DIY Terrario con plantas suculentas

DIY Cómo hacer un terrario de plantas suculentas

Las plantas suculentas son una familia vegetal que despierta auténticas pasiones ¡y no nos extraña nada! No solo son resistentes y de cuidados sencillos sino que, además, son perfectas tanto para quienes se inician en la jardinería como para quienes ya tienen destreza en ella. Y con un añadido: su irresistible colorido se mantiene igual a lo largo de todo el año e independientemente de la estación.

Quizás por eso, las plantas suculentas han ido ganando adeptos y se han convertido en compañeras perfectas tanto para interior como para exterior. Porque otra de sus bondades, más allá de su versatilidad de aspectos y su sencilla belleza (descúbrelas aquí), es que podemos disfrutarlas tanto en el jardín (por ejemplo, poblando rocallas o, simplemente, en un tiesto) como dentro de casa.

Si eres de los que quiere gozar de su bella compañía natural como parte de tu hogar, este DIY sencillo es para ti. Una manualidad de jardinería que no solo servirá para disfrutar de las plantas suculentas que elijas de cerca sino, también, como elemento decorativo de tu casa. ¡Anímate a hacerlo!

CÓMO HACER UN TERRARIO CON PLANTAS SUCULENTAS

La variedad de plantas suculentas es tal que podemos adecuar nuestra selección sin temor a equivocarnos a cualquier espacio. Quizás por eso, el punto de partida es elegir una selección de plantas que combinen entre sí por sus tonos pero, también, por volúmenes. De esta manera, lograremos crear movimiento dentro del terrario que elijamos tener.

Al fin y al cabo, un terrario no es más que un jardín en miniatura que se crea de manera artificial en un espacio controlado por la mano del hombre. Una oportunidad única de recrear un ecosistema vegetal, con las mismas condiciones que tendría en caso de darse en la naturaleza. Un buen motivo para tener en cuenta los cuidados básicos de las plantas suculentas (repásalos en este otro post).

Descubramos, paso a paso, cómo crear nuestro propio terrario de plantas suculentas no solo para que sea atractivo a la vista sino para que, además, puedan crecer con salud.

diy-terrario-plantas-suculentas

Materiales

– Recipiente de cristal (puede ser una pecera redonda, un frasco de cristal o un recipiente específico para composiciones vegetales). Recomendable que tenga fácil acceso para el riego
– Áridos o piedras
– Sustrato para cactus
– Selección de plantas suculentas

Utensilios

– Pinzas para manipular las plantas (en caso de que la boca del recipiente sea estrecha)
– Una cuchara sopera (para ayudarnos a hacer los huecos en los que plantaremos las suculentas)
– Guantes (en caso de que en nuestra selección hayamos incluido algún cactus)

Realización

– Al igual que haríamos si estuviéramos plantando nuestras plantas suculentas en un tiesto, el primer paso es crear una capa de drenaje. Este factor es sumamente importante en el caso de estas plantas, ya que dada su familiaridad botánica con los cactus no llevan bien el exceso de agua (aprende más de ellas echándole un vistazo a este post). Para esta capa de drenaje, nos serviremos de áridos y piedras apostando siempre por elegir aquellas de menor tamaño para poder crear un suelo firme y que no sea demasiado aparatoso.

– Sobre la capa de drenaje, echaremos una capa de sustrato específico para cactus de al menos 6 centímetros. Insistimos en la necesidad de que sea sustrato específico ya que, dadas las necesidades de agua y drenaje de las plantas suculentas, este tipo de suelo es el idóneo para ellas y nos ahorrará disgustos en el futuro más inmediato: al ser un sustrato que contiene arenas, es menos impermeable que otro tipo de tierras y favorecerá la eliminación de agua de las raíces de las plantas.

Cómo hacer un terrario de plantas suculentas

– Con el suelo formado, llega el momento de comenzar a plantar nuestras suculentas. Si elegimos un recipiente plano, la disposición de las plantas será más sencilla ya que no tendremos que amoldarnos a ningún espacio definido ni acotar la disposición a ninguna restricción. Si nuestro terrario va a ser colgante, lo ideal es elegir plantas que crezcan en horizontal o, incluso, que caigan. Sin embargo, si elegimos un recipiente con embocadura más estrecha, tendremos que tener en cuenta el futuro crecimiento de las plantas para evitar que choque contra las paredes del recipiente. Así, colocaremos las plantas suculentas de crecimiento vertical en la zona del recipiente que más «techo» tenga y elegiremos para el resto de zonas aquellas de crecimiento a ras de sustrato. Con la ayuda de una cuchara sopera, iremos haciendo los huecos en los que plantaremos las suculentas y, en caso de que el envase de nuestro terrario tenga difícil acceso o que nuestras plantas pinchen, nos ayudaremos de unas pinzas de mango largo (como las que se utilizan para manipular bonsáis) para plantarlas.

Y una vez colocadas las plantas en su lugar definitivo, tan solo nos quedará pendiente regarlas (para que ganen humedad en su nuevo emplazamiento) y colocarlas en un lugar luminoso. ¡Y nuestro terrario de plantas suculentas estará listo para comenzar a crecer y a deleitarnos con su sencilla belleza!

¿Te animas a hacer el tuyo o ya tienes uno? ¡Enséñanoslo!

Si todavía no conoces estas plantas, descubre su enorme variedad aquí> Plantas Suculentas