Cuidados de la cordyline tango

Cuidados de la cordyline tango

Es una de esas plantas que cautivan por su colorido y su presencia. Y es que la cordyline tango es, probablemente, la representante más hermosa de esta variada familia. Un título que ostenta por el increíble colorido de sus hojas, que combinan el verde, el rojo y el fucsia. Un atractivo natural que la convierte en el centro de cualquier mirada. Y es que sí: es imposible no rendirse ante su belleza natural. Un aspecto que hace de la cordyline tango una de las plantas de interior más valoradas por los amantes de la jardinería.

Antes de comprender sus cuidados, es importante conocer de dónde procede la cordyline tango. Al igual que sucede con otras muchas plantas, estos orígenes marcan sus necesidades y cuidados. En el caso de esta planta, su cultivo está marcado por ser oriunda de un clima tropical. Originaria de Asia y Australia, en estado salvaje puede llegar a alcanzar el tamaño de un árbol de buena envergadura. Es tal su desarrollo que, en muchas ocasiones, se confunde con las plantas de la familia de las drácenas. Pero que nadie se asuste: en nuestros interiores, la cordyline tango no alcanzará semejante tamaño. Siendo rigurosos con sus cuidados, llegará al metro de altura.

Entendido de dónde vive, veamos cuáles son los cuidados de la cordyline tango. Unos que, si bien son poco exigentes, sí hemos de cumplir de forma rigurosa para disfrutarla.

7 CUIDADOS DE LA CORDYLINE TANGO PARA DISFRUTAR DE ELLA

Como decíamos, la cordyline tango es una de las plantas de interior más espectaculares que existen. Si bien es cierto que en la naturaleza florece, raras veces lo hace dentro de casa. Sin embargo, la increíble belleza de sus hojas no nos hará extrañar las flores. Incluso sin ellas, es una planta sumamente decorativa y llamativa.

Cordilyne Tango
Compra aquí tu cordyline tango

 

Veamos en detalle los cuidados de la cordyline tango. Unos sumamente asumibles para cualquier nivel de jardinería, y que permiten contemplar el hermoso colorido de sus hojas.

1. Luminosidad, clave para la cordyline tango

Por sus orígenes tropicales, la cordyline tango demanda muchísima luminosidad. Solo gracias a ella podrá crecer pero, también, podrá colorear sus hojas con intensidad. No confundamos este aspecto con luz directa porque, lejos de hacerle bien a la planta, puede ser perjudicial. El sol puede quemar sus hojas y apagar su coloración.

Por eso, lo ideal es buscarle un lugar con mucha luz e, incluso, que ésta esté tamizada usando para ello una cortina.

2. Riegos frecuentes pero de escasa intensidad

Un poco parecido a lo que sucede con el sol y la luminosidad. No podemos confundir regar con empapar. Y, en el caso de la cordyline tango, el exceso de agua puede ser sumamente negativo para la planta. Para acertar con el riego, nos guiaremos siempre por la humedad del sustrato. Y, para ser todavía más rigurosos todavía, lo ideal es regar de manera frecuente pero con poca agua. En los meses de invierno, lo ideal es reducir los riegos.

Además de esto y de entre todos los tipos de macetas, es recomendable utilizar macetas de barro. Este material será clave para eliminar el exceso de agua de riego gracias a su porosidad.

3. Humedad ambiente, otro factor vital para ella

Como planta tropical que es, la cordyline tango demanda una buena humedad ambiental. Si vivimos en un clima húmedo, no tendremos que humedecer el ambiente. Si vivimos en un clima seco, es más que recomendable hacerlo. Aunque la fórmula habitual es pulverizar con agua tibia las hojas, en el caso de esta planta podemos plantearnos una alternativa. Nos referimos a crear un ambiente húmedo a su alrededor sin que afecte al sustrato. Algo que podemos conseguir colocando la planta sobre un plato con agua poniendo entre la base de la maceta y este líquido algo que impida que lo toque.

Y un consejo: limpiar regularmente sus hojas de polvo. Solo así podrán mantener su coloración y absorber correctamente la humedad que necesitan.

Sustrato para plantas verdes
El uso de un sustrato para plantas verdes permitirá el correcto desarrollo de la cordyline tango. Descubre su composición

4. Trasplante cada dos años, un truco para su correcto crecimiento

Cada máximo dos años, es recomendable un trasplante. Solo así la cordyline tango podrá desarrollar correctamente sus raíces y, por tanto, hacer crecer la parte visible de la planta. Lo ideal es que la maceta sea ligeramente más grande que la que tenga, y que utilicemos un abono de lenta liberación para fomentar el cambio.

5. Ubicación, fundamental para la vida de la cordyline tango

Elegir cuidadosamente la ubicación de nuestra planta será vital para su desarrollo. Y no nos referimos únicamente a que sea un espacio luminoso. Además y como sucede en los cuidados de las plantas de interior en invierno, es importante colocarla alejada de una fuente artificial de calor.

Tampoco es recomendable exponerla a corrientes de aire. Son fatales para ella.

6. Temperatura sin oscilaciones, muy importante

Por lógica, si las corrientes de aire no le sientan bien tampoco los cambios de temperatura. Como buena planta tropical, la cordyline tango necesita estar siempre en espacios por encima de los 15 grados.

Abono líquido para plantas verdes Verdecora
Un abonado regular es fundamental para el desarrollo de la cordyline tango. Conoce las características de éste marca Verdecora

7. Abonado en primavera

Con la llegada de los meses de buen tiempo, es momento de abonar de forma regular. Hacerlo nos permitirá reforzar el periodo de crecimiento de la planta. Para ello, lo idóneo es utilizar un abono líquido diluido en el agua de riego cada 15 días.

Unos cuidados sencillos para poder disfrutar de una planta que es imposible no dejar de mirar.