Cómo cultivar el cocotero en maceta

Cómo cultivar el cocotero en maceta

Es una de las plantas más cultivadas en el mundo tanto por motivos alimentarios como ornamentales. No es de extrañar: el coco nucífera es una auténtica explosión de naturaleza tropical. Un atractivo que no pasa desapercibido para quienes deciden afrontar el reto de cultivar el cocotero en maceta. Algo posible en nuestras latitudes, si bien esta planta se encuentre muy lejos de su lugar de origen. A pesar de que es posible, tengamos algo claro. Cultivar el cocotero en maceta requiere un esfuerzo importante, y un jardinero cuidadoso. Por eso y a menos de que seamos novatos entregados a la causa de las plantas, es mejor optar por otro tipo de planta.

Entender la dificultad de cultivar el cocotero en maceta es tan sencillo como pensar en el entorno del que es oriundo esta planta. Hablamos de una presente en esas imágenes que todos tenemos en mente de playas idílicas con aguas turquesas y sol intenso. Una asociación de ideas que ya de por sí nos da pistas de cuál es su entorno natural. De ahí que, para poder sacar adelante a esta singular y espectacular planta, necesitemos recrear al máximo las condiciones en las que crece de manera silvestre.

Pero antes de verlas en detalle, nada como enamorarse un poco más de esta planta. Y es que su principal atractivo es poder disfrutar de una pseudo palmera que nace de un coco. Algo sumamente original, y perfecto para ponerle a cualquier interior una nota diferente y elegante.

CLAVES PARA CULTIVAR EL COCOTERO EN MACETA CON ÉXITO

Si bien a priori podemos pensar que los cuidados del cocotero o coco nucífera no son muy complicados, seamos cautos. Por más ganas que tengamos de cultivar el cocotero en maceta, no podremos hacerlo si no reunimos las tres claves de su cultivo. Unas que no dejan de tratar de emular las condiciones en las que vive la planta de forma silvestre. Si creemos que podemos cumplir con todas ellas, ¡adelante! Disfrutar de esta planta te llevará tiempo, pero tendrá su recompensa. Sin embargo, si creemos que alguno de sus cuidados pueden estar en entredicho, es mejor no aventurarse. Nos ahorraremos el disgusto de ver que no prospera como debe hacerlo.

Teniendo este punto claro, veamos cuáles son los cuidados necesarios para cultivar el cocotero en maceta. Unos imprescindibles para ver cómo esta planta crece con alegría, y pone una nota de color exótico muy singular en nuestra casa.

1. Mucha luz, fundamental para cultivar el cocotero en maceta

Hablamos de una planta que rezuma Trópico por cada milímetro de ella. Por eso, para cultivar el cocotero en maceta será fundamental ubicarlo en un espacio con muchísima luz. Si el lugar en cuestión hace que reciba sol directo, no hay que preocuparse. En sus latitudes originales lo hace, y no le causa ningún tipo de perjuicio. Por lo que no tengas miedo de exponerla al sol incluso en los meses más cálidos y de mayor incidencia.

Cuando sí hemos de ser cuidadosos es en los meses de invierno. En el clima tropical del que es originaria, esta estación como tal no existe. Y mucho menos ese recorte de horas de sol que vivimos en invierno. Por eso, durante la estación de frío, es fundamental tenerla en un lugar que reciba el máximo de iluminación diaria. Solo así lograremos paliar su altísima demanda de sol de cada día y mes del año.

Cocotero o coco nucífera
¡Anímate a cultivar el cocotero en maceta! Consigue tu planta aquí

2. Una temperatura cálida, otro aspecto vital para cultivar el cocotero en maceta

Visto lo anterior, es perfectamente lógico pensar que el coco nucífera necesita calor. Por este motivo, no solo es imprescindible contemplarla como una planta de interior. También lo es velar porque esté a la temperatura que necesita. Durante el invierno, cultivar el cocotero en maceta nos obliga a mantener a la planta a una temperatura de 21 grados. Hay que tener claro que solo puede vivir sin efectos secundarios hasta los 16 grados, por lo que lo ideal es no exponerla nunca ni siquiera a esa temperatura.

Con la llegada de los meses de calor ¡no tengamos miedo! De hecho, estará en su salsa con esos grados de más que a los humanos nos sobran. Es más: puede ser un buen momento para sacarla al exterior. Una forma de ayudarla a disfrutar de ese calor que, probablemente, tanto echará de menos.

3. Lejos de radiadores y de aires acondicionados

A pesar de sus demandas, no es buena idea cultivar el cocotero en maceta cerca de un radiador. Lejos de lo que podemos creer, no ayudará a nuestra planta. Es más: puede deshidratarse, con lo que eso conlleva para una planta propia de climas húmedos. Y, de la misma manera que este exceso de calor es perjudicial, también lo es el frío. Si con la llegada del verano somos de poner aire acondicionado en casa, seamos cautos. Lo ideal es colocar nuestra planta lejos de cualquier corriente e, incluso, cambiarla a otro espacio de la casa más cálido. El fresquito que los demás agradecemos puede ser negativo para ella.

4. Riego y humedad ambiental, las últimas dos claves para cultivar el cocotero en maceta

No es de extrañar, después de lo visto, que el riego sea una de las necesidades imperiosas para cultivar el cocotero en maceta. Volvemos a lo mismo: sus orígenes tropicales. Por ello, si te animas a tener esta planta has de guardar una pauta de riego rigurosa. Y es que hablamos de una planta que necesita no solo mucha humedad sino que, además, sea constante. En los meses de frío, bastará con un riego abundante cada 10 días. Sin embargo, en la época de calor, tendremos que hidratarla cada tres o cuatro días a lo sumo.

Perlita Verdecora
La perlita nos facilitará cultivar el cocotero en maceta. Conoce las características de esta marca Verdecora

 

Pero cuando hablamos de humedad no solo nos referimos a su sustrato, que no puede estar nunca completamente seco. Hablamos, también, de la humedad ambiental. Una vital para poder cultivar el cocotero en maceta. Y, aunque podamos pensar que es un cuidado del invierno y relacionado con la calefacción, no es así. El coco nucífera necesita un buen grado de humedad ambiental durante todo el año. De ahí que sea fundamental pulverizar sus hojas con agua templada día sí y día también. Y, durante los meses de invierno, no está de más que coloquemos cuencos de agua sobre los radiadores o nos planteemos usar un humidificador. No solo ella nos lo agradecerá: también nuestras fosas nasales.

Por último, algo importante: un buen drenaje. Tanta agua necesita poder evacuarse correctamente. Así que no está de más crear una capa drenante con perlita para ayudar a nuestra planta a deshacerse del agua que le sobra.

Cuatro cuidados sencillos para cultivar el cocotero en maceta y disfrutar de su belleza. Imposible no preguntar: ¿te animas a hacerlo?