Plagas de la hierbabuena y cómo combatirlas

Plagas de la hierbabuena y cómo combatirlas

Es una de las plantas aromáticas más populares, por su increíble aroma y múltiples usos. A pesar de que su cultivo es sencillo, hay un aspecto importante a conocer en detalle: las plagas de la hierbabuena. Unos incómodos visitantes que, de no estar atentos, pueden arruinar nuestra planta. Y es que, de la misma manera que los humanos se rinden ante los encantos de la hierbabuena, también lo hace un buen número de insectos, orugas y hongos. Un buen motivo para conocerlos en detalle y, sobre todo, combatirlos. Solo así podremos garantizar que nuestra planta continúe creciendo con bienestar.

Es curioso porque, a pesar de ser una planta rústica, las plagas de la hierbabuena son muy habituales. Su época estrella es desde el comienzo de la primavera hasta finalizado el verano. Un lapso de tiempo lógico, ya que el aumento de temperaturas ejerce de auténtico despertador de la naturaleza. Por su carácter, que puede llegar a ser devastador, es importante eliminar las plagas del jardín y, en este caso concreto, de esta planta según las detectemos.

A pesar de ser una planta fuerte, la salud de la hierbabuena se ve seriamente comprometida con la presencia de plagas. No solo puede detener su crecimiento o podemos contemplar cómo se estropean sus hojas. Además, algunas de estos molestos devoradores pueden llegar a matar nuestra planta. Así que, antes de que suceda, nada como frenarlas.

4 PLAGAS DE LA HIERBABUENA Y CÓMO PALIARLAS

Los aromas y aceites de las plantas aromáticas suelen funcionar como un auténtico imán para las plagas. Por eso y en el caso concreto de las plagas de la hierbabuena, muchas veces no podemos darle a las plantas culinarias el uso que nos gustaría. Nos referimos a hacer bebidas refrescantes para el verano o añadir sus hojas a distintas recetas. Está claro que utilizar insecticidas es incompatible con utilizar la planta con fines alimenticios. Pero, si nos valemos de insecticidas y fungicidas ecológicos, sí podremos disfrutar de sus aromas en nuestros platos.

Insecticida de tierra de diatomeas
Combatir las plagas de la hierbabuena de manera natural es sencillo con la tierra de diatomeas. Conoce a fondo sus características

 

Veamos, pues, en detalle las plagas de la hierbabuena y cómo se manifiestan. La mejor manera de saber identificarlas y poder erradicarlas.

1. El pulgón, una de las plagas de la hierbabuena más habituales

Es uno de los grandes enemigos del jardín en los meses de calor, y una de las plagas de la hierbabuena que conviene detectar a tiempo. Por su increíble capacidad de chupar la savia de esta planta, pueden colonizarla y arruinarla en poco tiempo.

Se puede detectar de manera sencilla examinando sus hojas. El pulgón es un insecto de pequeño tamaño, que puede ser verde pero que, sobre todo, se manifiesta en una coloración oscura. Colonizan toda la planta, por lo que es sencillo detectarlas. Y un truco: si nuestra hierbabuena tiene presencia de hormigas, seguramente habrá pulgón en ella. Las primeras actúan como aliados, protegiéndolo de su mayor depredador: la mariquita.

Cuando una plaga de pulgón ha avanzado por la planta, las hojas se presentan decaídas y sin coloración. Una señal de que no les llega la savia que necesitan, y hemos de eliminar la presencia de estos insectos.

2. La mosca blanca, otra molesta y voraz visitante

De apariencia inofensiva, la mosca blanca es un auténtico problema para cualquier planta. Su tamaño diminuto contrasta con su increíble capacidad de devorar la savia de las plantas. Pero su peligro no es, únicamente, que debiliten a la planta. Añadido, generan una melaza que provoca la aparición de hongos. Un buen motivo para tratar a estas plagas de la hierbabuena a tiempo si no queremos tener que solucionar dos problemas en lugar de uno.

Suelen ubicarse en el envés de las hojas. Que a nadie le engañe su pequeño tamaño. De detectarlas sobre las hojas o volando alrededor de la planta, es momento de ponerle remedio.

Plagas de la hierbabuena
¡Que las plagas de la hierbabuena no te quiten las ganas de disfrutar de esta increíble planta! Consigue la tuya en nuestra tienda online

3. Las orugas, las grandes devoradoras

Una de las plagas de la hierbabuena más intensas, más incluso que los pulgones o las moscas blancas. Y es que, atraídas por el perfume de sus hojas, mariposas y polillas nocturnas suelen depositar en ellas sus huevos. Cuando las larvas crecen, los gusanos encuentran un bocado la mar de suculento en las hojas de la hierbabuena. Y así nos lo dejan ver: una planta con orugas es una planta que presenta hojas agujereadas y mordisqueadas. En ocasiones y según el grado de infección, las hojas se muestran prácticamente transparentes manteniendo únicamente la estructura de sus venas vegetales.

En el caso de las orugas, no basta únicamente con aplicar un insecticida ecológico. Además y en muchas ocasiones, lo ideal es someter a nuestra hierbabuena a una buena poda. La única manera en la que nuestra planta podrá resurgir.

4. La roya, una enfermedad que podemos contemplar en la lista de plagas de la hierbabuena

No es una de las plagas de la hierbabuena provocadas por un insecto, pero sí una enfermedad igual de grave que si lo fuera. Lo que, realmente, es la roya es un hongo. Se manifiesta con manchas amarillas en el haz de las hojas, y con pequeños abultamientos naranjas en el envés. Suele aparecer tras una temporada de lluvias muy seguidas, humedad en el ambiente y temperaturas templadas.

Incluir este hongo entre las plagas de la hierbabuena se debe a un motivo de peso. Su capacidad de colonización de la planta es muy similar a la de un insecto, por lo que es fundamental comenzar a tratar la planta desde el mismo momento en el que la detectemos.

¿Te has encontrado alguna vez con alguna de las plagas de la hierbabuena que hemos visto? ¡Cuéntanoslo!