7 plantas mediterráneas perfectas para tu casa

7 plantas mediterráneas perfectas para tu casa

No hay amante de las plantas que no se rinda ante las plantas mediterráneas. Y no es para menos. No hablamos únicamente de plantas de una increíble belleza y, habitualmente, ricas en flores y colores. Las plantas mediterráneas son, además, expertas en sobrevivir. Plantas extremadamente resistentes a la falta de agua. Algo lógico si contemplamos cómo es el clima propio del Mare Nostrum: veranos extremadamente calurosos y secos. Dos factores que han hecho que estas especies vegetales se hayan adaptado a las circunstancias, convirtiéndose en extremadamente rústicas.

Esta adaptación de las plantas mediterráneas a la falta de agua es una auténtica evolución vegetal. Para conseguirlo, han ido modificando sus hojas de forma natural. Ya sea perdiéndolas en época de sequía o endureciéndolas, este mecanismo ha supuesto la supervivencia de estas plantas. Pero no es la única curiosidad de las plantas mediterráneas: sorprende el buen número de aromáticas que hay en sus filas. Algo que no es casual sino que responde a que, gracias a sus aceites esenciales, frenan la evaporación en épocas de sequía.

Pero dejemos las anécdotas a un lado porque, más allá de ellas, es imposible no sentir fascinación con las plantas mediterráneas. Y es que no cabe duda de que su belleza alegra cualquier terraza, balcón o jardín en el que decidamos plantarlas. ¡Déjanos enamorarte de siete de ellas!

UNA SELECCIÓN DE PLANTAS MEDITERRÁNEAS IDEAL PARA INTERIOR Y EXTERIOR

Por estas características que acabamos de ver, bien se puede decir que las plantas mediterráneas son perfectas para ser sostenibles. Y es que, como decíamos, su demanda de agua es baja en los meses estivales. Un atractivo único que no solo nos permite economizar el agua que empleemos para el jardín o la terraza. También redundará en positivo en nuestro impacto sobre el Planeta.

A pesar de este increíble atractivo, tengamos algo claro. Las plantas mediterráneas no están adaptadas para inviernos fríos. A pesar de su extremada resistencia a la sequía, no lo son tanto con los descensos de temperatura. Una razón de peso para que, de tenerlas en exterior, nos planteemos tomar precauciones en los meses de invierno. La mejor manera de poder volver a disfrutarlas de año en año.

Veamos, pues, siete plantas mediterráneas para todos los gustos. Siete propuestas para todos los gustos, e ideales para vestir de una manera muy singular cualquier jardín o terraza.

1. Buganvilla, una de las plantas mediterráneas por excelencia

Buganvilla, la más famosa de las plantas mediterráneas
Una de las plantas mediterráneas con más popularidad. Consíguela aquí

 

No cabe duda: cualquier lista sobre plantas mediterráneas debe empezar por la buganvilla. Una preciosa planta arbustiva y trepadora, ideal para llenar de vida cualquier construcción humana. Curioso es saber que lo que consideramos flores son, en realidad, brácteas. Unas hojas protectoras de la auténtica floración que, sin embargo, son mucho más espectaculares incluso que ellas.

Los cuidados de la buganvilla son sencillos. Dado que es una planta acostumbrada a vivir en suelos pobres, no es exigente en cuanto al sustrato. Sí lo es en el drenaje, ya que sus raíces son sumamente sensibles a los encharcamientos. Por sus orígenes, demanda estar plantada a plena luz. Y despreocupémonos del riego: bastará con uno semanal, incluso en los meses de calor. Eso sí: siempre centrado en sus raíces, y evitando mojar tanto las hojas como las brácteas.

2. Camaedorea, un punto exótico y fácil de cultivar

Chamadorea
Una planta con toques tropicales perfecta para cualquier espacio. Conoce más de ella

 

También llamada palmera de salón, la camaedorea es una de esas plantas de interior perfectas. Por un lado, porque su aspecto es ideal para poner un aire exótico a cualquier espacio. Por otro, porque sus cuidados son sumamente sencillos. Insistimos en su cultivo en interior ya que es una planta originaria de México y Guatemala. Una procedencia que nos da una pista sobre una de sus características: no le gusta nada el frío. Por tanto, lo ideal es que la tengamos siempre a temperaturas superiores a los 18 grados.

