Diez consejos para cultivar aromáticas en casa

Consejos para cultivar plantas aromáticas en casa

Las plantas aromáticas son una de las variedades más demandadas por los amantes de la jardinería pero, también, por los de la cocina. Y es que hay pocos platos que se resistan a estar condimentados con sabores auténticos, de la misma manera que hay pocas personas que se resistan a tener estas fuentes de perfumes naturales.

Sea cual sea el motivo de cultivar plantas aromáticas en casa, lo cierto es que poder disfrutar de ellas recién cortadas de la propia planta es una garantía de frescura a la que resulta difícil decir que no.

Sin embargo, para poder cultivarlas correctamente es importante tener en cuenta algunos factores decisivos. Porque si bien es cierto que se dan con pocos cuidados, sí es importante contemplarlos para poder cultivar plantas aromáticas en casa con éxito.

CONSEJOS PARA CULTIVAR PLANTAS AROMÁTICAS CON ÉXITO

Aunque el cultivo de plantas aromáticas varía si decidimos tenerlas dentro de casa o en un huerto urbano, hoy vamos a repasar algunos aspectos importantes para que tanto en interior como en exterior podamos disfrutar de ellas con la salud que necesitan para prosperar correctamente.

1. Elegir el lugar más adecuado para ellas

Aunque es importante tener en cuenta las necesidades específicas de cada variedad, lo cierto es que en líneas generales las plantas aromáticas comparten algo en común: su alta demanda de luz. Algo absolutamente vital para ellas y que será decisivo a la hora de decidir dónde plantarlas. Así, tendremos que elegir un lugar en el que nuestras plantas aromáticas cuenten con entre 5 y 6 horas diarias de luz.

Consejos para cultivar aromáticas en casa

2. Un buen drenaje, clave

Las plantas aromáticas son amantes del riego regular pero controlado. Sin embargo, un exceso de agua en sus raíces es un auténtico enemigo de su bienestar. Un motivo con peso para que velemos por un buen drenaje de las macetas o lugar de plantado, contemplando no solo que las macetas (en caso de tenerlas en estos recipientes) tengan los agujeros adecuados sino que, además, cuenten con una capa en la base que ayude a eliminar todavía mejor el agua excesiva.

3. Sustrato rico y permeable

Dado lo que acabamos de comentar, las plantas aromáticas requerirán un sustrato que sea permeable y que ponga su granito de tierra en la eliminación del agua sobrante. Por otro lado y dado el carácter de este tipo de plantas, sus requerimientos de nutrientes son muy específicos (por lo que lo ideal es decantarse por un sustrato de aromáticas, que cumplirá con ambas necesidades).

4. El recipiente, vital para el lugar de cultivo

Si vamos a cultivar las plantas en exterior, lo ideal es decantarnos por una mesa de cultivo (un lugar fantástico para poder disfrutar de ellas, ya que contaremos con el espacio que necesitan) o, en su defecto, de macetas de barro de buen tamaño según el tipo de planta aromática.

Visita este mini huerto aquí en nuestra tienda online
Visita este mini huerto aquí en nuestra tienda online

 

Las macetas colgantes también son una opción perfecta cuando no tenemos mucho espacio disponible. Una opción que podemos contemplar tanto en exterior como en interior (donde una opción perfecta son los jardines verticales, que nos ayudarán a optimizar el espacio, o los mini garden como estos).

5. Proteger del frío

A pesar de que algunas plantas aromáticas (sobre todo las de carácter leñoso) son fuertes, lo cierto es que la gran mayoría de ellas no toleran bien el frío y, mucho menos, las heladas. Una razón de peso para que, durante los meses de invierno y comienzo de primavera, protejamos las plantas aromáticas del frío (ya sea mediante mantas de jardinería o en invernaderos; o, en el caso del cultivo en interiores, manteniéndolas a salvo del exterior).

6. Separar las anuales de las bianuales y perennes

Una vez que decidamos qué plantas aromáticas cultivar en casa, tendremos que contemplar cuáles son sus ciclos vitales antes de plantarlas. Mientras algunas son perennes, otras tienen ciclos más breves (anuales o bianuales) y éstos determinan en gran medida su agrupación a la hora de plantar. Al plantarlas con esta pauta, podremos tanto resguardarlas del frío si procede como trasplantarlas o podarlas sin lugar a error.

Otro método de planificación de cultivo muy útil es agrupar las plantas aromáticas por exigencias de riego.

7. Elegir las plantas adecuadas según el espacio de cultivo

Cuando decimos esto, no nos referimos tanto al dónde las plantemos sino, más bien, a qué nos ofrece para las plantas el lugar en el que lo hacemos. Si vamos a cultivar nuestras aromáticas en interior, tendremos que decantarnos por especies más resistentes y que admiten crecer en estos ambientes.

Consejos para cultivar aromáticas en casa

 

Así lo ideal son plantas como el cebollino, la menta, el perejil o el cilantro. En exterior, las restricciones de cultivo son menores si bien (tanto dentro como fuera) hemos de prestarle especial atención a una planta aromática: la albahaca (más delicada por sus necesidades de temperatura y sol pero que, con los cuidados adecuados, puede cultivarse sin problemas).

8. Podar para ayudar a crecer

Si bien es importante conocer cada planta, las aromáticas anuales requerirán una poda al final de la temporada (o, lo que es lo mismo, cuando acabe la floración). Así y eliminando las flores marchitas, estaremos ayudando a la planta a revitalizarse y a crecer con más fuerza la siguiente temporada.

9. Combinar plantones con semillas

Aunque los plantones de culinarias y aromáticas nos ofrecen desde el principio la oportunidad de disfrutar de las plantas, lo ideal es que combinemos este tipo de plantación con el de semillas. De esta manera, podemos optar por tener en plantones las plantas perennes (que tienen un crecimiento más lento) mientras que para anuales y bianuales lo ideal es decantarnos por semillas (que no tardarán en crecer y, además, lo harán aclimatándose desde el principio al lugar de plantación).

Visita este producto aquí en nuestra tienda online
Visita este producto aquí en nuestra tienda online

 

En caso de que el momento de plantación de una determinada planta sea frío, lo ideal es ganar tiempo utilizando un germinador de semillas de aromáticas (que nos permitirá sacar adelante los primeros brotes antes de trasplantar).

10. Recolectar para ayudar a crecer

Y, aunque pueda resultar peculiar, lo cierto es que cosechar (¡sin esquilmar la planta!) será un fantástico motor para que la planta continúe su crecimiento. Así que es importante que nos sirvamos de alguna ramita de nuestras plantas aromáticas de vez en cuando (ya sea para cocinar, para disfrutar de su aroma o para elaboraciones medicinales, como un té) para ayudarlas a crecer con más fuerza y ganas.

 

Visita aquí nuestra variedad de plantas aromáticas que puedes disfrutar> Aromáticas y culinarias
Si prefieres semillas, descúbrelas aquí> Semillas Aromáticas