Transporte de mascotas: qué saber según cada animal

Transporte de mascotas, qué saber

Con la llegada del verano, llegan también las tan ansiadas vacaciones estivales. Unas que, cada año, nos ponen en la tesitura no solo de viajar con nuestras mascotas sino, sobre todo, de hacerlo correctamente. El transporte de mascotas es una de las grandes preocupaciones de los dueños responsables. Algo lógico, ya que extremar la seguridad no es el único objetivo. Se le suma, además, otro aspecto fundamental: cumplir con las normativas vigentes al respecto.

Pero, además de estos dos aspectos, hay uno más a tener en cuenta en el transporte de mascotas: el propio animal. Decimos esto porque, en muchas ocasiones, los traslados o cambios de lugar son un motivo de estrés. Algo que también tenemos que contemplar como parte de nuestra preparación del viaje. De esta forma, no solo nosotros disfrutaremos de las vacaciones. También lo hará ese animal con el que compartimos nuestra vida. Y lo que es más importante: con las medidas adecuadas, ni él ni nosotros viviremos sobresaltos.

Así, veamos algunos consejos sobre el transporte de mascotas. Y, lo que es más importante, sepamos cómo viajar con cada tipo de animal.

 

TRANSPORTE DE MASCOTAS: 6 ESPECIES, 6 MANERAS DE VIAJAR

Aunque el mundo de los animales de compañía es amplísimo, hoy queremos ver en detalle cómo debe ser el transporte de mascotas en seis especies determinadas. Seis que, en mayor o menor medida, conviven con nosotros en muchos hogares.

Antes de entrar en pormenores sobre las características especiales del transporte de mascotas, dejemos algo claro. Hablemos del animal que hablemos, son imprescindibles dos aspectos. Por un lado, que nuestro animal esté al día de sus vacunas e, incluso, haga una revisión veterinaria previa al momento de salir de viaje. De esta manera, nos pondremos en ruta sabiendo que está en perfecto estado para afrontar un desplazamiento y todo lo que conlleva.

Reglamento del transporte de mascotas

 

Por otro lado, también es importante que metamos en la maleta su cartilla de vacunación y su documentación. Algo fundamental, sobre todo, para el transporte de mascotas más allá de nuestras fronteras; pero que tampoco está de más si nos quedamos en territorio español.

Además, y en caso de que nuestra mascota vaya a hacer un viaje internacional, es vital que le echemos un vistazo a la normativa que exige el país de destino. Dentro de la Unión Europea, nos bastará con el pasaporte de mascotas si viajamos con un perro, un gato o un hurón. Sin embargo, para países ajenos a ella hay reglas de cumplida revisión en fronteras que pueden suponer la diferencia entre disfrutar de las vacaciones o tener que dar media vuelta.

1. Viajar con perros y gatos, dos de los transportes de mascotas más habituales

Los aglutinamos porque el transporte de mascotas de estas dos especies guarda muchas similitudes a pesar de tener sus peculiaridades.

Transportin para perros
En el transporte de mascotas, es importante elegir un transportín correcto para que el trayecto sea cómodo. Conoce las características de este aquí

 

En ambos casos, podemos llevarlos tanto en un transportín de perro o un transportín de gato. Si lo llevamos dentro del coche, lo ideal es que viajen alojados en el espacio del suelo de detrás de los asientos delanteros. Algo que no se suele saber, ya que los solemos colocar sobre los asientos. Sin embargo, este espacio que comentamos es mucho más seguro.

Sin embargo, no todos los perros y gatos toleran bien el transportín. Es más: este suele ser un motivo de estrés añadido al propio viaje. Por eso, otra opción es llevarlos con un arnés sujetos al cinturón de seguridad. De esta manera, el perro o el gato se sienten más tranquilos al poder estar en contacto directo con sus dueños.

Feromonas Feliway para calmar al gato durante un viaje
Difusores de feromonas como este ayudarán a calmar el nerviosismo de nuestro gato. Descubre sus características en nuestra tienda online Verdecora

 

En el caso de los gatos, tenemos además un aliado para evitar el nerviosismo propio de estos animales. Hablamos de las feromonas de gatos. Unas auténticas aliadas para cualquier situación que pueda despertar estas sensaciones en nuestro animal. Introducir un gato nuevo en casa, un viaje o la aclimatación a un espacio nuevo, como puede ser el vacacional; son tareas mucho más sencillas si contamos con esta ayuda.

Colchón refrigerante para perros
Sin necesidad de corriente ni baterías, el colchón refrigerante ayudará a nuestro animal a viajar sin sustos. Descúbrelo aquí en nuestra tienda online

 

Por último, tanto en el caso del perro como del gato es importante cuidar de su hidratación durante el trayecto. Por eso, es recomendable no solo mantener una buena temperatura en el coche. Además, deberemos llevar un bebedero portátil y hacer paradas cada hora y media, máximo dos. Además, podemos valernos de un colchón refrigerante para evitar los golpes de calor en perros.

2. Viajar con conejos

Al igual que los gatos, los conejos son altamente sensibles a los cambios. Por su carácter, hemos de preparar el viaje con cierta antelación. De esta manera, evitaremos que empiece las vacaciones de sus dueños sufriendo.

