10 alimentos prohibidos para perros

Alimentos prohibidos y peligrosos para tu perro

Seguro que, en alguna ocasión, te has rendido a su lastimera mirada suplicante de comida “de humanos”. Un gesto muy propio de los dueños que, sin embargo, puede ser sumamente negativo en la alimentación de nuestro perro. Y es que muchos de los alimentos que creemos son absolutamente inofensivos (porque lo son para nosotros) pueden ser tóxicos e, incluso, provocar un serio problema de salud en nuestro perro.

Por eso y más allá de velar porque cada perro tenga la alimentación más adecuada según su edad y características, es importante no solo no sucumbir a sus chantajes emocionales (acompañados de muchos pestañeos) por su propio bienestar.

Y lo que es más importante incluso: identificar aquellos alimentos que pueden generarles un problema de salud. Una manera sencilla de cuidar de su salud y de evitarnos alguna que otra visita (de urgencia) al veterinario.

10 ALIMENTOS TÓXICOS PARA PERROS

Aunque existen más alimentos prohibidos para un perro, es cierto que este decálogo condensa los errores más comunes de los dueños a la hora de darle esos pequeños caprichos a nuestro can. Un gesto que debemos evitar (y más si ese alimento está en esta lista de diez) en la medida de lo posible, ciñéndonos a la alimentación específicamente diseñada para ellos (y si es de tipo natural, mucho mejor).

Así que pasemos revista a los alimentos más tóxicos para un perro con vistas no solo a evitarlos sino, también, a saber cómo reaccionar si en un despiste o por error los consume.

Chocolate

Alimentos tóxicos para el perro: chocolate

Ese oscuro objeto de deseo para muchos humanos es, sin duda, el alimento más tóxico de todos para un perro en cualquiera de sus versiones (ya sea en tableta, en yogurt o en una magdalena). Es importante saber que el cacao contiene (desde su semilla, por lo que está presente en cualquiera de sus derivados) una toxina llamada teobromina.

Los síntomas habituales en un perro tras comer chocolate suelen ser vómitos, deshidratación e incluso dolor. Lo más recomendable, si detectamos que nuestro perro lo ha comido, es acudir inmediatamente al veterinario para frenar la intoxicación.

Leche

Al igual que sucede con la mayoría de animales adultos del reino animal, el perro suele ser intolerante a la lactosa (algo que comparte con los gatos). Esto se debe a que el perro en edad adulta carece de la enzima necesaria para procesarla, y su ingestión puede provocarle diarreas, vómitos y dolencias gastrointestinales. Aunque su consumo no es tan peligroso como lo es el chocolate, sí es cierto que si se hace de manera reiterada puede ser un enemigo de su salud.

Queso

Alimentos prohibidos para el perro: queso

Y si la leche causa estragos en los perros, no lo hace menos el queso. Un alimento que, además, en líneas generales les encanta y que debemos desterrar de su dieta si queremos cuidar de su bienestar. Tengamos en cuenta que no solo no pueden procesar los azúcares de la lactosa sino que, además, su ingestión de manera regular no solo causa problemas intestinales sino que, también, puede derivar en una pancreatitis (sumamente dolorosa y peligrosa para su salud).

Cebolla

Muy habitual en nuestra cocina, y de ahí que esa costumbre de darle a veces comida humana sea nocivo para un perro. La cebolla contiene tiosulfato, un tipo de sal que no puede procesar correctamente el organismo canino y que puede derivar en anemia (ya que su efecto en perros es destruir los glóbulos rojos). Si se consume en gran cantidad o de manera continuada, podemos estar provocándole un daño muy serio a nuestro perro.

Ajo

Dado que es de la familia de la cebolla, su efecto en un perro es muy similar con una diferencia: cuanto más fuerte sea el ajo, más tóxico será para él. Esto destierra esa creencia popular de que darle un ajo a nuestro perro es un buen antiparasitario (¡desterremos la idea que para eso están los collares y pipetas!). Al igual que la cebolla, no tiene un efecto inmediato en la salud de nuestro perro pero sí a medio plazo (pudiendo, incluso, causarle una insuficiencia renal).

Uvas

Alimentos tóxicos para un perro: uvas

Curiosamente, les encantan… y aunque a día de hoy la ciencia no sabe explicar cuál es el compuesto natural presente en ellas que ataca la salud del perro, lo cierto es que su nivel de toxicidad es altísimo. Según algunos expertos, tan solo 6 uvas son suficientes para causar un grave cuadro veterinario en nuestro animal.

Dulces, azúcar y edulcorante

Otro oscuro objeto de deseo para ellos con consecuencias serias a medio plazo. No solo ayudan a la aparición de caries, diabetes o sobrepeso sino que, en el caso particular los edulcorantes como el xilitol, pueden causar un grave cuadro de envenenamiento en un perro. Así que ¡nada de darle un pequeño capricho con una galleta humana! Hay esta enorme gama de chucherías para perros que les sabrán igual de ricas y que no tendrán efectos secundarios en su salud.

Huesos

Otro mito que debemos romper. No, a pesar de lo que se cree los huesos no son precisamente saludables para un perro especialmente cuando se trata de huesos pequeños o cocinados. Su ingestión no solo puede provocar un problema respiratorio o digestivo (algo que incluye que provoquen úlceras sangrantes o perforaciones pulmonares y estomacales), sino que además tampoco ayuda (como se creía) al correcto desarrollo de sus dientes. Apuesta por huesos de calcio, de piel (específicos para ellos) o de jamón como este de gran tamaño para evitar cualquier susto.

Setas

Alimentos prohibidos para perros: setas

Son uno de los frutos propios del otoño y, en muchas ocasiones, son muchos quienes (gracias a estos kits) las cultivan en casa. Pues bien: a pesar de que los humanos podamos ingerir setas que no sean peligrosas para nosotros, todas ellas cuentan con toxinas que son especialmente nocivas para los perros. En el grupo de las setas se incluyen los champiñones (que no dejan de ser un hongo), y es importante evitarlas en la dieta de nuestro perro ya que pueden provocar diarreas, vómitos y problemas intestinales.

Manzanas, ciruelas y otras frutas con semillas

Dejemos claro que la fruta es un buen alimento en la dieta de un perro. Sin embargo, es importante saber que siempre tendremos que evitar que coma la parte correspondiente a las semillas. No solo porque, por ejemplo, las de la manzana (y el corazón que las envuelve) tienen pequeñas dosis de arsénico (tóxico para ellos) sino, también, porque, las semillas pueden provocar obstrucciones intestinales.

Y con estas diez recomendaciones de alimentos prohibidos para el perro, tengamos algo claro: cuidar su alimentación es cuidar de su salud. Una razón de peso para que tratemos de que ésta sea lo más natural posible, de calidad y adecuada a su edad.

¡Una forma silenciosa y sencilla de velar por su bienestar y hacerle la vida más feliz!

Descubre nuestra gama de alimentación natural para perros y olvídate de preocuparte por lo que puede o no comer> Alimentación Natural Verdecora