Mi perro se marea en el coche, ¿cómo evitarlo?

Mi perro se marea en el coche, ¿cómo evitarlo?

Es una de las consultas habituales cuando llega el verano: mi perro se marea en el coche ¿qué puedo hacer? Habitualmente, la duda se plantea por parte de los dueños responsables como un problema. Y, a pesar de las apariencias, realmente no lo es. Los mareos de los perros durante los viajes son tan habituales como entre las personas. Y, lejos de poder parecernos algo extraordinario o sin solución, nada más lejos de la realidad. Para evitar ese mal trago basta con conocer algunos mecanismos. Unos que nos ayudarán, fundamentalmente, a que nuestro perro viaje tranquilo y sin sobresaltos.

El solo hecho de reconocer que mi perro se marea en el coche ya es un buen punto de partida. Decimos esto porque, como ya sabemos, los canes no pueden expresar su malestar con palabras. Y, en muchas ocasiones, el hecho de marearse no implica forzosamente vomitar. Antes de llegar a ese momento, hay un buen número de síntomas que podemos identificar para evitarlo. Y no solo eso: en nuestra mano está incluir en la planificación de nuestro viaje prepararle a él, a nuestro perro, para el trayecto. Una manera fantástica de evitar que el viaje se le haga cuesta arriba.

Veamos algunas pautas sencillas para que puedas dar, si lo deseas, con él la vuelta al mundo sobre ruedas.

MI PERRO SE MAREA EN EL COCHE: CÓMO IDENTIFICARLO

Como decíamos, son muchos los dueños capaces de asegurar “mi perro se marea en el coche” sin necesidad de que el animal llegue a vomitar. Sin embargo, son muchos otros los que ya son conscientes de la situación cuando el perro lo ha hecho. Algo que podemos evitar, siempre y cuando seamos capaces de interpretar las señales. Y, para ello, nada como conocerlas. Porque, aunque puedan parecer detalles sin importancia, serán auténticas alarmas de lo que vendrá después. Una forma de anticiparnos al vómito, parando el coche y dejándole que su cuerpo se estabilice.

Síntomas de que mi perro se marea en el coche

 

Algunos de los síntomas que nos estarán indicando que el perro se marea en el coche son los siguientes. Y, aunque no siempre se dan en este orden, sí suele ser habitual:

  1. Apatía
  2. Ansiedad
  3. Jadeos
  4. Agitación y nerviosismo
  5. Bostezos continuados
  6. Babeo excesivo
  7. Ladridos y gemidos

Pero más allá de estas señales, hay algo más a tener en cuenta. Los mareos son mucho más habituales entre los cachorros que entre los perros adultos. Y la razón es puramente física. El sentido del equilibrio se encuentra en el oído y, en el caso de los cachorros, éste es todavía inmaduro. Por eso son más propensos a marearse que los perros adultos, y también por eso es importante vigilarles de cerca durante los viajes.

5 CLAVES PARA EVITAR QUE UN PERRO SE MAREE EN EL COCHE

Tan importante como identificar que mi perro se marea en el coche es evitar que suceda. Está claro que hay determinados perros con auténtica predisposición al mareo, y que solo podrán viajar tranquilos con ayuda farmacológica recetada por su veterinario.

Pero, al margen de estos contados casos, lo cierto es que está en nuestra mano evitar que se maree. Algo tan sencillo como adoptar determinadas rutinas que le ayudarán a encarar el viaje con más tranquilidad. Veámoslas en detalle:

1. Familiarizarle con el coche

Un aspecto fundamental, y que nos ahorrará muchos malos momentos. Normalmente, para un perro el coche es una experiencia que vive en contados momentos del año. Y, más allá del viaje, el motivo más habitual para que lo use suele ser ir al veterinario. Romper esa asociación de ideas es fundamental. Y, para ello, nada como dejarle curiosear el habitáculo desde unos días antes de viajar. De esta manera, nuestro perro irá tomando confianza y descubriendo que el coche no implica, únicamente, un mal rato. Para llamar su atención, es interesante colocar su manta o juguetes dentro. O, incluso, reservar un juguete nuevo para este periodo de aclimatación.

Juguete para perros
¡Evita tener que decir mi perro se marea en el coche! Descubre nuestra selección de juguetes para perros

 

También es interesante, transcurridos unos días, comenzar a realizar con él trayectos cortos. De esta forma, se acostumbrará al movimiento de nuestro vehículo paulatinamente.

2. Convertir el viaje en algo relajado, fundamental para evitar tener que decir mi perro se marea en el coche

Y esto es, sin duda, un ejercicio personal que repercutirá en positivo en todos los integrantes del coche. Un viaje implica nerviosismo y nuestros peludos también lo notan. Por eso, es fundamental tratar de bajar nuestras propias revoluciones para lograr que todos se contagien de esa calma.

Esa calma debe comenzar, incluso, antes del viaje. Lo ideal es que, unas horas antes de salir, demos con él un paseo o, incluso, tengamos una sesión de juego. De esta manera, se subirá al coche tranquilo y contento. Es importante que mantengamos ese ambiente de tranquilidad también durante el viaje. Nada de llevar la música demasiado alta ni de alzar la voz. Y, por complicado que resulte, nada de responder o ponernos nerviosos ante sus ladridos. Lo único que lograremos será alimentar su nerviosismo.

Claves para evitar decir mi perro se marea en el coche

 

Y sí, la prisa no debe ser nuestra compañera de viaje. Porque, por salud y por tranquilidad, tendremos que parar obligatoriamente cada par de horas. Y la parada debe ser mucho más que eso. Debe incluir un pequeño paseo, siempre con correa; un rato de relax y un poco de agua fresca. Un alto en el camino que no nos retrasará, y que redundará en positivo en nuestro perro.

3. Hacer que viaje correctamente

Entre los consejos para viajar con perro, hay uno fundamental: cómo debe viajar nuestro animal. Y, curiosamente y más allá de la seguridad, este hecho también incide en que nuestro perro se maree. No solo debe ir siempre colocado en dirección hacia el movimiento del coche. También debe viajar correctamente, según su peso y constitución: los perros pequeños en un transportin.

Para entenderlo de manera sencilla, nada como ver los consejos de nuestra compañera Sonia.

 

4. Elegir con tiento el momento de darle de comer

Basta apelar al sentido común para darse cuenta de este punto. Cuanto más separemos el momento de comer del viaje, mucho mejor para él. Un perro que viaja con el estómago lleno es más propenso a marearse, que uno que está terminando de hacer la digestión. Por eso, es importante tratar de darle de comer entre tres y cuatro horas antes de salir.

Y tan importante como esto es tratar de que nuestro perro no se meta un atracón.

5. Vigilar de cerca la temperatura

Un punto súper importante. Un exceso de calor no solo colabora en que un perro pueda marearse. También puede confundir esos síntomas que hemos visto antes. Por eso y antes de tener que ponernos a discernir si estamos ante los síntomas del golpe de calor, nada como evitar que pueda sobrevolarnos.

Colchón refrigerante para perros
Apoyarnos en un colchón refrigerante puede ayudarnos a mantener a raya la temperatura de nuestro perro. Conoce a fondo sus características aquí

 

Para ello, lo ideal es mantener el habitáculo del coche a 20 grados. También es importante tener ligeramente abiertas las ventanas, para que pueda haber una pequeña circulación de aire y nuestro perro pueda notarlo.