Para evitarlo, lo ideal es que desde incluso un par de semanas antes dejemos el transportín para conejos en un lugar accesible para él para que pueda olisquearlo y familiarizarse con él. Es importante que elijamos un transportín específico para ellos, con acceso superior para poder sacarlo en un momento dado; y de un tamaño adecuado. En este aspecto, lo recomendable es que el conejo pueda recostarse o girar sobre sí mismo durante el viaje. Es más: es mejor evitar jaulas de gran tamaño para que no tengan la sensación de inseguridad durante el trayecto.

Heno para conejos
Ofrecerles un bocado en el espacio de transporte de mascotas es básico por si tienen apetito. Descubre aquí las características de este heno

 

Dentro del transportín, lo idóneo es colocar una toalla o una cama higiénica para roedores con vistas a evitar malos olores. Y sobre ella, algo de heno. Los conejos no suelen comer durante los viajes pero no está de más que, en un momento dado, puedan hacerlo. Por último, es imprescindible que tengan agua disponible en algún costado del transportín.

También tendremos que procurar que se hidrate antes de empezar el viaje, y controlar este tema durante el trayecto. Si el viaje dura más de dos horas y el conejo no bebe en ese tiempo, puede sufrir una deshidratación. Además, es fundamental que mantengamos el vehículo fresco.

Los conejos son mucho más sensibles al calor que los humanos, por lo que sufren las consecuencias de la temperatura con más facilidad que nosotros. Por eso, además de llevarlo bien sujeto sobre el asiento trasero o en el espacio del suelo, tendremos que observarle. Si detectamos una respiración forzada, las orejas calientes o languidez tendremos que sacarlo rápidamente del transportín y alojarlo en un lugar fresco en el que no haya sol. Lo ideal es que remojemos sus orejas con agua fresca, nunca fría, para ayudarle a regular la temperatura. Sin embargo, y antes de llegar a este momento crítico, un buen consejo para evitarlo es introducir dentro de la jaula una botella de agua congelada o, incluso, utilizar un colchón refrigerador como los de los perros.

3. Viajar con aves

Otra de las especies consideradas nerviosas en lo que a transporte de mascotas respecta. Las aves, con independencia de su tamaño o especie, tampoco gozan en exceso los trayectos. Sin embargo y según el animal, también pueden sufrir de ansiedad por separación, por lo que es importante que evaluemos cuál es la mejor solución en cada caso particular.

Para empezar, tendremos que llevarlos en un transportín específico para aves o en una jaula con buena estabilidad. Lo ideal es que, al igual que los perros pequeños o los gatos, anclemos este habitáculo en el espacio del suelo de los asientos traseros. También pueden ser transportados sobre el propio asiento, sujeto con el cinturón de seguridad.

Bebedero para aves
Un bebedero con agua fresca y buena fijación es fundamental para el transporte de aves. Conoce las características de este

 

Más allá de que tengan agua fresca a su disposición, tenemos que vigilar especialmente la temperatura. Nunca podrán estar en un espacio demasiado frío ni con calor excesivo.

Por último y dada la ansiedad que despierta un viaje en cualquier ave, no está de más hacer una visita a nuestro veterinario. Si nuestro animal está enfermo, el estrés del viaje puede disparar su dolencia.

4. Viajar con un hurón

El hurón tampoco está exento de nerviosismo cuando de transporte de mascotas hablamos. A pesar de que duermen durante buena parte del día, es altamente posible que no lo haga durante el viaje. Algo que podemos forzar instalándole una hamaca dentro del habitáculo del viaje.

Hamaca para hurones
Instalar una hamaca para hurones dentro del transportín le ayudará a relajarse. Cómprala online aquí

 

Respecto a esto, es importante decantarnos por un transportín de gatos rígido. Hacemos hincapié en este último aspecto, ya que será el que le dará seguridad y evitará que se pueda golpear durante el trayecto. Al igual que en otros animales que hemos visto con anterioridad, puede viajar en el espacio del suelo de los asientos de atrás o sujeto con el cinturón sobre el asiento.

Más allá de que tengan agua accesible durante el viaje, es fundamental que velemos por una correcta temperatura. Como decíamos antes de los conejos, los hurones también son sumamente sensibles al calor.

Por último, es fundamental que hagamos paradas en nuestro viaje y le permitamos salir. De esta manera, incluso si es dentro del vehículo, estaremos rebajando su ansiedad.

5. Viajar con un reptil

Cuando se trata de viajar con un reptil, los consejos de viaje se resumen rápido: es mejor evitarlo. Los reptiles son sumamente sensibles a los cambios de temperatura, por lo que ya sea en coche o en cualquier otro medio de transporte pueden enfermar como consecuencia del exceso o defecto de calor. Además, son una de las especies que más se estresan y a las que más factura les pasa el exceso de nervios.

Camaleón

Por estos motivos, y salvo en el caso de las tortugas, lo ideal es que viajemos sin ellas. Esto no significa que las dejemos sin supervisión. En realidad, tendremos que buscar un cuidador que se haga responsable de nuestro reptil en nuestra ausencia. Un cuidador al que no solo tendremos que dejarle una buena provisión de alimento vivo sino al que no está de más facilitarle el número de nuestro veterinario de exóticos por si tiene cualquier duda.

Y, como último consejo sobre el transporte de mascotas, un recordatorio: ningún animal puede quedarse dentro del coche con este parado, así sea un minuto, en los meses de verano. Y es que, aunque nos parezca que no pasa nada, puede ser mortal en ellos.

Una razón de peso para que evitemos empezar las vacaciones con un disgusto.

Y tú, ¿con qué animal viajas? Si tienes cualquier duda sobre el transporte de mascotas ¡cuéntanoslo!