Cómo conservar la flor de Pascua todo el año

Cómo conservar la flor de Pascua todo el año

Disfrutar de su característico color rojo durante la Navidad forma parte de estas fechas. Sin embargo, con el fin de las fiestas surge la duda de cómo conservar la flor de Pascua todo el año. Para empezar, porque son muchos quienes creen erróneamente que es una planta que no sobrevive a la Navidad. Y, para seguir, porque la poinsettia es una planta que demanda cuidados rigurosos durante todo el año para poder sobrevivir. Unos que no entrañan demasiada dificultad, pero que hay que conocer a fondo para conseguirlo.

Lograr conservar la flor de Pascua todo el año pasa por entender las particularidades de una de las plantas de interior más delicadas que hay. Su fama de exigentes no es en vano, ya que demandan contar con bastante atención. Y no solo eso: también cierta mano en lo que respecta a la jardinería. Solo así podremos volver a disfrutar de ella la próxima Navidad. Y solo así, también, evitaremos el disgusto de verla estropearse.

Si te gustaría conservar la flor de Pascua todo el año, descubre qué cuidados necesita. Y ármate de paciencia. Porque, a diferencia de otras plantas que prácticamente se cuidan solas, esta necesitará de tu ayuda y atención para lucir en plenitud la próxima Navidad.

6 CLAVES PARA CONSERVAR LA FLOR DE PASCUA TODO EL AÑO

Antes de conocer en detalle cómo conservar la flor de Pascua todo el año, es importante saber algo. En muchas ocasiones, cuando pasa la Navidad, vemos que la planta pierde hojas. Y, automáticamente, solemos pensar que está muriéndose. Un pensamiento tiene toda la lógica pero que, en el caso de poinsettia, es erróneo. Pasadas estas fechas, lo normal es que comience a tirar las hojas inferiores conservando las superiores. De ser así, estaremos ante una planta bien aclimatada a nuestra casa que está preparándose para sobrevivir al invierno y rebrotar.

Partiendo de esta base, veamos siete consejos de cultivo para conservar la flor de Pascua todo el año. Unos que nos ayudarán a disfrutarla, también, la próxima Navidad.

Factores que ayudan a conservar la flor de Pascua todo el año

1. El riego, fundamental para conservar la flor de Pascua todo el año

A pesar de su aspecto, la poinsettia es una Euphorbia. O, lo que es lo mismo, una planta perteneciente a la familia de los cactus. Por este motivo, no demanda una gran dosis de riego sino más bien al contrario. Lo ideal para conservar la flor de Pascua todo el año es permitir que el sustrato se seque entre riego y riego. Algo que sucede, aproximadamente, cada tres o cuatro días.

Tampoco nos fiemos completamente de esta pauta de dos riegos semanales porque la cantidad de agua dependerá, también, de la temperatura ambiental. Además, es importante retirar el exceso de agua del bajo plato de la maceta. Es más: si queremos regarla correctamente, lo ideal es que no lo hagamos directamente sobre la planta. Poniendo agua en el bajo plato y dejándola durante 15 o 20 minutos, nuestra poinsettia recibirá la hidratación que necesita.

Consejos para conservar la flor de Pascua todo el año

2. La temperatura, otro aspecto clave

Lo ideal es que nuestra planta esté en un espacio de entre 16 y 22 grados. Una temperatura ideal para su mantenimiento durante el año. Si vemos que nuestra planta comienza a tirar las hojas, es que está sometida a grados de más.

Ligado íntimamente con esto, hemos de tener cuidado con las corrientes de aire si queremos conservar la flor de Pascua todo el año. No las toleran nada bien. Además, si vivimos en un clima cálido y decidimos trasplantarla directamente en el suelo, tendremos que hacerlo resguardando la planta de las heladas.

3. La luz, el último elemento vital para conservar la flor de Pascua todo el año

Otro de los cuidados que, sí o sí, debemos procurarle a nuestra planta: la luz. La poinsettia necesita muchísima luminosidad, por lo que lo ideal es colocarla cerca de una ventana. Durante los meses de invierno, en los que el sol es más ligero, puede recibir luz directa.

Sin embargo, cuando comience a llegar la primavera es recomendable retirarla del sol. Este puede marchitar las hojas.

Consejos para conservar la flor de Pascua todo el año

4. El trasplante, solo tras la Navidad

Si decidimos darle a nuestra planta un espacio más grande en el que crecer, no podemos demorarnos. Lo ideal es que lo hagamos cuando termine la floración, por lo que podremos llevar a cabo esta labor máximo hasta el mes de febrero.

5. La poda, imprescindible para que crezca

Muy relacionado con el trasplante, ya que se debe realizar en la misma época del año. Pero no solo eso: son dos labores para conservar la flor de Pascua todo el año que están unidas. Cuando realicemos el trasplante, lo ideal es podar los tallos a unos 10 centímetros de la base y siempre por encima del nudo de las hojas.

Pasta cicatrizante para conservar la flor de Pascua todo el año
El uso de pasta cicatrizante tras la poda nos ayudará a conservar la flor de Pascua todo el año. Conoce más de esta, realizada con aceites vegetales, en nuestra tienda online Verdecora

 

Una vez hayamos realizado esta tarea, lo ideal es cubrir los cortes con algún producto cicatrizante. De esta forma, ayudaremos a que la planta mantenga su salud a pesar de las heridas infligidas.

6. El abonado, solo en dos momentos del año

Para poder crecer y florecer, la flor de Pascua necesita un extra de nutrientes. Y es, precisamente, en esos dos momentos de su ciclo vegetativo cuando tenemos que procurarle el abonado.

Abono para conservar la flor de Pascua todo el año
Un abono de floración como este nos permitirá promover la creación de brácteas rojas y hojas nuevas. Descubre sus características aquí

 

Entre los meses de febrero y marzo, lo ideal es utilizar un abono de crecimiento. Y, de cara a promover la aparición de esas hojas rojas tan ansiadas, entre octubre y noviembre tendremos que aplicarle un abono específico de floración.

Y ¿cómo lograr las hojas rojas?

Una de las cosas que más sorprenden a quienes logran conservar la flor de Pascua todo el año es verla verde. Y es que la tonalidad original de sus hojas es un intensísimo tono que dista mucho del rojo que conocemos. Que no nos extrañe: las hojas rojas son, en realidad, brácteas que protegen la floración de la planta.

Conseguirlas pasa por saber cómo poner las hojas rojas a la flor de Pascua. ¡Una labor que, sin duda, merece la pena!

Y ahora solo queda un consejo más para conservar la flor de Pascua todo el año. Y no es otro que mimar mucho a nuestra planta.

Una labor invisible que, sin embargo, ella agradecerá regalándonos su color rojo característico.