Comportamiento de los canarios: cómo hacerle feliz

Comportamiento de los canarios: cómo mejorar su canto

Son uno de los pájaros más populares y, por eso, más presentes en los hogares. Y es perfectamente lógico: el comportamiento de los canarios avala esa fama de aves que llenan de vida cualquier espacio con sus cantos. Una banda sonora muy apreciada por quienes disfrutan de estos bellos pájaros, sumamente elegantes a pesar de la humildad de su talla. Pero es importante conocer que ese canto que escuchamos no es otra cosa que una expresión de felicidad. Una manera de compartir con el mundo que les rodea que gozan de bienestar físico y emocional. Un aspecto que hay que cuidar tanto como cualquier otro.

Y no: en el comportamiento de los canarios no está cantar como algo instintivo. O, dicho de otro modo, un canario no siente la obligación fisiológica de cantar. Por eso, si tenemos un canario que canta poco o que no lo hace, tenemos que analizar el motivo. Y no porque nos prive de su canto. Más bien, porque su ausencia es un auténtico indicador de que nuestro animal no tiene todo lo que necesita. La cosa no consiste en cómo mejorar el canto de un canario. Consiste, fundamentalmente, en algo mucho más relevante: hacer que sean felices a nuestro lado.

Por lo importante que esto resulta, veamos algunos tips para mejorar la vida de estas aves. Unos que redundarán en el comportamiento de los canarios más visible: cantar.

4 TIPS PARA HACERLES FELICES Y MEJORAR EL COMPORTAMIENTO DE LOS CANARIOS

Tener feliz a un canario no es, únicamente, atenderle debidamente. Aunque pueda parecernos que eso es bastante, nada más lejos de la realidad. Los canarios son animales sumamente sensibles a nivel emocional, por lo que cuidar su psique es tan importante como cuidar su cuerpo. Si no están en equilibrio emocional, el comportamiento de los canarios cambia sustancialmente.

Ser felices, clave en el comportamiento de los canarios

 

Hablamos de animales con un rango de actividad diaria elevado. Por eso si vemos que nuestra ave no canta, permanece quieta o altera su pauta de alimentación hemos de buscar el motivo. El primer paso: consultar con nuestro veterinario si hay algún problema de salud para descartar cualquier posible dolencia física. El segundo: poner de nuestra parte para mejorar la felicidad de nuestro animal.

Dado que prevenir es siempre mejor que curar, veamos algunas claves fundamentales para hacer más felices a nuestras aves. Unos consejos sencillos de llevar a cabo, que se plasmarán en el comportamiento de los canarios.

1. Hacer de la jaula un espacio estimulante, fundamental en el comportamiento de los canarios

Las jaulas para aves son un habitáculo necesario para la seguridad de nuestros canarios. En ellas no solo podemos garantizar que no sufrirán ningún tipo de percance. Además, será el espacio en el que coman, descansen e, incluso, jueguen. Una razón de peso para elegirla convenientemente, optando siempre por una de buenas dimensiones. Solo así les permitiremos aletear, saltar e, incluso, volar a su gusto. Tres aspectos del comportamiento de los canarios imprescindibles para que se sientan felices.

Juguetes para canarios
Estimular el juego es importante para el correcto comportamiento de los canarios. Consigue este columpio con campanas para tu ave aquí

 

Pero, además de darle un buen espacio, hemos de procurar que la jaula sea estimulante para ellos. Al fin y al cabo, es el espacio en el que estarán en nuestra ausencia. Y, dado que son pájaros activos, lo ideal es que puedan entretenerse mientras no estamos. Por eso colocar perchas, espejos y otros accesorios para aves les permitirán pasar el rato desfogando su energía.

2. Colocar la jaula en un lugar luminoso y activo de la casa

Los canarios son aves que disfrutan de la compañía del ser humano. Por eso, para procurarles ser felices, tendremos que colocar la jaula en un espacio habitado de nuestro hogar. Es cierto que, a diferencia de otras aves, en el comportamiento de los canarios no está el sentirse cómodo si los cogemos. Pero eso no significa que no disfruten del bullicio y la compañía.

Además de esto, hay dos aspectos más a tener en cuenta para que nuestros canarios sean felices. Por un lado, la ubicación de la jaula. Lo ideal es que estén en un espacio luminoso, siempre sin sol directo y alejados de cualquier corriente. Por otro, algo íntimamente ligado al comportamiento de los canarios: la altura. Para estar felices y sentirse seguros, necesitan que la jaula esté levantada del suelo al menos 1,6 metros aunque lo ideal es 1,8 metros. Les gusta mirarnos desde lo alto.

3. Sorprenderle con nuevos sabores

Al igual que nos pasa a nosotros, los canarios agradecen probar cosas nuevas. Y, de hecho, hacer de su dieta una variada es clave para que sean felices. Son pájaros muy agradecidos con la comida, por lo que hacer que se sientan bien pasa por darles pequeños caprichos sanos que van más allá del alimento para canarios, por rico en nutrientes y variado que sea.

