Cómo elegir entre macetas de plástico y de cerámica

Cómo elegir entre macetas de plástico y de porcelana

Son unas aliadas de excepción para embellecer, todavía más, nuestras plantas. Y no solo eso: pueden dar muchísimo juego a la hora de decorar. Por eso, elegir macetas de plástico o macetas de cerámica suele generar muchas dudas. Y decimos bien macetas de plástico o de cerámica porque, por sus acabados, suelen ser las que más juego dan. No solo podemos encontrarlas en colores vivos o con dibujos. Incluso podemos jugar con diferentes formas si lo que buscamos es incorporar volúmenes originales en nuestro jardín.

Pero mucho cuidado, porque elegir macetas de plástico o de cerámica no debe hacerse únicamente por motivos estéticos. Está claro que su presencia es importante, no cabe duda. Pero un hecho todavía más importante es cómo influye uno u otro material en el tipo de plantas que cultivemos en ellas o, incluso, cómo se comportan según el lugar que tengamos destinado para su cultivo. Dos aspectos fundamentales a contemplar y que suponen dejar a un lado su aspecto. Al fin y al cabo, las macetas no son otra cosa que contenedores de cultivo para sacar adelante nuestras plantas. Un motivo lo suficientemente importante como para conocer más a fondo qué implica utilizar unas u otras.

Por esa razón y con vistas a despejar cualquier duda, hoy queremos ayudarte a elegir macetas de plástico o de cerámica viéndolas desde el único prisma posible: conociendo sus particularidades, ventajas e inconvenientes.

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE ELEGIR MACETAS DE PLÁSTICO O DE CERÁMICA

Dejando a un lado cualquier connotación estética, es obligatorio hacer un ejercicio antes de elegir macetas de plástico o de cerámica. Uno que solo implica dos aspectos que ya mencionábamos antes. Por un lado, qué tipo de plantas va a albergar. Algo que puede parecer secundario pero que, sin embargo, para nada lo es. El tipo de material de una maceta puede repercutir en el cultivo, tanto por su capacidad de retener o no la humedad como por el calor que puede provocar. Un aspecto importante a tener en cuenta en la elección de los distintos tipos de macetas, tanto si son de esos dos materiales como si no.

Tan importante como qué plantas cultivar es saber, a priori, dónde vamos a colocar nuestra maceta. Y no nos referimos únicamente a si va a estar en interior o en exterior. Nos referimos, también, a si va a estar a pleno sol o, incluso, si queremos utilizarlo para una planta colgante. Este tipo de detalles son fundamentales para que elegir macetas de plástico o de cerámica sea un acierto.

Teniendo en cuenta estos dos aspectos, veamos en detalle cuáles son las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas. Porque nada como saber qué características ofrecen los distintos materiales para optar por la más adecuada.

a) Por qué elegir macetas de plástico

Cómo elegir macetas de plástico
Antes de elegir macetas de plástico, descubre nuestra selección aquí

Ventajas

  • Dentro del mismo material, podemos optar por distintas variaciones. Los que mayor calidad ofrecen son el PVC, la resina o el polietileno
  • Por el tipo de material en el que están realizadas, elegir macetas de plástico no supone renunciar a acabados originales como la piedra, la madera o el barro
  • Las macetas de plástico son sumamente ligeras, por lo que facilitan ser transportadas
  • Independientemente de la climatología, no sufren variaciones físicas con las heladas o el frío
  • Dado que es un material no poroso, retienen la humedad a la perfección
  • Son perfectas para cualquier espacio: como macetas, como maceteros o, incluso, para plantas colgadas

Inconvenientes

  • De elegir macetas de plástico, hay que contemplar que el sol puede estropearlas a menos que optemos por macetas con tratamiento ultravioleta
  • Nuevamente, el sol puede ser un problema para el cultivo ya que las macetas de plástico retienen el calor y calientan las raíces. Por eso, de utilizarlas, lo más recomendable es siempre en zonas de semisombra y sombra
  • Algunas carecen de agujeros de drenaje. Un mal menor ya que, habitualmente, podremos hacerlos sin mayor dificultad

b) Por qué elegir macetas de cerámica

Ventajas e inconvenientes de las macetas de cerámica

Ventajas

  • Estéticamente, son las más llamativas y las más utilizadas para decorar
  • Al estar esmaltadas en su exterior, no se comportan como las macetas de barro al uso. El acabado exterior no permite penetrar la humedad exterior. Un aspecto positivo sobre todo en los meses de frío, y que las hace resistentes a las heladas

Inconvenientes

  • Una de las principales desventajas a la hora de elegir macetas de plástico o de cerámica es, precisamente, su dureza. Las de cerámica son mucho más frágiles y fáciles de romper
  • Además de este aspecto, su peso es mayor. De ahí que se desaconseje utilizarlas para plantas que cuelgan
  • Muchas no cuentan con agujeros de drenaje. De ser así, solo podremos utilizarlas como cubre macetas

Y ahora que sabes todos los detalles ¿te decantas por elegir macetas de plástico o de cerámica?