Masdevallia ígnea: la orquídea de junio

masdevallia-ignea-orquidea-verdecora

Para este mes que sabe a verano, en Verdecora hemos seleccionado una orquídea muy especial: la Masdevallia ígnea. Una orquídea muy singular oriunda del centro y sur de América que conserva en su aspecto esas raíces tropicales tan características. Flores singulares y llamativas, y una particularidad que diferencia a la Masdevallia de otras orquídeas: de sus tallos, altos y esbeltos, brota una única hoja.

A diferencia de otras orquídeas, no cuenta con pseudobulbos. Una diferencia que le confiere un aspecto mucho más estilizado que otras orquídeas y que además hace destacar de manera natural su floración. Porque ésta se produce, precisamente, en la cumbre de cada tallo.

Al igual que las demás representantes de su género, la orquídea Masdevallia ígnea es una amante de la luz. Necesita una gran cantidad de ella, pero nunca de manera directa ya que el sol podría quemar sus hojas. Una de sus características es que, a pesar de ser tropical, su procedencia (se da de manera natural a partir de los 3.300 metros sobre el nivel del mar),  prefiere el fresco antes que el calor. Y decimos fresco, porque nunca debe estar por debajo de 12 grados durante la noche ni por encima de los 25 durante el día.

La orquídea Masdevallia ígnea se caracteriza por sus flores, compuestas solo de tres pétalos
La orquídea Masdevallia ígnea se caracteriza por sus flores, compuestas solo de tres pétalos

Dado que se trata de una orquídea epífita (o, lo que es lo mismo, que crece suspendida o pegada a otra planta, en este caso árboles), el sustrato que elegiremos para ella será siempre de cortezas de madera. Un sustrato que habremos de enriquecer una o dos veces al mes con abono específico para orquídeas, si queremos no solo que crezca sana sino sobre todo que florezca con la llegada del verano.

Porque, precisamente, es  ahora cuando la Masdevallia ígnea decide regalarnos la belleza de sus flores: de colores intensos que oscilan entre el naranja y el rojo, sus singulares flores triangulares son un precioso tesoro que resaltan sobre el verde de sus tallos. Pero, además del verano, es interesante saber que bien cuidada la Masdevallia ígnea puede florecer durante el resto del año, siempre que tenga buena luz y que esté bien regada.

Y es que es el riego uno de los factores que hemos de controlar para el bienestar de la planta. A diferencia de otras orquídeas, que requieren menos agua, la Masdevallia ígnea ha de ser regada dos veces a la semana. Eso sí, un truco para evitar encharcarla es estar atentos a sus raíces ya que son el principal indicador de sus necesidades de agua. Si las raíces están casi secas, es momento de regar.

Encanto tropical y colorido: dos buenos motivos para contar con la Masdevallia ígnea entre las orquídeas de tu hogar.

Disponible también en nuestra tienda online aquí.

Imágenes | Trixty en Flickr