Pienso para canarios Cunipic
Elegir una alimentación rica y equilibrada es fundamental para la salud de los canarios. Descubre la composición de este alpiste

 

Pero el alpiste, por completo que sea, nunca tendrá todos los nutrientes que demandan. Por eso, es imprescindible ofrecerles frutas y verduras que sean buenas para ellos. Ojo sobre todo con las últimas, ya que dado el empleo de productos fitosanitarios en la agricultura tendremos que lavarlos a conciencia. Un lavado vital sobre todo en el caso de la lechuga: una de las más habituales en las jaulas de los canarios pero, también, con más pesticidas en su cultivo.

Para evitarnos cualquier preocupación, podemos sustituirla por otros alimentos libres de tantos tóxicos y que son auténticos manjares para ellos. Brócoli crudo, pepino pelado, calabacín, pimiento rojo o espinacas son algunas de las mejores verduras para ellos. Siempre bien lavadas y sin abusar de una u otra de manera regular para que no pierdan el interés o puedan sentarles, incluso, mal. Y en el caso de las frutas, la lista también va más allá de la clásica manzana. Melón, sandía, fresa, higo y uva serán bocados deliciosos para ellos.

Hazle sus propios germinados

Y dejamos para el final una propuesta más para incluir en la dieta esta simpática ave. Y no: no nos referimos a las barritas de miel para canarios que podemos darles también sin abusar, ya que cuentan con azúcares. Hablamos de ofrecerle a nuestro animal germinados: algo que les vuelve locos, y que solo podremos administrarles puntualmente dado que el abuso puede provocarles diarrea.

Germinados para canarios

 

Como veíamos el otro día al descubrir cómo hacer germinados caseros, estas semillas en pleno crecimiento son una fuente brutal de nutrientes. A diferencia de los que se destinan al consumo humano, los que son para canarios deben hacerse con su propio alpiste. Para germinarlos correctamente, lo ideal es usar fibra de coco en una maceta de pequeñas dimensiones que pueda caber en la jaula. Cuando las semillas hayan alcanzado los tres centímetros de altura, introduce la maceta en el habitáculo del canario. Al principio recelará de la nueva presencia. ¡Pero el comportamiento de los canarios es sorprendente en cuanto descubren qué es y comienzan a comerlo!

4. Ofrecerle una zona de baño

Aunque creamos que está reservada solo para los meses de calor ¡nada más lejos de la realidad! Resulta curioso descubrir el comportamiento de los canarios con el agua. Independientemente de la estación del año, les encanta poder mojarse y salpicar. Por eso, ya sea colocando una bañera en la base de la jaula o suspendiéndola de uno de los laterales, les hará tremendamente felices poder chapotear.

Bañera para canarios

 

Un aspecto importante a tener en cuenta: la higiene de la bañera. Es imprescindible que cambiemos el agua diariamente, y que al renovarla optemos por agua que no esté excesivamente fría.

5. Acostumbrarle a salir desde pequeño en un espacio controlado

Algo poco conocido del comportamiento de los canarios es que sí disfrutan de salir de sus jaulas. Pero eso sí: para que estas excursiones les hagan felices, hemos de acostumbrarles desde pequeños a ello. La cosa no consiste, tampoco, en abrir la puerta de la jaula sin más. Lo ideal es que preparemos el espacio, siendo conscientes de que hay determinadas cosas de nuestro día a día que pueden ser peligrosas para ellos.

Además de mantener las ventanas cerradas, es importante que las cubramos con cortinas. Algo que tenemos que hacer, también, con los espejos. De esta manera, evitaremos que puedan chocar contra ellos. También tendremos que mantener alejadas a otras mascotas, sobre todo perros y gatos; y retirar cualquier planta de las consideradas tóxicas, como el tomate o los lirios, del espacio. Por último: nada de ventiladores, o cables a su alcance. Tan importante como dejarle volar a su aire es que lo hagan de forma segura.

Y ahora viene la pregunta: ¿por qué es importante el vuelo en el comportamiento de los canarios, aún siendo aves criadas en cautividad? Pues básicamente porque les hace felices. Sumamente felices. El hecho de poder ejercitar sus alas les desfoga y les hace sentir bien. E, inevitable, la segunda pregunta: ¿cómo hacer que regresen a la jaula? Ofreciéndoles comida fresca dentro de ella, y tomándonoslo con paciencia para que regrese a comer.

6. Pasa tiempo con él, otro aspecto fundamental en el comportamiento de los canarios

Hemos dejado para el final uno de los aspectos fundamentales para la felicidad del canario. Y es que, por más que creamos que no disfrutan de nosotros, nada más lejos de la realidad. Como cualquier animal, la interacción con el ser humano es necesaria para ellos. Por eso y de la misma manera que hacemos con otros animales con los que compartimos nuestra vida, es imprescindible dedicarles tiempo cada día.

Hacer más feliz a un canario

 

Si lo tenemos dentro de la jaula, bastará con que estemos cerca de él. Que silbemos para procurar que nos conteste, que le hablemos o que le ofrezcamos algún bocado que recibirá con alegría. Si hemos tomado por rutina soltarle, nada como quedarnos tranquilamente en el mismo espacio. Es probable que nuestra ave se coloque sobre nuestra cabeza e, incluso, que trate de picoteárnosla. No está tratando de hacernos daño: solo explorando de cerca qué es eso desconocido para él.

Y sí: velar por la felicidad de nuestras aves es fundamental. Y no solo porque busquemos que el comportamiento de los canarios sea cantar.

También porque hacerles felices es sencillo, y es nuestra obligación como dueños responsables.