tarea que se convierte en fundamental para ello, y no es otra que la poda. Gracias a ella, podremos aumentar el volumen de la planta y, por tanto, su perfume. Por eso, es interesante cortar los brotes laterales de los tallos principales. De esta manera, la planta crecerá en volumen en lugar de en altura.

Además de esto, hay otra práctica recomendaba. Una que suele gustar menos, ya que supone sacrificar la floración en pro del aroma. Y es que, si podamos las flores cuando estén brotando, nuestra planta se concentrará como alternativa en hacer crecer sus hojas.

Y, ahora que has descubierto lo sencillo que es, ¿te animas a tener tus plantas aromáticas en macetas? ¡No te arrepentirás de hacerlo!