Como planta poco exigente que es, su cultivo no entraña mucha dificultad. Podemos cultivarla tanto en un espacio luminoso como carente de luz. Y, si bien puede prescindir de esto, hay algo vital para ella: la humedad. No solo debemos mantener el sustrato ligeramente húmedo de manera constante. Además, durante los meses de calor es importante pulverizar agua sobre sus hojas.

3. Pelargonio

Pelargonio, una de las plantas mediterráneas más hermosas
Colorido y resistente, el pelargonio es perfecto para terrazas y balcones. Hazte con el tuyo aquí

 

Hay pocas plantas mediterráneas que simbolicen tanto el verano como el pelargonio. Familia del geranio y de la gitanilla, es una planta sumamente generosa en su floración. Pero esta no es su única bondad: además, es súper resistente tanto a las altas temperaturas como a a la sequía. Una planta perfecta para olvidadizos ya que, incluso en los días más calientes del verano, puede pasar sin nuestro riego.

Si conocemos los cuidados del geranio, lo tendremos fácil con el pelargonio. Para favorecer su floración, es imprescindible ubicarlo en un lugar en el que reciba una buena cantidad diaria de sol. Tampoco está de más aplicar cada 15 días un abono para geranios y plantas de flor. Más incluso que un riego regular, tendremos que ser cuidadosos con la plaga por excelencia que le aqueja. Eliminar la mariposa del geranio debe ser una auténtica prioridad por el bien de nuestras plantas.

4. Limonero

Limonero
Uno de los frutales mediterráneos más resistentes. Descubre más características

 

Es uno de los frutales por excelencia del Mediterráneo. No solo eso: también es un candidato perfecto si nos planteamos cómo cultivar frutales en maceta. Y sí: a pesar de las posibles apariencias, tanto plantado directamente en suelo como en un contenedor dará sus frutos. Lo importante no es tanto el cómo plantarlo sino el cómo cuidarlo.

Independientemente de la tipología de plantado, tengamos algunas cosas claras. Para empezar, que el limonero demanda una tierra arcillosa con un buen drenaje. Como buen frutal que es, tendremos que buscarle un emplazamiento a pleno sol y siempre protegido del viento. Y no lo olvidemos: el riego es fundamental.

5. Hierbabuena

Hierbabuena
Una de las plantas mediterráneas aromáticas que hay que tener en casa. Cómprala en nuestra tienda online

 

Es, probablemente, una de las plantas aromáticas más habituales en cocinas, huertos urbanos y jardines. Una presencia que tiene toda la lógica. La hierbabuena no es, únicamente, un perfume natural único para cualquier espacio. Es, además, un condimento ideal para un buen número de recetas y alma de infusiones con fines medicinales. ¡Cómo para no tenerla!

Como buena parte de las aromáticas, la hierbabuena necesita una buena dosis de sol diaria y riego abundante. Sus necesidades de humedad obligan a proveer a la planta con un buen drenaje.

6. Ave del paraíso, una floración simplemente genial

Ave del paraíso
Una planta exótica y de gran belleza para tener en interiores. Aprende más de ella aquí

 

Sobra contar de dónde procede su nombre viendo su floración. Un regalo para los sentidos que, no nos vamos a engañar, no es sencillo de lograr en nuestras latitudes. La strelitzia o ave del paraíso es una planta eminentemente tropical. Un detalle que marca de una forma increíble a una planta que demanda unos cuidados muy concretos para sentirse con ánimos de florecer.

No solo demanda un sustrato con un pH de 7,5 para poder vivir correctamente. Además, su exigencia por excelencia es la temperatura: su confort está siempre por encima de los 10 grados. Algo que nos obligará a que, de tenerla plantada en exterior, la protejamos con la llegada del frío. Por último, tendremos que ser regulares con el riego: demanda un sustrato constante y mínimamente húmedo. Ojo con encharcar: sus raíces son súper sensibles a los excesos.

7. Agave

Agave

 

En nuestra propuesta de plantas mediterráneas no podía faltar una que es ejemplo de supervivencia ¡incluso en el peor escenario! Y es que el agave es una de las plantas más resistentes del Planeta. Una familia vegetal enorme que no solo comparte belleza. También la extremada rusticidad que marca su carácter.

Como buena planta originaria de un entorno desértico, demanda estar situada a pleno sol. No es nada exigente en lo que respecta al sustrato, pero sí agradece un abono para cactus y crasas de marzo a octubre.

Y ahora que las conoces ¿por cuál de estas plantas mediterráneas te decantas? ¡Difícil elegir solo una!